JORGE MENDES Y PETER KENYON TIENEN FONDOS EN JERSEY

FIFA investiga operaciones del agente de Cristiano hechas a través de fondos de inversión

Han sido los grandes protagonistas del verano futbolístico. No hablamos de Neymar, Kun Agüero, Falcao o Cesc. Nos referimos a los llamados fondos de inversión aparecidos

Foto: FIFA investiga operaciones del agente de Cristiano hechas a través de fondos de inversión
FIFA investiga operaciones del agente de Cristiano hechas a través de fondos de inversión
Han sido los grandes protagonistas del verano futbolístico. No hablamos de Neymar, Kun Agüero, Falcao o Cesc. Nos referimos a los llamados fondos de inversión aparecidos como consecuencia del delicado momento económico de muchos clubes y que han dado forma a todo tipo de operaciones, con ingeniería financiera de por medio, y cuya aportación no ha quedado nada clara a los ojos de la FIFA.

De hecho, el máximo organismo del fútbol mundial ya está investigando la participación de Jorge Mendes, agente de Mourinho, Cristiano Ronaldo y Falcao entre otros, y Peter Kenyon, ex director general de Chelsea y Manchester United en el fondo Quality Sports Investments LP. Gestifute, empresa del portugués, y CAA Sports International, empresa de representación con sede en Los Ángeles, participaron en la creación de dicho fondo así como en sus posteriores ampliaciones, Quality Sports II y Quality Sports III, radicadas en la isla de Jersey, paraíso fiscal.

Éstos dos últimos se registraron el pasado 24 de noviembre y prometían una rentabilidad del 10% anual con una inversión mínima de un millón de euros. Según informó ayer Bloomberg detrás de los fondos están Gestifute y CAA Sports International. En los folletos publicados como cebo para la aparición de inversores se hablaba de la gran relación que mantenían con clubes como Benfica, Sporting, Benfica, Braga y Atlético. También señalaba que nunca participarían en traspasos relacionados con Gestifute, empresa de Mendes, que aclaró que el empresario no dirige el citado fondo de inversiones que supuestamente investiga la FIFA por conflicto de intereses. Mendes aclara que es mero consultor de la empresa Quality Football Ireland.

El Confidencial se puso en contacto con FIFA para conocer con exactitud la postura de la entidad presidida por Blatter ante la irrupción en el mundo del fútbol de estas empresas que aspiran a tener el control de los pases de jugadores utilizando diferentes equipos como tapadera de sus operaciones. No hay que olvidar que estas operaciones son siempre de club a club y nunca pueden intervenir, de manera oficial, empresas ajenas a los equipos. "Básicamente no es un problema que un club logre financiación de terceros como podría obtenerlo de un patrocinador privado o público o de un banco. Lo que está prohibido es que un ente externo “compre” el poder influir en la selección de jugadores que hace un club y en los traspasos", señalan desde Zürich.

FIFA pretende investigar si en el acuerdo entre el club y los fondos de inversión, estos últimos tienen algún derecho sobre los traspasos de los futbolistas. Todo ello está definido por el Reglamento sobre el estatuto y la transferencia de jugadores y, en concreto, el artículo 18 bis sobre la influencia de terceros sobre los clubes y en el que se señala la posibilidad de sancionar a los equipos implicados. Castigo que podría ir de la prohibición de fichar a jugadores, hasta que se esclarezca lo sucedido, o incluso ser excluido de la competición.

En este caso los movimientos que han sido considerados como extraños tienen que ver con Braga y Besiktas, equipos con los que Jorge Mendes trabaja de manera habitual. A estos hay que añadir el Benfica, Sporting de Portugal, Atlético y Zaragoza, entidades en las que el pasado verano el agente portugués dejó patente su capacidad para comprar y vender jugadores. Roberto, Bruno Álves, Juan Carlos, Micael, Falcao, Simao... son algunos de los jugadores que han pasado por los citados equipos a través de Mendes.

La historia de los fondos de inversión

Los fondos de inversión aparecieron en el mundo del fútbol un lustro atrás y lo hicieron vendiendo a los clubes la posibilidad de contar con jugadores que no están a su alcance por su economía. En Europa el modelo lleva funcionando un par de años pero en Sudamérica es moneda común en la última década. En muchas ocasiones, incluso, el club de destino no pone un euro en la operación y en el peor de los casos paga el sueldo. Su función es la de ser el escaparate perfecto en la que mostrar la mercancía y mientras se beneficia de su juego durante el tiempo que esté, en muchos casos no participan en el futuro traspaso. Las formas de acuerdo son varias entre el fondo y el club. Desde el simple intercambio a la posible participación en un porcentaje de la posible operación.

El objetivo se basa en buscar jugadores jóvenes a los que, incluso, se da dinero a fondo perdido o una parte del pase a la espera de que terminen el contrato con su actual equipo. Se intenta buscar diferentes traspasos. Interesa el movimiento. El destino final suele ser un grande pero, mientras, transitan por estos clubes puente que dan forma al crack en cuestión. No interesan inversiones de muchos millones ya que la rentabilidad se complicaría mucho. Buscan jugadores de entre 2,5 y 5 millones de euros, con proyección y que pasado un tiempo puedan valer entre 10 y 20 millones. En todos los movimientos siempre tiene que aparecer un equipo intermediario ya que FIFA sólo acepta operaciones y traspasos entre clubes. La adquisición puede estar dividida en diferentes porcentajes por lo que se abre el abanico de posibles compradores. Tanto ponen, tanto se llevan de una posible futura venta.

El caso de la Liga española

Hay equipos en la Liga española que sí aceptan trabajar de esta manera participando en la propiedad del pase de un determinado jugador con terceros. Real Madrid y Barcelona no lo admiten de ahí que, en ocasiones, los traspasos se demoren en el tiempo sin causa aparente. Di María llegó al club blanco del Benfica pero en su operación participaron diferentes empresas que tenían pequeñas partes del pase.

En una demostración del papel de los fondos en el fútbol, el Sporting de Portugal comunicó días atrás la venta del 25% del pase del español Jeffrén por 1,3 millones y del 20% de Diego Capel a cambio de 950.000 euros a un fondo de inversiones del Banco Espírito Santo (BES). De este modo, el Sporting obtuvo una plusvalía de 440.000 euros en el 25 por ciento negociado respecto al valor pagado al Barcelona este verano (el 25 por ciento de los 3,75 millones de euros desembolsados entonces serían cerca de 940.000 euros). Mientras, con Capel ganaron 250.000 euros. Con estas operaciones, el Fondo "Sporting Portugal Fund", gestionado por los Fondos de inversión mobiliarios del conocido grupo Banco Espírito Santo, dejó en las arcas del Sporting cerca de 3,5 millones de euros. El principal activo de este tipo de fondos es la compra a los clubes de porcentajes de los derechos económicos de determinados jugadores, normalmente los más cotizados, y posteriormente disfrutar de las plusvalías que puedan generar en su venta.
Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios