Lewis Hamilton y su supuesta retirada: ¿pidiendo 'casito' o preparando venganza?
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
SIGUE SIN DESVELAR SU FUTURO

Lewis Hamilton y su supuesta retirada: ¿pidiendo 'casito' o preparando venganza?

Igual que ocurriera el año pasado por estas fechas, existe una importante incertidumbre acerca del futuro de Lewis Hamilton, pero ahora las circunstancias son diferentes

Foto: Lewis Hamilton medita su futuro
Lewis Hamilton medita su futuro

Desde que acabara la temporada, los rumores en torno a la posible retirada de Lewis Hamilton han ido tomando cada vez más fuerza. Alguien tradicionalmente bien informado como es Bernie Ecclestone casi daba por hecho que efectivamente el siete veces campeón mundial no participaría en el mundial 2022. Por otra parte, la cuenta oficial de Twitter de su equipo AMG-Mercedes F1 sacaba ayer un enigmático tuit que muchos interpretaron como la confirmación de que el británico volverá a competir con ellos en 2022. Acabe ocurriendo lo que tenga que ocurrir, si parece claro que el silencio de Hamilton desde que perdiera la corona en Abu Dhabi no es casual.

Como hipótesis, analizando la trayectoria deportiva y personal de Lewis, así como la relación con su jefe de equipo Toto Wolff, parece que la deliberada intriga que mantiene el piloto inglés sólo puede deberse o bien a una necesidad de llamar la atención y pulsar una especie de ‘cariñómetro', o, por el contrario, pretende devolver la jugada que le hizo Toto Wolff el año pasado por estas fechas. Recordemos, que el nuevo contrato de Hamilton se firmó tardísimo, porque el mánager austríaco supo dilatar la negociación hasta el día en el que se sentaron en la mesa a discutir, Lewis ya no tenía ningún sitio a donde ir.

Igual que ocurriera el año pasado por estas fechas, existe una importante incertidumbre acerca del futuro de Lewis Hamilton, Pero ahora las circunstancias son totalmente diferentes.

Una relación desgastada

Podría ser incluso, una mezcla de llamar la atención y vengarse de su jefe a la vez, pues a pesar de la vehemencia con la que Toto Wolff ha defendido la causa de Hamilton a lo largo de 2021, también ha habido muchas muestras de que la relación entre ambos este año pasado se ha desgastado de forma muy evidente. La tensión generada en muchas carreras, incluyendo la fatídica prueba final de Abu Dhabi, provocó que Lewis cuestionara abiertamente las decisiones tomadas por su equipo. El ‘We race as one’ (corremos como si fuéramos uno) del que presumían siempre tanto Hamilton como Mercedes, en demasiadas ocasiones se quedó en un bonito eslogan muy alejado de la realidad, con tirada mutua de trastos a la cabeza entre piloto y equipo a través de la emisora o en declaraciones a los medios.

No hay que dramatizar de todos modos demasiado este aparente distanciamiento, pues no tenemos que olvidar que hemos vivido la temporada más larga de la historia y una de las más disputadas. Raro sería que no hubieran surgido roces en ese camino. Pero lo que si parece claro también, es que igual que en el pasado los títulos mundiales endulzaban cualquier sinsabor que se hubiera producido, hoy día no sorprendería que Hamilton quisiera ahora marcar la agenda a Toto, si es que de verdad acaba regresando.

placeholder Russell es un piloto muy rápido, pero una incógnita saber si está al nivel de Hamilton
Russell es un piloto muy rápido, pero una incógnita saber si está al nivel de Hamilton

Sin sustitutos de nivel disponibles

Hay que tener en cuenta, que si Mercedes se queda sin su piloto estrella saldría a pelear por un nuevo título mundial liderado por un piloto sin experiencia al más alto nivel como es George Russell. El joven talento procedente de Williams es indudablemente muy rápido, pero encabezar el asalto a un campeonato del mundo, son palabras mayores especialmente a nivel mental. El candidato natural a haber sustituido a Hamilton hubiera sido Max Verstappen, que tenía una cláusula de rendimiento con RedBull, que le permitía salir de su equipo si el coche no estaba a la altura. Una vez desbaratada esta opción por razones obvias, sólo les quedaría la opción de repescar a Valtteri Bottas o promocionar a pilotos como Oscar Piastri, el campeón de la F2 sin volante en la actualidad, o su piloto en la Fórmula E Nick de Vries. Esta difícil papeleta que tiene ante sí Mercedes, es un buen ejemplo de que eso que se dice que nadie es insustituible, en algunos momentos concretos habría que decir que no es así.

