Es noticia
Menú
Los riesgos que asume Álex Palou por participar en la 'Operación Triunfo' de McLaren
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL BOMBAZO DEL VERANO

Los riesgos que asume Álex Palou por participar en la 'Operación Triunfo' de McLaren

Suena excitante que uno de los nombres míticos del automovilismo dé la bienvenida a un piloto español. Hay que felicitarse, pero ojo también a los regalos si vienen envenenados

Foto: Palou deja una organización de éxito en busca de la F1. (EFE/Javier Rojas)
Palou deja una organización de éxito en busca de la F1. (EFE/Javier Rojas)

Ha sido uno de los bombazos del verano. De esos que ha llegado antes, incluso, de que comenzara de ponerse a todo gas la 'temporada necia' de rumores y conjeturas acerca de quién ficha por quién en 2023 y quién pierde su puesto. De repente, y sin que nadie lo esperara, entra en escena Álex Palou. El punto caliente del debate giraba alrededor de quién podría ocupar el asiento de Daniel Ricciardo en McLaren y ya empezaban a sonar los nombres de Colton Herta, de Pato O'Ward e, incluso, de Sebastián Vettel, pero nadie contaba con el piloto español en las quinielas.

Nadie ha confirmado, ni desmentido, en qué categoría va a defender Palou los colores de McLaren, ni tampoco hay más aclaraciones en torno a Ricciardo. En ambos casos, la cuestión se queda en un enigmático "correré para McLaren", sin especificar dónde. Las razones para pensar que Palou es un serio candidato para acabar en la Fórmula 1 y Ricciardo en Indycar son simples: muy fuerte ha tenido que ser la propuesta para que Palou abandone Chip Ganassi Racing.

Porque quizá Ganassi no tenga a este lado del Atlántico el reconocimiento que tienen marcas de la casa como Penske o Andretti, pero hablamos de una organización muy poderosa. Según se mire, la más fuerte del automovilismo norteamericano. A Ganassi solo le ha faltado probar la aventura de la Fórmula 1, pero el recuento de su palmarés en las carreras americanas es de quitar el hipo. De hecho, tiene logros que ni el propio Penske ha podido igualar, como 4 títulos consecutivos de Indycar o ganar la 'triple corona americana' de las 500 millas de Indianápolis, las 500 millas de Daytona y las 24 horas de Daytona de IMSA el mismo año.

Cuidado con Chip Ganassi

Poca broma con Chip Ganassi Racing porque es una organización prácticamente al nivel de Penske y desde luego mucho más fuerte en los Estados Unidos de lo que es McLaren o Andretti. Poca broma también con Chip Ganassi, porque no es un tipo recomendable para llevarse mal con él. Es conocida su prepotencia y lo duro que juega en los negocios, por lo que no sorprendió que se lanzara a anunciar a bombo y platillo que Álex Palou continuaba en su equipo. Si Dale Earnhardt era conocido como el 'Intimidator' de las pistas, Ganassi es el jefe de equipo más intimidante del paddock con permiso de A.J.Foyt, al que por edad y mitología se le permiten todas sus bravuconadas.

Palou no tardó en responder al órdago de Ganassi, desmintiendo no solo que continuara con su equipo, sino también desmintiendo que él hubiera hecho las declaraciones que aparecen en el comunicado. Ojalá que Palou esté bien asesorado legalmente en este pulso contra Ganassi, pero a priori no parece la mejor idea hacer este tipo de declaraciones y dejar como un mentiroso a Ganassi a través de tu canal en las redes sociales. Ese trabajo sucio hay que dejárselo al manager o la empresa que te representa, o en su defecto, que sea McLaren quien se faje públicamente por demostrar que ellos son los titulares de los derechos del catalán a partir de 2023.

Tomando partido de una forma tan directa, se acaban de quemar los puentes con Chip Ganassi Racing de por vida y esto no es positivo. Más allá de las diferencias personales, hay muy pocas organizaciones capaces de abrirte las puertas del cielo y Ganassi es una de ellas. Es más, es la organización que convirtió lo que era un desconocido piloto con mucho talento en una estrella mundial del automovilismo. Es legítimo que Palou busque lo que considere mejor para su futuro, pero es lógico también que Ganassi utilice todos los medios a su alcance para conservar a la perla que descubrió hace dos años.

