Es noticia
Menú
Dani Juncadella: la victoria de las 24 horas de Spa como trampolín a Le Mans
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
UNA VICTORIA HISTÓRICA

Dani Juncadella: la victoria de las 24 horas de Spa como trampolín a Le Mans

El piloto español reconoce que es el mayor triunfo de su carrera deportiva y cree que puede abrirle puertas para más oportunidades de futuro en el mundo de la resistencia

Foto: Dani Juncadella es entrevistado nada más vencer las 24 horas de Spa (SRO)
Dani Juncadella es entrevistado nada más vencer las 24 horas de Spa (SRO)

Hubo un tiempo que Dani Juncadella (Barcelona, 1991), era claro material de Fórmula 1. Su impecable trayectoria en las categorías de monoplazas de acceso a la máxima categoría del automovilismo así lo indicaba, pero quizá llegó en un momento poco propicio para que la parrilla sumara otro piloto español. Era la época final en la categoría de Jaime Alguersuari, de Pedro de la Rosa, de un Roberto Merhi que intentó abrirse paso en la durísma competencia que siempre ha habido por tener un lugar en la categoría. En esa etapa, como era lógico, toda la atención de los patrocinadores españoles se volcaba con Fernando Alonso.

Dani, sin embargo, fiel a su carácter analítico, supo ver que había vida más allá de la Fórmula 1. Con su talento y profesionalidad ha sabido hacerse un hueco en el mundo de las competiciones GT y vivir del automovilismo como piloto profesional, algo que muy pocos pilotos en nuestro país pueden presumir. El Confidencial conversó con el piloto catalán para conocer las impresiones de su victoria en la mítica prueba de resistencia, así como sus planes de futuro: "La victoria en las 24 horas de Spa es el mayor triunfo de mi carrera deportiva. Vencer en el Gran Premio de Macao fue sin duda también algo muy especial y difícil de lograr, pero no deja de ser una carrera de jóvenes aspirantes a la Fórmula 1".

placeholder Juncadella cede el volante a su compañero de equipo Gounon. (SRO)
Juncadella cede el volante a su compañero de equipo Gounon. (SRO)

La imprescindible labor de equipo

Juncadella compartió volante junto a otros dos pilotos muy valorados como son Rafaele Marciello y Jules Gounon, cada uno con sus virtudes y que demostraron con una carrera libre de fallos tener mentalidad de equipo, la clave en este tipo de pruebas. "Desde que Spa se corre bajo reglamentación GT3, la competencia se ha elevado muchísimo. Éramos cerca de 15 equipos con opciones reales de victoria y esto obliga a que corras una carrera perfecta de principio a fin. En estas carreras el peligro es a veces por la competencia interna entre los pilotos porque quieren demostrar quién es el más rápido. Marciello y Gounon son rapidísmos los dos. Quizá yo hago un poco de pegamento entre ambos, para que funcionemos como un verdadero equipo".

Los pilotos saben que desde el equipo y, sobre todo desde fuera, les pueden estar monitorizando. Por ello, a menudo la tentación de demostrar quien es el más rápido del tercero, es tan tentador como peligroso. Sin embargo, como el propio Dani nos comentaba "no hay que obsesionarse. por ejemplo, con que sea Marciello quien hiciera la pole, porque quizá sea más importante el análisis del ritmo de carrera y allí yo tuve el segundo mejor ritmo de todos los participantes, Marciello el cuarto y Gounon el quinto". Este enfoque es clave en el mundo de la resistencia. Curiosamente, fue algo que Alex Soler-Roig, tío de Dani, destacó de Jochen Rindt, que a pesar de ser la máxima estrella de la Fórmula 1 del momento, cuando compartían volante en las carreras de resistencia, nunca se comportaba como divo, sino como hombre de equipo.

