El esperpento de Teresa Rivero en Huesca y la 'complicidad' de Onésimo con Ruiz-Mateos
  1. Deportes
  2. Fútbol
PROTESTAS POR LA SITUACIÓN ECONÓMICA DE LOS VALLECANOS

El esperpento de Teresa Rivero en Huesca y la 'complicidad' de Onésimo con Ruiz-Mateos

La difícil semana que han vivido los jugadores del Rayo desembocó en un espectáculo esperpéntico durante el partido que disputaron en Huesca este domingo. En aquel estadio

Foto: El esperpento de Teresa Rivero en Huesca y la 'complicidad' de Onésimo con Ruiz-Mateos
El esperpento de Teresa Rivero en Huesca y la 'complicidad' de Onésimo con Ruiz-Mateos

La difícil semana que han vivido los jugadores del Rayo desembocó en un espectáculo esperpéntico durante el partido que disputaron en Huesca este domingo. En aquel estadio aragonés, la plantilla protestó tras saber que este mes no cobrarán, la presidenta les abroncó como si se tratase de sus nietos, y Onésimo quedó como sospechoso cómplice de los Ruiz-Mateos. En lo deportivo, los rayistas fueron goleados, y aunque permanecen en puestos de ascenso, sólo han ganado uno de los ultimos nueve puntos.

Los rayistas saltaban este fin de semana al terreno de juego con una camiseta blanca que clamaba: “Rayo y afición, unidos por un sentimiento” y portando una pancarta donde se podía leer un explícito "Basta de impagos, Rayo solución". Esta forma de protesta, por la mala situación económica que atraviesa el equipo, provocó que Teresa Rivero cargara contra sus futbolistas.

Además los visitantes pidieron al Huesca que les permitiesen no disputar el primer minuto de encuentro, para enfatizar sus reclamaciones en un partido retrasmitido por Canal+. El equipo oscense se negó por órdenes de su entrenador Onésimo Sánchez, ex futbolísta del equipo madrileño y que fuera buque insignia del equipo vallecano cuando José María Ruiz-Mateos se hizo con el club en los 90. Durante ese primer minuto, se vieron imágenes de confusión en los jugadores del Huesca, que aunque quisieran no podían solidarizarse con sus compañeros de profesioan por órdenes de su entrenador, que quedó para muchos como cómplice del empresario.

Tirando balones a la grada

Ante esta situación, los futbolistas del Rayo sí defendían los ataques del Huesca, pero en cuanto recuperaban el balón lo mandaban directo a la grada en señal de protesta. Así durante el primer minuto, a la vez que todo el banquillo rayista estaba de pie, siempre acompañados en las protestas por su entrenador, José Ramón Sandoval. El árbitro del partido tuvo que acercarse al banquillo visitante para pedir que se sentaran todos sus integrantes, que estuvieron de pie e inmoviles durante los primeros 60 segundos.

Después de este show por parte del equipo rayista, Teresa Rivero cargó contra sus futbolistas al descanso del partido. Las cámaras de Canal+ captaron las palabras de la presidenta en las que increpó a sus jugadores porque “parece que no quieren subir”. Aunque ya se ha retractado de estas declaraciones diciendo que no “era para abroncarlos”, las imágenes emitidas al final del partido en las que recrimina a los suyos no siguen esta premisa.

Con todos estos problemas, el Rayo sigue manteniendo el ascenso como objetivo principal de esta temporada, aunque las dificultades económicas y extradeportivas hacen que peligre el sueño de volver a Primera división. 

Descubre más e interactúa en nuestra página de Facebook: EC Deportes

Rayo Vallecano