Es noticia
Menú
La encrucijada de Ferrari: sin riesgo no hay gloria, pero también un posible gran fiasco
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
INNOVADORA AERODINÁMICA

La encrucijada de Ferrari: sin riesgo no hay gloria, pero también un posible gran fiasco

El nuevo monoplaza presentado por el equipo italiano, recuerda a otras soluciones del pasado como el ‘suelo gemelo’, que fueron rotundos fracasos. ¿Acertarán en esta ocasión?

Foto: La innovadora aerodinámica en el F1-75. (Ferrari)
La innovadora aerodinámica en el F1-75. (Ferrari)

Las nuevas reglamentaciones siempre son un terreno incierto y abonado para los éxitos más clamorosos, pero también para las meteduras de pata más sonoras. Para Ferrari, asumir riesgos en esta nueva etapa que afronta la Fórmula 1 resultaba casi obligado, pues son ya muchos, demasiados años quizá, sin alzarse con el título mundial. Una vez consolidados como el mejor equipo 'del resto' después de los intocables Red Bull y Mercedes, ya no valen resultados dignos que 'salven la cara' a la 'Scuderia': decepción o victoria, podría ser el título de la película.

El nuevo coche, denominado F1-75, además de bonito es arriesgado en sus conceptos, tanto en los que están a la vista como los que se intuyen. El atrevimiento no solo se ha quedado en la aerodinámica del coche, sino también en el apartado motriz, pues no hay que olvidar que este es el último año que los constructores pueden evolucionar sus unidades de potencia antes de la 'congelación' en su desarrollo impuesta hasta 2025.

Foto: Fernando Alonso sonríe junto a Carlos Sainz. (EFE/EPA/Ali Haider)

"Ciertamente, la futura limitación del desarrollo ha tenido que ver", afirmaba hace unos días Enrico Gualtieri, responsable de motores de Ferrari. "Digamos que respecto a otros años nos hemos visto un poco obligados a buscar soluciones de diseño aún más atrevidas, dado que una vez terminado el plazo ya no podremos evolucionar más. Hay innovación en términos de contenido, pero también de arquitectura, distribución de vehículos y diseño en general. El sistema híbrido es una evolución de lo que introdujimos a final de la temporada pasada, pero diría que en el resto hemos introducido más piezas nuevas que en cualquier otro año", concluyó el ingeniero italiano.

Es cierto que con cambios o sin ellos, el motor de Ferrari en las últimas carreras de 2021 demostró estar ya a unos niveles más que aceptables, por lo que cabe esperar que, problemas de fiabilidad aparte, la parte propulsora no será la que decepciona la competitividad de los coches del 'Cavallino'. La clave radicará en acertar o no con la tecla aerodinámica ahora que todos los equipos han partido con un folio en blanco.

El concepto del 'suelo gemelo'

Para afrontar este enorme desafío, los equipos se han definido por dos conceptos claramente diferenciados: pontones laterales reducidos a la mínima expresión y lanzar aire a la parte trasera del coche o, por el contrario, jugar con la aerodinámica dentro de los mismos pontones para maximizar el 'efecto suelo' que permite la nueva reglamentación. Esta última idea consiste en generar un canal de flujo de aire en paralelo al que se produce debajo del suelo del coche.

Este concepto aerodinámico se vio por primera vez en un Ferrari precisamente, el modelo F92A uno de los fiascos más clamorosos en la historia de la escudería a pesar de su concepto innovador. Con el tiempo, se supo que el problema no estaba en el coche diseñado por Steve Nichols y Jean Claude Migeot, dos de los ingenieros más afamados de la época, sino en el nuevo motor V12 que introdujo Ferrari ese mismo año, y que arrastró problema tras problema, hasta el punto de que cada solución introducida arruinaba los beneficios de la innovadora idea.

Aquel Ferrari, también conocido como del 'suelo gemelo' o 'twin floor' en inglés, sorprendió e incluso asustó a sus rivales ante la genialidad del concepto, pero ante su nefasto rendimiento nadie tuvo tentación de replicarlo. Despedir a Nichols y Migeot fue la típica solución de Ferrari como coartada ante un fracaso tan clamoroso, porque nunca podía admitirse que Ferrari había construido un nuevo motor de 12 cilindros que era un completo desastre.

placeholder Toro Rosso rescató hace diez años el canal de aire paralelo. (Red Bull)
Toro Rosso rescató hace diez años el canal de aire paralelo. (Red Bull)

Una nueva intentona en Toro Rosso

Con los años, al conocerse más detalles del fracaso del 'suelo gemelo', el ingeniero Giorgio Ascanelli volvió a darle una pensada para el Toro Rosso que pilotó Jaime Alguersuari y que demostró la validez de la idea. Funcionó bien pero no tuvo continuidad, porque con la eliminación de los escapes soplados desarrollados por el equipo matriz Red Bull la idea perdía efectividad. Los esfuerzos de los ingenieros aerodinámicos se centraron en reducir al máximo el tamaño de los pontones laterales y, con alerones y difusores, desviar la mayor cantidad de aire 'sucio' hacia al exterior del coche para que llegara el aire 'limpio' al difusor trasero.

Cuarenta años después de su prohibición, la nueva reglamentación permite un perfil de ala invertida en el suelo del coche a cambio de eliminar los elementos que generaban las turbulencias que impedían a los coches rodar cerca unos de otros. No se ha permitido todo el 'efecto suelo', ya que las famosas faldillas laterales que los hacía tan peligrosos están prohibidas. Sin embargo, el nuevo perfil aerodinámico de los bajos del coche permitía rescatar este viejo concepto de los dos canales de aire trabajando en paralelo.

Habrá que ver si Ferrari tiene éxito, pero hace bien en arriesgar. No va a ganar a Mercedes y Red Bull repitiendo sus conceptos. Presupuestos aparte, solo con audacia podrán encontrar competitividad en terrenos desconocidos para sus rivales. Ferrari, además, ha cambiado mucho como compañía. Ya no es anatema dudar de las maravillas de sus motores de 12 cilindros. De hecho, hoy ni siquiera se llaman así, sino unidades de potencia. De modo que si el coche no funciona, a alguien se echará la culpa. Pero, al menos, ahora conoceremos al verdadero responsable.

Las nuevas reglamentaciones siempre son un terreno incierto y abonado para los éxitos más clamorosos, pero también para las meteduras de pata más sonoras. Para Ferrari, asumir riesgos en esta nueva etapa que afronta la Fórmula 1 resultaba casi obligado, pues son ya muchos, demasiados años quizá, sin alzarse con el título mundial. Una vez consolidados como el mejor equipo 'del resto' después de los intocables Red Bull y Mercedes, ya no valen resultados dignos que 'salven la cara' a la 'Scuderia': decepción o victoria, podría ser el título de la película.

Fórmula 1 Diseño
El redactor recomienda