Hamilton es muy consciente de la posición de debilidad actual de Toto Wolff, si finalmente decidiera dejarles ‘colgados’ apenas un mes antes de que recomience la fiesta competitiva con los tests invernales. El que está en la posición ahora de ‘o lo tomas o lo dejas’ es Lewis y sabedor de tener la sartén por el mango, podría venir con una serie de exigencias o escenarios no previstos en el contrato. Y Toto ahora, tendría más que difícil no pasar por el aro.

Más allá de cuestiones anecdóticas, acerca de que el Mercedes recupere en 2022 el tradicional color plata, en detrimento del negro que puso en deferencia al activismo de Hamilton, es muy posible que Lewis ponga una serie de condiciones para regresar que excedan mucho de lo pactado en su actual contrato. Puede ser más dinero, o también podría ser exigir dedicación exclusiva del equipo en torno a su figura incluyendo el rol que tuviera que desempeñar George Russell. La diferencia respecto al pasado es que Lewis no tiene intención de fichar por otro equipo. Es una situación de ‘regreso o me voy a casa’. Y eso le pone en una posición de fuerza decisiva, en las conversaciones que sin duda alguna estarán ahora manteniendo Toto y Lewis.

placeholder En teoría el nuevo Mercedes será uno  de los mejores coches de la parrilla, pero siempre es una incógnita enfrentarse a una nueva reglamentación
En teoría el nuevo Mercedes será uno de los mejores coches de la parrilla, pero siempre es una incógnita enfrentarse a una nueva reglamentación

La incógnita del nuevo reglamento

No habría que sorprenderse incluso, que el piloto inglés mantenga el suspense hasta casi el inicio de la temporada, porque piénsenlo por un momento: Si ustedes fueran Lewis Hamilton, ¿No querrían asegurarse antes que Mercedes tiene una máquina ganadora? ¿Tendría sentido regresar, sin opciones claras de pelear por ese ansiado octavo título mundial que le elevaría al olimpo estadístico de piloto con más campeonatos del mundo? Hamilton ha experimentado en 2021 la dureza de no verse con un coche superior como no la había vivido en toda su carrera en Fórmula 1. Es cierto que Lewis corrió algunas temporadas donde no tenía ni de cerca el mejor coche, pero eso ahora al británico ya no le sirve. Habiéndolo ganado todo, ante la incógnita de un cambio de reglamentación, es lógico que sin opción de revancha frente a Verstappen y récord de títulos, tuviera más sentido que nunca colgar el casco.

Sería una faena tremenda para Mercedes, quedarse sin su piloto estrella a día de hoy, pero sería una verdadera catástrofe que esto ocurriera en puertas de la apertura del campeonato, si en los test invernales el nuevo coche no se muestra dominante. Y este escenario no tendría que sorprender, porque si algo hemos podido descubrir a lo largo de los años acerca de la psique de Lewis, es que no sólo necesita demostrar en la pista que está por encima de los demás, sino que fuera de ella también le gusta marcar territorio y que el mundo baile al son que marca él.

Algo habrá también de esa permanente necesidad de llamar la atención que Lewis ha tenido siempre y que en los últimos tiempos no ha hecho sino acentuarse. Es evidente que disfruta sintiéndose el centro de la escena y encontrará cierta satisfacción estos días al comprobar lo mucho que le echa de menos su equipo en particular y la Fórmula 1 en general. Sea por necesidad de ‘casito’ o por ganas de ‘vendetta’, ojalá que Hamilton participe en 2022, porque uno de los mejores pilotos de la historia en su absoluta plenitud, es un tesoro que el deporte no puede permitirse perder.

Fórmula 1 Toto Wolff Lewis Hamilton Max Verstappen
El redactor recomienda