Los peligros de la Fórmula 1

Ojalá también que Palou haya sabido amarrar muy bien las oportunidades de futuro que le ha ofrecido Zak Brown, el jefe de McLaren, porque si la promesa es seguir compitiendo en Indycar, la mejora simplemente es económica y no deportiva. Si la promesa incluye Fórmula 1, es más comprensible, aunque mucho cuidado también con los cantos de sirena cuando llegan de la Fórmula 1, porque hablamos de una especialidad que puede dar más gloria que cualquier otra, pero que es capaz de triturar reputaciones de pilotos al mismo nivel.

Sin ir más lejos, basta observar cómo funciona esta trituradora con la presunta 'víctima' del posible trueque entre los equipos McLaren de Indycar y de Fórmula 1 como es Daniel Ricciardo. El australiano es un piloto que sacó de la escalera de talento de Red Bull a un fenómeno de la época como Jean Éric Vergne, alguien que puso en evidencia a un Sebastian Vettel campeón en título cuando compartieron coche y que es el único que ha apretado las clavijas de verdad a Max Verstappen en Red Bull. Pues bien, un piloto de este calibre ahora mismo está más que en entredicho y con su cotización por los suelos tras un año y medio por debajo de las expectativas.

placeholder FOTO: EFE/Joe Skibinski.
FOTO: EFE/Joe Skibinski.

Garantías ante todo

Viene a la cabeza en esta situación lo bien que negoció Craig Pollock, el manager de Jacques Villeneuve, cuando Frank Williams puso sus ojos en el canadiense, impresionado por sus actuaciones en la Indycar en 1995. Pollock fue muy claro y le dijo a Williams -y a todo aquel que pudiera estar interesado- que Villeneuve no iba a probar ningún coche de Fórmula 1, a menos que hubiera un contrato de dos temporadas y 15.000 kilómetros de pruebas. Por supuesto que habría discusiones acerca de los emolumentos de Villeneuve, pero aquello fue una lección de 'management' acerca de cómo proteger el futuro deportivo de un piloto. Garantías técnicas y deportivas primero. El dinero, viene después.

Por eso, desconociendo los detalles del acuerdo, solo sabemos que Álex Palou ha entrado en la 'academia' McLaren y participará en esta especie de 'Operación Triunfo' que el equipo británico ha montado con otros pilotos bajo contrato, como son Colton Herta y Pato O'Ward para que empiecen a probar de forma frecuente coches McLaren de Fórmula 1 con más de dos años de antigüedad (lo que permite el reglamento). Los tres 'triunfitos' están llenos de talento, pero Palou tiene que tener en cuenta que si la apuesta por el sueño de la Fórmula 1 es bajo este formato, tiene delante una papeleta complicada.

Herta cuenta con la baza de ser estadounidense en un momento crítico para la Fórmula 1 de contar con un piloto de ese país, mientras que O'Ward es la gran esperanza mexicana detrás de Checo Pérez, fuertemente apoyado por las empresas de su país, a diferencia de las españolas que salvo las honrosas excepciones de Estrella Galicia, Santander y Mapfre ya están apoyando a Sainz y Alonso. No puede depender que un talentoso como Palou llegue a la Fórmula 1 por el juego del 'quién da más'. Por eso, inquieta tanto quemar el puente de Ganassi en América, si no hay unas garantías brutales de futuro con McLaren. Ojalá que le salga bien.

Ha sido uno de los bombazos del verano. De esos que ha llegado antes, incluso, de que comenzara de ponerse a todo gas la 'temporada necia' de rumores y conjeturas acerca de quién ficha por quién en 2023 y quién pierde su puesto. De repente, y sin que nadie lo esperara, entra en escena Álex Palou. El punto caliente del debate giraba alrededor de quién podría ocupar el asiento de Daniel Ricciardo en McLaren y ya empezaban a sonar los nombres de Colton Herta, de Pato O'Ward e, incluso, de Sebastián Vettel, pero nadie contaba con el piloto español en las quinielas.

McLaren Fórmula 1 Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda