Nani Roma: "En África no hay psicólogos, aquí somos unos cretinos quejándonos"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
UN CUARTO DE SIGLO EN EL DAKAR

Nani Roma: "En África no hay psicólogos, aquí somos unos cretinos quejándonos"

El piloto catalán vuelve al Dakar con el equipo BRX, uno de los tres más fuertes de la prueba. En su charla con El Confidencial, reflexiona con perspectiva sobre su larga experiencia en la competición más dura del mundo

Foto: Nani Roma vuelve al Dakar con BRX, uno de los tres equipos aspirantes a la victoria absoluta
Nani Roma vuelve al Dakar con BRX, uno de los tres equipos aspirantes a la victoria absoluta

Coinciden quienes han competido en el Dakar que la prueba más dura del mundo es una escuela de vida. Nani Roma ya debe ser un maestro. En 1996 participó por primera vez, y desde entonces hasta hoy. Es uno de los tres pilotos ganador en coches y motos. Sus vivencias le han dejado escritas en el corazón y la mente algunas lecciones vitales que comparte en esta charla con El Confidencial.

Encuadrado en el equipo BRX, con Sebastian Loeb como compañero, el catalán confía en que la singularidad de esta edición le permita reeditar otra victoria en coches, además de incorporar la sostenibilidad a su proyecto deportivo. Consciente de su posición, Roma no pierde nunca la perspectiva ni la pasión a pesar de tantos Dakar, que le otorgan cierta distancia respecto de algunos rasgos de nuestra sociedad actual. De momento, disfruta con el alivio de verse ya en Arabia Saudí tras la tensión y el estrés para salvarse de un covid que hubiera arruinado todo un año de trabajo en la sombra.

placeholder Para Roma, sus 25 participaciones en el Dakar han sido una verdadera escuela vital y profesional. (EFE)
Para Roma, sus 25 participaciones en el Dakar han sido una verdadera escuela vital y profesional. (EFE)

Un piloto no es un futbolista

"Hasta en casa he estado con la mascarilla, y cuando salía, con doble mascarilla. Con mis hijos estaba todos los días con test de antígenos, y también con PCR a pesar de los antígenos. El año pasado tenía muy pocos conocidos, pero ahora tengo mucha gente alrededor que lo han cogido, y no saben ni cómo", explica en la charla sobre estas últimas semanas. “Nosotros, como pilotos, es lo peor de todo, porque un futbolista se pierde un partido, pero hay otros jugadores suyos que juegan en su posición. Si un piloto de F1 se pierde un gran premio, corre otro, pero para nosotros es la carrera del año”.

placeholder Roma fue el primer español en ganar en motos en el Dakar (2004).
Roma fue el primer español en ganar en motos en el Dakar (2004).

Con poca competición en 2021, Roma se ha dedicado durante gran parte del año al trabajo oscuro de desarrollo y pruebas en entornos remotos. “Te condiciona los viajes, saber si podrás competir o no, viajar, cuando estás 20 o 30 días fuera de viaje como nosotros, tienes que ir a sitios, restaurantes y hoteles donde que no sabes qué puede ocurrir. Papeles y papeles, y rellenar códigos QR… El ser humano se acostumbra, pero es una incertidumbre constante”.

"Joder, qué suerte he tenido"

A pesar de tantísimos Dakar, Roma mantiene viva la llama de la pasión y de la sensación de privilegio. “Lo primero es tener siempre claro el valorar la suerte que tienes de hacer lo que haces, el valor de las cosas. Hoy en día, en la sociedad, esto es un problema, valorar lo que se tiene. La suerte de gestionar nuestro tiempo”. Y de poder dedicarse a lo que uno elige frente a quien no tiene elección en la vida. Luego iremos a ello. “Para mí, la base de todo es que cada día aprendo cosas, me gusta mucho aprender cosas. Hago 50 años y sigo aprendiendo cosas. Es maravilloso seguir aprendiendo en la vida con 50 años. Esto es lo que te mantiene, el valorar lo que tienes y seguir aprendiendo. Tenemos una vida muy divertida, lo pasamos bien, estás con mucha gente, viajas, conoces mundo, tienes unas herramientas en las manos acojonantes que nadie tiene”.

