La peor del año: Pero ¿cuándo Fernando Alonso hacía un trompo en una carrera?
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LAS INCÓGNITAS CON SU MONOPLAZA

La peor del año: Pero ¿cuándo Fernando Alonso hacía un trompo en una carrera?

El de España y Mónaco fueron las peores carreras en términos de resultados para Alonso en 2021, pero en el contexto de su trayectoria posterior y por las circunstancias, la de Jeddah superó a aquellas.

Foto: Alonso tendrá que averiguar estos días las razones del cambio de rendimiento inesperado de su monoplaza
Alonso tendrá que averiguar estos días las razones del cambio de rendimiento inesperado de su monoplaza

Fernando Alonso debía estar contando las vueltas para que terminara el GP de Arabia Saudí. Tanto, que ni siquiera acudió a la habitual rueda de prensa post carrera, a diferencia de su compañero Esteban Ocon. Para qué, no había nada que contar, y el propio Alonso reconocía recientemente a estas alturas de campeonato que ya ha dicho todo. En esta ocasión, mejor desaparecer. Porque quizá fue la peor carrera de la temporada para el español.

Es la moneda de la competición, donde una semana sale cara y a la otra cruz, en la que te subes al podio en Qatar y en la siguiente terminas antepenúltimo, con vuelta perdida, trompo incluido, y sin opción alguna a los puntos en ningun momento. Mientras tanto, Esteban Ocon perdía el podía en la línea de meta y terminaba cuarto.

En otras carreras de 2021 Alonso logró peores clasificaciones, pero al principio de temporada, en plena adaptación y en distintas circunstancias. Misteriosos problemas en el monoplaza del español le dejaban desconcertado, sin armas, y sin su habitual pegada sábado y domingo ¿Cuántas veces se ha visto a Alonso hacer un trompo en solitario en un gran premio?

placeholder A la decepción del sábado, el Gran Premio se le cruzó totalmente al poco de empezar, eligió cara y salió cruz
A la decepción del sábado, el Gran Premio se le cruzó totalmente al poco de empezar, eligió cara y salió cruz

Un techo de medio segundo

Quinto en los segundos libres, Alonso confiaba en repetir el esquema de una semana atras en Losail. Arrancó el viernes quinto, con un 1.29.441, a solo cuatro décimas de Lewis Hamilton.. Sin embargo, misterios de la mecánica, al día siguiente su monoplaza se transformaba, según el español. Normalmente cuando se pierde terreno, lo hacen ambos monoplazas del mismo equipo. Pero era Alonso y no Ocon quien mostró sensaciones y tiempos muy diferentes al terminar el sábado.

"Hoy la parte trasera del coche tenía un comportamiento muy extraño, así que hay que investigar qué se nos ha escapado, ya que hoy era realmente difícil de conducir”, explicaba Alonso tras quedar atrapado en el Q2. Mientras, su compañero, noveno. "Ocon y yo tenemos dos coches totalmente diferentes, con la misma puesta a punto dos equilibrios completamente diferentes, dos comentarios completamente diferentes, y no sabemos el por qué. O sea, yo tendría que bajar unos diez grados el alerón de delante para tener el mismo comportamiento, así que tenemos que entender eso".

En el último juego del Q2, Ocon logró un 1:28.574 por el 1:28.920 del español, casi cuatro decimas de diferencia. Mientras el francés bajaba casi un segundo respecto a la referencia de Alonso el viernes, este se quedaba en la mitad. Medio segundo al que el español no encontraba respuesta a pesar de que las referencias de puesta a punto eran idénticas para los dos monoplazas.

Toques en las primeras vueltas

¿Había encontrado su límite personal Alonso en un circuito entre muros y a velocidades elevadísimas? ¿Alguna trampa encerraba el trazado saudí para su estilo de pilotaje? Pero el viernes se había bajado satisfecho y disfrutando del circuito. Entonces, ¿qué había podido variar en su monoplaza para que deslizara de atrás y Ocon hablara en términos tan opuestos? “Tengo la confianza en el coche que se necesita aquí para poder avanzar realmente en las vueltas con poco combustible”. El problema es que el español ya avisaba esa cuestión técnica se arrastraria el domingo en la carrera.

"Salimos bien y en la vuelta nueve salió el coche de seguridad y algunos los cogimos (cambio de neumáticos) y otros no. Cada equipo hacía un coche si y no por si a alguno le salía cara y, cómo no, nos volvió a salir cruz, y con la bandera roja que pusieron luego se acabó la carrera". Sin embargo, ya en los puntos, había mantenido un buen duelo con Antonio Giovinazzi, que terminó a favor del italiano tras un espectacular adelantamiento. A partir de esa vuelta 15 la dinámica de las banderas rojas destrozaron a pilotos como Lando Norris o al propio Alonso. Su trompo en la segunda mitad evidenciaba ese liviano tren trasero del que se lamentaba el sábado. Mejor terminar cuanto antes.

Segùn Alan Permane, Alonso había tenido algún toque en las primeras vueltas que había comprometido su monoplaza, y degradó tanto sus neumáticos que necesitó otra parada final. Un desastre sin paliativos con su monoplaza, en contraste con el ‘casi podio’ de su compañero. La estrategia de neumáticos inicial dejó a Ocon magníficamente instalado en los puestos de cabeza, al contrario que Alonso. Pero el francés se había ganado esa lotería con su posición de salida lograda el sábado.

En términos de ritmo, Mónaco pudo ser la peor cita para Alonso en 2021, pero se trataba de su quinta carrera, y en un trazado específico

Mónaco, aunque era otro momento

En contexto, el GP de Arabia Saudí pudo ser la peor carrera de Alonso en 2021, y también la más extraña. Anteriormente terminó decimoséptimo en España y decimotercero en Mónaco. En Montmeló, el resultado final fue producto de un desplome del neumático que obligó a una tardía parada en boxes cuando luchaba por los puntos. Pero Mónaco la fotografía fue totalmente diferente. Se trataba solo de la quinta carrera en el retorno de Alonso, en un trazado urbano singular, con la falta de sintonía con los neumáticos y la dirección que limitaron inicialmente el proceso de adaptación del español. “Tuvimos un fin de semana difícil, y desde la primera sesión no éramos demasiado rápidos”, reconoció entonces el español. No había leche en el cántaro. Alonso nunca tuvo ritmo aquel fin de semana, pero su rendimiento tenía cierta justificación dadas las circunstancias.

Pero el asturiano fue refinando detalles técnicos que mejoraban sus prestaciones y sintonía con el monoplaza a partir de Baku (sexta carrera), ya con algunas modificaciones en la dirección asistida que propiciaran una mejor retroalimentación de información con sus neumáticos delanteros. Desde entonces puntuó once carreras seguidas hasta Estados Unidos (por avería, y salvo Bélgica, sin gran premio). Siguieron otras tres carreras más puntuando a continuación (México y Brasil, Qatar). Parece que la fortuna que tanto pedía Fernando Alonso en tantas carreras de 2021 agotó su crédito tras el podio de Losail. Queda la última.

Mónaco
El redactor recomienda