Es noticia
Menú
La cruel paradoja de George Russell: comerse el marrón con Mercedes tras años de arrasar
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
el destino cruzado con Valtteri Bottas

La cruel paradoja de George Russell: comerse el marrón con Mercedes tras años de arrasar

Tras años de espera, Russell se las prometía felices con Mercedes y ha llegado en el peor momento desde 2014. Bottas disfruta con Alfa Romeo, uno de los 'porras' de 2021

Foto: George Russell, en una imagen de archivo. (EFE/EPA/Giuseppe Cacace)
George Russell, en una imagen de archivo. (EFE/EPA/Giuseppe Cacace)

Toto Wolff contó tras los entrenamientos del Gran Premio de Baréin que había recibido un mensaje de su antiguo piloto, Valtteri Bottas. Lewis Hamilton había clasificado quinto y el debutante George Russell, noveno. Pero en sexta posición y justo por detrás del británico se entrometió el finlandés: “Deseando competir con vosotros mañana”, se permitió bromear Bottas, que debutaba con uno de los peores equipos de 2021, Alfa Romeo. Toda una ironía de la vida.

Pero la historia encerraba en paralelo otra más lacerante: el destino de Russell, quien llega al peor Mercedes desde 2014, sin opciones de victoria inmediatas y tampoco parece en próximos meses. Sucumben a la paradoja de que languidecerá para contar con un coche ganador tras tantos años arrasadores de Mercedes mientras esperaba en Williams. Queda por ver si el equipo alemán renacerá este año, tarea más compleja de lo que parece.

Tras terminar el primer gran premio y celebrar el sexto puesto, Bottas regaló su casco al responsable de Alfa Romeo, Frederic Vasseur. Sumó 9 puntos, casi tantos como los conseguidos el pasado año por el equipo. Solo una avería mecánica al terminar el Gran Premio de Arabia Saudí impidió superar esa cifra. Russell, mientras tanto, penaba con un W13 repleto de problemas insospechados hace un par de meses. ¿Qué pensarán uno y otro en estos momentos? Seguro que gana la tímida sonrisa de Valtteri Bottas.

Inimaginable hace pocos meses

En el pasado Gran Premio de Emilia Romagna se escenificó crudamente la pugna abierta por el segundo Mercedes. Un Bottas infravalorado y vulnerable frente a un Russell crecido y prepotente, como demostró con su reacción tras el espectacular golpe que destrozó los dos monoplazas. Russell quería demostrar en la pista su condición de inevitable sustituto y cometió un grave error de cálculo en su afán por marcar el territorio a Bottas. La paliza que le propinó el jefe Wolff le puso las orejas en su sitio. No se olvide que el austríaco ha gestionado la carrera de ambos pilotos desde hace años.

Finalmente, Russell heredó el puesto del finlandés. Pero nunca habría imaginado semejante escenario. Solo faltaba recoger el parte de guerra del propio Wolff y el de los dos pilotos el pasado domingo. Estos, peleando con monoplaza lento -para los cánones de Mercedes- y con numerosos problemas de concepto que podrían suponer un fiasco en 2021 de no mediar importantes soluciones por parte de los hoy estresados técnicos del equipo alemán.

Con su sexto y octavo puesto, Bottas mejoró por poco el sábado (sexto y octavo) los resultados que Russell (noveno y sexto). Inimaginable hace pocos meses. El Alfa Romeo, además, ha brillado en dos trazados tan diferentes como son Shakir y Jeddah Corniche, la noche y el día. De aquí que Toto Wolff hablara de “ejercicio de humildad” para Mercedes, y de qye aún “queda un largo recorrido, incluso para aspirar a cualquiera de los campeonatos”. Desde 2014 no se veía a las Flechas Plateadas con semejante nivel. Sobre todo, cuando se escucha a los pilotos desgranar la letanía de problemas del radical W13, que aún debe desmentir que no se trate de un 'petardazo' técnico de Mercedes.

¿Será un 'pinchazo' de Mercedes?

Russell debe tirarse de los pelos por la falta de sincronización entre su llegada y el ritmo competitivo de Mercedes. No solo rivaliza con Lewis Hamilton en el mismo monoplaza, un desafío endiablado de por sí, sino que tiene entre manos un ‘hierro’ para los estándares de Mercedes. Según el británico, “el porpoising es responsable del 99 por ciento de nuestros problemas”, y si el equipo consiguiera resolverlo, en su opinión, el W13 sería otro bicho.

Quizás Russell dio más explicaciones de las debidas tras el pasado Gran premio, porque la letanía de problemas que especificaba sugieren que Mercedes tiene tarea de pico y pala con el W13, por no hablar de riesgo proyecto fallido. “Hay muchos factores en juego entre la rigidez mecánica del coche y la del fondo, el diseño del fondo del coche, la presión de los neumáticos. También el modo de motor, porque cuando más rápido vas, peor, así que es más difícil en los entrenamientos, porque cuando subimos los motores de potencia vas más rápido en la recta, lo que añade más carga y más ‘porpoising”. También afecta el DRS cerrado en carrera, que añade más problemas. Y los vicios del W13 se muestran tanto con baja como alta carga de combustible. El británico reconocía que iba “en el filo de la navaja” en carrera el pasado domingo. Una joyita, en definitiva. Para solucionar el rebote, Mercedes está elevando la altura de su monoplaza, lo que supone una cuchillada para las curvas.

Hamilton: algo más que rebote

Por si fuera poco, todos los monoplazas con motores Mercedes mostraban un preocupante falta de velocidad punta en Jeddah. En el caso del W13, Wolff justificaba la debilidad en el alerón llevado a estas primeras carreras, que proporciona más carga de la necesaria, a la espera de otras unidades con diferentes especificaciones. Sin olvidar que el propio Wolff reconoció en Shakir que el W13 tiene un exceso de peso sin cuantificar, pero que a tenor del rendimiento de Red Bull (también con ‘michelines’) no bajará de los 10kg. En definitiva, los ingenieros del equipo alemán van a tener que descender a mucha profundidad para sacar a flote su criatura.

"Como piloto, no me permite concentrarme tanto en la conducción, el ajuste fino del equilibrio, la configuración, que realmente no podemos hacer, porque todo nuestro es resolver este problema. Así que tengo trabajo que hacer". Pero si en carrera Russell cuantificaba en un segundo la diferencia con Red Bull y Ferrari, todo un abismo para luchar por el título a día de hoy, Hamilton lanzaba un aviso más intrigante por su carga de profundidad: para el británico, no será suficiente solucionar el tema del rebote, porque Mercede tiene otros problemas.

Bottas y Zhou puntuaron en Shakir. Como en Jeddah Corniche de no mediar la avería de Bottas y el ‘drive through’ del piloto chino. Visto el rendimiento de Alfa Romeo y Mercedes en este arranque de campeonato, es posible que el finlandés pueda enviar el mismo mensaje a Toto Wolff en alguna de estas primeras carreras de 2022.

Toto Wolff contó tras los entrenamientos del Gran Premio de Baréin que había recibido un mensaje de su antiguo piloto, Valtteri Bottas. Lewis Hamilton había clasificado quinto y el debutante George Russell, noveno. Pero en sexta posición y justo por detrás del británico se entrometió el finlandés: “Deseando competir con vosotros mañana”, se permitió bromear Bottas, que debutaba con uno de los peores equipos de 2021, Alfa Romeo. Toda una ironía de la vida.

Toto Wolff Lewis Hamilton Arabia Saudí Fórmula 1
El redactor recomienda