EL EQUIPO BÁVARO TAMBIÉN RESCATÓ AL MÚNICH 1860

El prestamista de la Bundesliga: el Bayern salvó al Borussia de la bancarrota en 2003

Que la Bundesliga es una competición atípica y ejemplar ya no escapa a nadie. Pero que parte de su grandeza se la debe a la generosidad

Foto: El prestamista de la Bundesliga: el Bayern salvó al Borussia de la bancarrota en 2003
El prestamista de la Bundesliga: el Bayern salvó al Borussia de la bancarrota en 2003

Que la Bundesliga es una competición atípica y ejemplar ya no escapa a nadie. Pero que parte de su grandeza se la debe a la generosidad del Bayern Múnich puede que no se haya reconocido en su justa medida. El club más rico y más laureado de Alemania, lejos de promover las diferencias como sucede en ligas como la española, ha contribuido en la última década al rescate económico de varios equipos. Todo en pos de que la competición no quedase desprestigiada. Algo que habla y bien de su visión global del negocio del fútbol. El objetivo está más que cumplido. Hoy, la Bundesliga es el torneo más rentable de Europa (más de 2.000 millones de beneficios la pasada campaña) y un ejemplo de gestión y del fair play económico que tanto obsesiona a la UEFA y a la Unión Europea.

“Si mi rival es bueno, yo mejoraré”. Esa fue la máxima que movió al Bayern Múnich en 2003 a aprobar un préstamo de tres millones de euros en favor de uno de sus grandes rivales: el Borussia Dortmund. Entonces, el ahora rival del Real Madrid en la lucha por una plaza en la final de la Champions, vivía al borde del abismo y pendiente de una deuda de más de 200 millones de euros que le tenían abocado a la bancarrota. Sin embargo, la salvadora intervención del Bayern contribuyó a aflojar la soga y el Borussia pudo rehacerse hasta encauzar de nuevo sus finanzas en 2005. Así al menos lo reconoció en su momento el presiden del Dortmund Hans-Joachim Watzke, quien ha confesado en más de una ocasión su agradecimiento eterno a su homónimo Uli Hoeness y al Bayern por su aportación en unos momentos tan delicados.

Salvado el macth ball, el Borussia se puso en mano de inversores de manera urgente para reflotar una entidad histórica que iba paso tras paso hacia su desaparición. “Hemos gastado más de lo que teníamos y ahora nos toca vender todo”, lamentó el presidente, que empezó por rebautizar el Westfalenstadion como Signal Iduna Park a cambio de una jugosa recompensa económica. Después llegaron los inversores y la rebaja de la masa salarial de todos los miembros de la entidad de un 20%. Medidas drástica que han dado sus frutos como demuestran la cuenta de resultados de la pasada temporada, donde el Borussia cerró con un valor de 181 millones a su favor. Ejemplar, sin duda.

Una rivalidad bien entendida

Si el Bayern no entendió de rivalidades para prestar su dinero al Borussia, pese a ser uno de sus potenciales rivales en la lucha de cada temporada por el título de liga, tampoco encontró reparos en salvar al Múnich 1860, el otro conjunto de la ciudad bávara. En 2006 hizo entrega de 11 millones de euros a su vecino tras comprar su participación en el Allianz Arena para que pudiera solventar la deuda de siete millones que tenía contraída. Ese dinero del Bayern fue la salvación del club, como ensalzó Stefan Ziffzer, director del Múnich 1860, en su momento: “Sin este préstamo del Bayern, hubiésemos desaparecido”. Los motivos que llevaron al Bayern ha afrontar esta operación demuestra su gran responsabilidad en las finanzas: “No podemos permitir que seamos el único club que utiliza un estadio que cuesta 340 millones de euros". La reflexión obedece al entonces presidente Karl-Heinz Rummenigge

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios