CORRE PELIGRO DE SER DESTITUIDO ESTA TEMPORADA Y SUENA MOURINHO PARA LA PRÓXIMA

La presión ambiental de Stamford Bridge fulmina a Rafa Benítez

Era un secreto a voces, pero el propio protagonista se ha encargado de corroborarlo. Rafa Benítez no seguirá la próxima temporada al frente del Chelsea. Hasta

Foto: La presión ambiental de Stamford Bridge fulmina a Rafa Benítez
La presión ambiental de Stamford Bridge fulmina a Rafa Benítez

Era un secreto a voces, pero el propio protagonista se ha encargado de corroborarlo. Rafa Benítez no seguirá la próxima temporada al frente del Chelsea. Hasta aquí no hay nada novedoso, pero desde diversos medios ingleses ya se han encargado de lanzar el bombazo, y es que el técnico español podría incluso no acabar la temporada. Daily Mail fue el primero que, en la tarde de ayer, se apresuró a avanzar que el entrenador podría ser destituido de manera fulminante.

Las declaraciones que el actual entrenador del Chelsea realizó a la conclusión del partido contra el Middlesbrough, además de sus constantes enfrentamientos con la grada de Stamford Bridge, han molestado, y mucho, a Roman Abramovich. El magnate ruso, que ha defendido a Benítez desde su controvertida llegada allá por el mes de noviembre, no consiente que el técnico caliente aún más su ya de por sí deteriorada relación con la hinchada ‘blue’, tal y como hizo el pasado miércoles al criticar la forma de actuar de los aficionados, calificando como “erróneo” y “perjudicial para el equipo” la actitud de pitarle o cantar en su contra (ver vídeo).

 

 

Y es que el madrileño nunca ha sido santo de la devoción de la afición del barrio rico de Londres. Sus polémicas declaraciones, siendo técnico del Liverpool, en las que aseguraba que “nunca entrenaría al Chelsea” y su enconada rivalidad con José Mourinho le tenían en el ojo del huracán y condenado antes de empezar. Y claro, en su primer partido al frente del equipo en casa, la afición desplegó varias pancartas y repitió una y otra vez el cántico de “Benítez, out”. Sin lugar a dudas, no era un buen presagio.

Pero lejos de apaciguarse los ánimos con resultados, el Chelsea no está cuajando una buena temporada con Benítez en el banquillo. Fuera de puestos directos para Champions League (ahora es cuarto y debiera jugar la previa) y a diecinueve puntos del líder, el Manchester United, eliminados de la máxima competición continental en la primera fase, derrotados en la final del Mundial de Clubes a manos del Corinthians y fuera de la final de la Carling Cup que brillantemente conquistó el Swansea el pasado fin de semana, al conjunto ‘blue’ sólo le queda la FA Cup para salvar la temporada. Pero ese ‘match-ball’ hace referencia sólo a la entidad, porque al entrenador ya no le salva ni levantar ese título tan prestigioso y valorado en las Islas.

Es obvio que Benítez sabía dónde se metía, pero confiaba en sus posibilidades, en realizar una gran temporada, con títulos incluida, y convencer a Abramovich y a la grada de que era el hombre ideal para capitanear la nave ‘blue’. Tres meses después, nada de esto ha sucedido y el técnico español tendrá que buscarse equipo.

La alargada sombra de Mourinho

Las afrentas Liverpool-Chelsea, Benítez-Mourinho han sido una losa demasiado pesada para el madrileño. Nadie le ha perdonado enfrentarse a ‘The Special One’ e incluso algunos ya han dejado caer que podría ser el sustituto del propio Rafa. Rocambolesco y maquiavélico, ¿verdad? El futuro del entrenador portugués en el Real Madrid está más que en entredicho y muchos apuestan a que el 30 de junio abandonará la capital de España. ¿Rumbo adónde?

Son muchos los equipos a los que se ha vinculado a Mourinho, entre ellos y el que más fuerte ha sonado, el Paris Saint Germain, pero el coqueteo eterno del luso con Londres y la nostalgia de Abramovich por volver a contratarle hace que un nuevo idilio entre uno y otro sea posible. Sería el mejor regalo para una grada de Stamford Bridge que sigue venerando a quien les hizo ganar dos Premier, una FA Cup, dos Copas de la Liga y una Community Shield. Tan sólo la ‘Orejona’ se le resistió al ídolo Mou.

Pero esto es aventurarse demasiado. De aquí al 30 de junio queda demasiado, tanto como para que la convivencia entre Benítez y Stamford Bridge se haga insostenible. O se calman las cosas, con buenos resultados y ausencia de polémicas, o Roman Abramovich, sintiéndolo mucho, tendrá que actuar para cortar la enorme hemorragia abierta entre ambas partes.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios