Es noticia
Menú
La debilidad de Lewis Hamilton que sólo descubrió Fernando Alonso
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Campeones ante la adversidad

La debilidad de Lewis Hamilton que sólo descubrió Fernando Alonso

El británico nunca comienza bien las temporadas, algo de lo que se ha percatado el asturiano. Este año parece que Mercedes no competirá por el título por su monoplaza

Foto: Lewis Hamilton y Fernando Alonso se conocen a la perfección. (EFE/Hamad I Mohammed)
Lewis Hamilton y Fernando Alonso se conocen a la perfección. (EFE/Hamad I Mohammed)

Muchos de ustedes recordarán probablemente unas declaraciones de Fernando Alonso la temporada pasada sobre Lewis Hamilton. El asturiano analizó las fortalezas y debilidades del que ha sido el principal rival que ha tenido en su carrera deportiva. Alguno las interpretó como un ataque y nada más lejos de la realidad: el piloto español jamás ha regateado elogios a la inmensa clase que atesora el siete veces campeón mundial.

El respeto es mutuo. En el museo de Alonso en Oviedo, por ejemplo, el casco de Hamilton incluye una dedicatoria que no deja lugar a dudas: "Para Fernando, el piloto que más al límite me ha llevado siempre en toda mi carrera deportiva". Precisamente, por lo mucho que se conocen y se respetan, era lógico que el ovetense diera con una de las debilidades clave, en las que no había reparado apenas nadie: los comienzos de temporada a medio gas del británico.

"Lewis tiene algunos puntos débiles que, en realidad, nadie ha sabido aprovechar y pulsar el botón de esa debilidad", declaró Fernando. "Si estudias las temporadas de Lewis siempre hay una tendencia común y es que comienza el año despacio y nadie saca provecho de ello. Surge la ilusión de que puede batirle su compañero de equipo, pero luego eso no ocurre. Según avanzaba la temporada, veías que incluso cuando no tenía un coche ganador, mientras él estaba segundo muy cerca del primero, veías a su compañero de equipo más de 20 segundos por detrás".

placeholder Lewis Hamilton y Fernando Alonso, tras la disputa de un Gran Premio de la pasada temporada.(Reuters/Hamad I Mohammed)
Lewis Hamilton y Fernando Alonso, tras la disputa de un Gran Premio de la pasada temporada.(Reuters/Hamad I Mohammed)

La derrota de Hamilton en 2016

El caso más paradigmático de esta situación que comentó Fernando probablemente fue el Mundial de 2016 que Hamilton perdió frente a Nico Rosberg. Aquel año, unos comienzos titubeantes y algunos abandonos por accidentes o averías, crearon un escenario que recordó mucho a la fábula de la liebre y la tortuga. Cuando Lewis quiso reaccionar, ya fue tarde. El colchón de puntos era lo suficientemente grande para Nico, para que le bastara no fallar detrás de su compañero de equipo y de esta forma llevarse el título.

La retirada fulminante de Rosberg confirmó una cierta asunción de inferioridad del piloto alemán respecto a Hamilton cuando este estaba enchufado. Asunción nunca admitida públicamente, pero evidente para él, para su entorno y, en general, para los aficionados. Nico sabía perfectamente que Hamilton no iba a volver a cometer el mismo error de dormirse confiando en su superioridad. Así que, inteligentemente, dejó la competición en su cenit, sin dejar opciones a una revancha, que él sabía que difícilmente habría podido ganar.

placeholder Hamilton y Nico Rosberg, en 2016. (EFE/Hamad I Mohammed)
Hamilton y Nico Rosberg, en 2016. (EFE/Hamad I Mohammed)

Un escenario diferente

El certero análisis de Alonso, acerca de los malos comienzos de temporada de Hamilton, podría explicar en cierto modo los problemas que está experimentando este año el siete veces campeón mundial frente a George Russell. Sin embargo, hay otros ingredientes que invitan a pensar que quizá estemos en un escenario diferente, y que por primera vez Lewis no nos brinde esa 'remontada'.

Parece claro que George Russell no es Valtteri Bottas. Igual que el finlandés tampoco estaba al nivel de Rosberg. Es un gran piloto, siempre demostró ser un alguien capaz de sacar ocasionalmente vueltas muy rápidas. Al mismo tiempo, también carece de la solidez de su predecesor Rosberg o la habilidad carrerista que viene demostrando Russell. En paralelo, el Mercedes ya no es la máquina imbatible que habitualmente Hamilton tenía a su disposición. Aquí es donde surge la gran duda que también que en su momento Alonso expresaba respecto a Hamilton.