Con esos casi 50 años vividos y la mitad de ellos en el Dakar, ¿qué le ha aportado a su vida? Porque el Dakar le ha colocado en todo tipo de situaciones. “Tuve la suerte de conocer el Dakar en el continente africano. Con 23 años vives la realidad de la gente de allí, y lo primero que te dices es 'joder, qué suerte tengo de haber nacido donde he nacido'. Con los problemas que tenemos, porque en España también tenemos nuestros problemas, pero vaya suerte, te dices”.

placeholder Nani Roma afronta por segundo año el Dakar con BRX, acompañado por Sebastian Loeb. (EFE)
Nani Roma afronta por segundo año el Dakar con BRX, acompañado por Sebastian Loeb. (EFE)

“El Dakar te ayuda a crecer como deportista, y como persona. A nivel deportivo, te da el valor del esfuerzo. A veces ese gran esfuerzo que haces no sirve para nada, como en el Dakar 2000, en que perdí 20 minutos cuando era líder y tenía casi ganada la carrera. Esto te hace aprender y aceptar las consecuencias, que es lo maravilloso, aceptar que es así. Que puedes ganar, perder, hacer las cosas bien o mal, pero lo importante es trabajar para conseguir tu objetivo. Para mí, lo importante es competir. A mí, lo que me gusta es que entre que salgo y termino la etapa me lo paso en grande, y lo demás me sobra. A lo mejor es por eso, yo no subiría a recoger el trofeo, lo hago por respeto y porque me obliga el reglamento, pero ya he hecho lo divertido antes, que es competir”.

La "lotería del código postal"

En la vertiente personal, Roma desgrana de corrido ese ejercicio de valoración de la realidad. ¿Cómo le ha moldeado la prueba más dura del mundo? “Te aporta una visión distinta del valor de lo que uno tiene, y de que la vida no es fácil como aquí, que en muchos sitios las pasan muy putas. Por tanto, te da un crecimiento personal muy interesante”. Roma entra en lo que un escritor suizo denominaba “la lotería del código postal”, el haber nacido en un lugar concreto en este mundo y no en otro. "Cuando vas por África, por aquellos pueblos, te dices 'es que si llego a haber nacido aquí, mi vida habría sido una putada'. No porque haya nacido aquí lo he tenido fácil: como tanta gente, a mí me ha costado llegar hasta aquí, en mi casa no había tradición en este mundo. Pero, mira, en África no hay psicólogos, porque tienen otros problemas, macho. Es una vergüenza, somos una panda de cretinos todos. Vas a Atar, a Bamako, y tienen otros problemas: simplemente comer o vivir. Y aquí estamos todo el día quejándonos por todo. Yo agradezco mucho al Dakar esto. A veces me quejo y me cabreo conmigo mismo, pero me digo 'cuidado, Nani, qué estúpido', porque he tenido la suerte de ver aquello".

Roma recuerda una de las numerosas experiencias que utiliza como gatillo para ese proceso de toma de conciencia cotidiana. “Es muy importante hacer este ejercicio diario, pero si no has vivido aquello otro, es muy difícil. En el año 98 cogí un taxi durante 1.200 kilómetros hasta Bamako, con siete tíos a bordo. Y veías un tío muerto al lado y la gente pasando como si nada, pasaban por encima, como si la vida no tuviera valor. En Gao, vi a un chaval que no podía caminar por su enfermedad, y los chavales le apedreaban… Cuando has vivido escenas así, quejarse aquí es de cretinos. Como sociedad, estamos perdiendo el tiempo”.

"El planeta está en rojo ya"

Ya en el presente, Roma está viviendo en primera persona otro de los grandes desafíos actuales, el de la sostenibilidad, que el Dakar también está intentando incorporar al terreno más duro y exigente. Los organizadores han decidido transformar la carrera con 2030 como tope para incorporar todo tipo de energías alternativas, con el hidrógeno como una de las grandes protagonistas. El equipo BRX de Roma va a utilizar en esta edición un biocombustible especial con el que intentar ganar la prueba.

Foto: Nani Roma, durante una comparecencia en el Rally Dakar 2020. (EFE)

“El mundo tiene que cambiar. La forma en que estamos castigando el planeta tiene que cambiar. La competición siempre ha sido el laboratorio para evolucionar productos. Y tiene que dar la imagen de que se cambian cosas, pero no solo ha de ser imagen, hay que cambiarlas. Hay que probar sistemas que un día los puedas llevar en tu coche. Yo no estoy seguro de que nadie lo tenga claro, eléctrico, hidrógeno… Mi sensación personal es que todos estamos perdidos, pero las cosas se tienen que probar”, explica el piloto catalán.

"En el Dakar, tenemos que estar preparados. Nosotros vamos con un combustible interesante", explica acerca del proyecto de BRX, desarrollado por Prodrive, una de las estructuras deportivas más importantes del deporte del motor. “Tiene una parte de etanol, una parte de residuos animales y otra de recuperación de CO₂. Esto es chulo. Que podamos sacar CO₂ de la atmósfera para sacar energía no estaría mal. Por tanto, todo ayuda y esto hace que tengamos que empezar por algo, porque el planeta ya está en rojo”.

Rally Dakar Arabia Saudí
El redactor recomienda