Se da la circunstancia que el mítico Alex Soler-Roig es el único piloto español que anteriormente había vencido en las 24 horas de Spa, concretamente en la edición de 1970 a bordo de un Ford Capri compartiendo volante con Dieter Glemser. "Desafortunadamente, no coincido habitualmente con mi tío Alex, pero tengo ganas de hablar con él y revivir lo que hizo y decirle lo bonito que es que le haya tomado el relevo". Menuda dinastía carrerista corre por las venas de Dani, porque además de Alex Soler-Roig, su tío Jose María y su padre Javier fueron grandes pilotos en la década de los 70. De remate, por parte de madre, Dani es sobrino Luis Pérez-Sala, otro piloto de Fórmula 1. La genética al poder.

placeholder Juncadella camino de la victoria en las 24 horas de Spa (SRO)
Juncadella camino de la victoria en las 24 horas de Spa (SRO)

Un gran año a nivel deportivo

"Este año está siendo uno de los mejores de mi carrera deportiva", asegura Dani. "Además de que están llegando los buenos resultados, entre unas cosas y otras habré disputado al final de año cerca de 26 carreras. Esta actividad sin parar también aporta mucho al estado de forma, porque no paras de acumular sensaciones, nuevos circuitos, diferentes coches, diferentes neumáticos, todo suma y te mejora como piloto".

La pregunta es inevitable. ¿Cuál es el objetivo de Dani tras este triunfo? "De momento seguir con Mercedes en GT3. Estoy feliz con ellos, pero en el futuro me gustaría formar parte de todo lo que se está cociendo en el mundo de la resistencia con la categoría Hypercar, el campeonato IMSA de Estados Unidos que también está cogiendo mucha fuerza. Me encantaría como gran objetivo vencer en Le Mans en categoría absoluta. Ese es mi sueño".

Los escarceos de Fernando Alonso en el mundo de las 24 horas Le Mans y la resistencia hizo que se prestara atención en los medios a esta especialidad automovilística, más allá de la omnipresente Fórmula 1. No obstante, el piloto catalán reconoce que aún queda mucho por mejorar en España para que se le dé a estas competiciones el valor que merecen: "Falta un poco de cultura automovilística aquí. Yo mismo reconozco que cuando estaba con la Fórmula 1 entre ceja y ceja, no daba importancia a otras especialidades. Sin embargo, cuando lo vives, ves el seguimiento que tienen carreras de 24 horas como las de Spa o Nürburgring, o las del IMSA en Norteamérica; te das cuenta cuánto hay de vida en el automovilismo más allá de la Fórmula 1".

De hecho, Dani, que tiene una gran amistad con Max Verstappen, reconoce que el campeón holandés le ha comentado en muchas ocasiones lo mucho que le gustaría participar en carreras como las 24 horas de Spa, o en otras grandes citas de la resistencia. "Mira el caso de Antonio García", recalca Juncadella. "Es un tipo que se ha labrado un prestigio impresionante en este mundo y ha realizado una carrera profesional extraordinaria. Otro ejemplo es también Fernando Alonso, que reconoce y hasta que deja la puerta abierta a poder correr junto a él alguna prueba en el futuro". Quén sabe, un terceto García-Alonso-Juncadella sería desde luego temible en el mundo de la resistencia. Si Dani sueña con Le Mans, soñemos nosotros también.

Hubo un tiempo que Dani Juncadella (Barcelona, 1991), era claro material de Fórmula 1. Su impecable trayectoria en las categorías de monoplazas de acceso a la máxima categoría del automovilismo así lo indicaba, pero quizá llegó en un momento poco propicio para que la parrilla sumara otro piloto español. Era la época final en la categoría de Jaime Alguersuari, de Pedro de la Rosa, de un Roberto Merhi que intentó abrirse paso en la durísma competencia que siempre ha habido por tener un lugar en la categoría. En esa etapa, como era lógico, toda la atención de los patrocinadores españoles se volcaba con Fernando Alonso.

Fórmula 1
El redactor recomienda