"Cuando tienes el 'pack completo' ves como los demás se estrellan y amplías tu ventaja en el campeonato. Todo parece tranquilo", reflexionó el piloto asturiano. "Ahora bien, si estás por detrás, el estrés es diferente, los errores son diferentes y las comunicaciones por radio son diferentes. Tenemos que ver a Lewis cuando la presión es mayor. A mí me encantaría competir contra él en un combate de verdad. Quizá sus puntos débiles no sean reales y todo esté calculado, pero sería bonito descubrirlo".

Aquellas palabras de Fernando han resultado ciertamente bastante premonitorias, porque, por un lado, parece claro que ambos se van a ver las caras en la pista con coches con una competitividad similar. No obstante, estamos viendo un Lewis cuando menos desconcertado. Todo a lo que se está teniendo que enfrentar en este difícil comienzo de la temporada 2022 nunca se le pasó por la cabeza. Y ojo, porque lo peor puede estar aun por venir.

placeholder Las discrepancias entre Toto Wolff y Lewis Hamilton cada vez son más notorias. (Reuters/Marc Segar)
Las discrepancias entre Toto Wolff y Lewis Hamilton cada vez son más notorias. (Reuters/Marc Segar)

El Mercedes 2022, ¿un proyecto fallido?

Mercedes y Hamilton admitieron por primera vez en la pasada carrera de Imola que no sólo están descartados de la lucha por el título, sino que incluso no tendría sentido seguir invirtiendo en el coche de este año. Han dado el proyecto por fallido y ya están concentrados en la próxima temporada. El problema es cómo competir durante las 19 carreras restantes con un coche que no tiene opciones de ganar.

Toto Wolff, el jefe de Mercedes, no está dispuesto a aceptar que todo el concepto del W13 es erróneo. Él sigue creyendo que encontrarán la clave que les permita trasladar a la pista los extraordinarios datos de competitividad que logran en el simulador. A favor de su planteamiento juega que el reglamento no cambiará la próxima temporada. Esto declaró tras el circuito de Imola: "Si supiéramos cuál es la nueva base que nos permitiera encontrar el rendimiento, lo habríamos hecho hace cinco meses. Solo podríamos hacer un borrón y cuenta nueva y centrarnos en el año que viene, si entiendes en qué te has equivocado".

placeholder Lewis Hamilton, atendiendo a los medios de comunicación. (Reuters/Hamad I Mohammed)
Lewis Hamilton, atendiendo a los medios de comunicación. (Reuters/Hamad I Mohammed)

Hamilton, por su parte, admite que se trata de un proyecto fallido, insinuando que empezando por él mismo, quizá haya habido algo de arrogancia al no contemplar la posibilidad de equivocarse y que ahora toca ser realista. "Estamos haciendo lo mejor que podemos con lo que tenemos", dijo el piloto inglés. "En última instancia, a principios de año, cuando estábamos en Barcelona, me preguntaron qué pasa si te equivocas. Y yo dije: bueno, nosotros no hacemos eso. Somos los campeones del mundo. Pero la cuestión, es que con todas las posibilidades que hay, puede que si nos hayamos equivocado".

Si cada carrera que pasa la brecha respecto a los coches de cabeza es mayor, dónde encontrará Hamilton la motivación para volver a ser el piloto sublime que siempre ha sido una vez que estaba 'enchufado'. No hay que olvidar que esta pretemporada quizá ha tenido como siempre la desconexión que le provocara esos comienzos a medio gas, pero en esta ocasión con el componente añadido de un duelo por la derrota frente a Verstappen. Un hecho que el mismo reconoció que le hizo daño a nivel mental. Quizá en un duelo de poder a poder con su gran rival Alonso sea el acicate para que vuelva por sus fueros.

Muchos de ustedes recordarán probablemente unas declaraciones de Fernando Alonso la temporada pasada sobre Lewis Hamilton. El asturiano analizó las fortalezas y debilidades del que ha sido el principal rival que ha tenido en su carrera deportiva. Alguno las interpretó como un ataque y nada más lejos de la realidad: el piloto español jamás ha regateado elogios a la inmensa clase que atesora el siete veces campeón mundial.

Fernando Alonso
El redactor recomienda