Christian Horner saca la mano a pasear: "No tengo que besar el culo a Toto"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL ENFRENTAMIENTO SUBE ENTEROS

Christian Horner saca la mano a pasear: "No tengo que besar el culo a Toto"

Christian Horner subió el viernes la temperatura del enfrentamiento personal con Toto Wolff e insiste en sus dudas sobre la legalidad del Mercedes en rueda de prensa

Foto: Toto Wolff y Christian Horner se lanzaron dardos en del GP de Qatar. (F1)
Toto Wolff y Christian Horner se lanzaron dardos en del GP de Qatar. (F1)

"Queremos un campo de juego límpio y una lucha límpia en estas tres últimas carreras... No han tenido nada así en siete años. Es por lo que Toto se está poniendo nervioso, por lo que suda ante las cámaras. Es por lo que está tirando bombas alrededor. Y es fantástico, les tenemos bajo presión. Es aquello por lo que este deporte ha estado llorando. Y en vez de criticar a Max, habría que animarle".

Christian Horner se expresaba así en 'Sky' al terminar la primera jornada del GP de Qatar. El inglés ha pasado al ataque tras el duro posicionamiento de su gran rival, Toto Wolff, el pasado fin de semana. El británico repartió en la dirección de Mercedes. Horner ha pisado el acelerador corporativo y personal desde su esquina del cuadrilátero.

Fernando Alonso tenía razón el pasado domingo cuando la dejaba botando al terminar su rueda de prensa. "Hasta el jueves, van a pasar muuuchas cosas en Qatar". Al margen de la contraofensiva dialéctica, Horner ha dejado clara su postura: tiene serias dudas sobre el rendimiento del monoplaza alemán y así se lo ha dicho a la cara a Wolff, pero todavía no puede probarlo. Ambos estuvieron presentes en la misma rueda de prensa y se lanzaron misiles envueltos en algodón dialéctico. Pero Christian Horner sacaba la mano de Red Bull a pasear con genuino estilo anglosajon.

"Para nosotros está muy claro"

"¿Qué si protestaría? Si creemos que su monoplaza no cumple, protestaremos, porque las velocidades de México y Brasil... Creo que todos podían ver que en Brasil no había una situación normal. Y sí, el nuevo motor que conocemos de Mercedes viene con un mayor rendimiento, pero cuando tienes una ventaja de 27 km/h y ves marcas en los extremos del alerón trasero por los alerones que se han flexionado, para nosotros está muy claro lo que ha estado sucediendo", explicaba, dudando de la legalidad del alerón trasero del W12, insinuando que equipo austríaco está preparando un dossier para la FIA, aunque esperando reunir los argumentos suficientes para reclamarlo.

El medio alemán 'Auto Motor und Sport' revelaba que Red Bull habría recibido un soplo de un exmiembro de Mercedes, ahora en su organización. "Seguiremos la situación y dependerá realmente de lo que suceda este fin de semana, lo que veamos y el análisis que hayamos realizado. Y no solo aquí (Losail), porque creo que, en muchos aspectos, es aún más pertinente para los dos circuitos que se avecinan", continuó Horner sobre el asunto. "Pero como rival, como seguro que Mercedes sabe, han prestado mucha atención a nuestro coche a lo largo de la temporada y estamos haciendo lo mismo. Obviamente, hay mucho en juego, y solo queremos asegurarnos de que sea un campo de juego equitativo".

placeholder El duelo de Interlagos y la reclamación de Mercedes fue motivo de discusión. (Reuters)
El duelo de Interlagos y la reclamación de Mercedes fue motivo de discusión. (Reuters)

"Podemos mandarte un trozo"

"Es la primera vez que los desafían", insistía Horner. "Es interesante ver cómo reacciona la gente cuando está bajo presión, cuando se enfrenta a un desafío. Es, con mucho, la pelea por el título político más intensa en la que hemos estado desde que llegamos (a la Fórmula 1). ¿Si nuestro coche cumple con las reglas? Absolutamente. ¿Nos preocupan la ganancia en velocidad en línea recta que hemos visto desde Budapest (de Mercedes), pero que ha sido exponencial en las últimas dos carreras? Absolutamente. ¿Esperamos que la FIA, como verificador y policía del deporte, se asegure de que todos los coches cumplen? Absolutamente". Su llamada a la FIA era clara. "Las reglas son un conjunto complejo de reglamentaciones, por lo que confiamos mucho en la FIA para garantizar que sea escrupulosamente justa, porque lo que queremos para estas últimas tres carreras es una pelea igualada".

Wolff recogió las insinuaciones en el ambiente. "Si eres escéptico porque alguien te dijo algo y esperas que esa sea la causa principal, debes ir a por ello. Hemos sido controlados catorce veces por este alerón trasero tan particular, la FIA tiene todos los dibujos al respecto y no existe nada de lo que Red Bull espera que haya. "Así que estaríamos contentos de enviarlo, cortarlo, puedo enviarte uno a Milton Keynes...", bromeaba Wolff dirigiéndose a Horner.

"Ahora es la MMA"

Pero el tema, lógicamente, llegó al terreno personal. No ha sido la primera vez que Horner y Wolff se han lanzado dardos en el pasado, que son balas de más alto calibre: "Creo que la competencia es demasiado alta. No puedes esperar ir a cenar con tu rival o con otro equipo o tu enemigo, independientemente de las personalidades y los personajes. Todo lo demás no sería normal. Sin emoción negativa, sin emoción positiva, las emociones son bastante neutrales".

Horner rompía esa línea aséptica que, en ocasiones, busca mantener Wolff, diciendo una cosa y su contraria para llevar las aguas a su molino de manera políticamente correcta. "Toto y yo somos personajes muy diferentes. Operamos de diferentes maneras y no creo que vaya a pasar la Navidad con él. Probablemente no, a menos que estés de broma este año. Podría llevarme a los niños". Horner siguió marcando distancias. "Esto es duro, es la Fórmula Uno. No tienes que ser el mejor amigo de tus rivales. Creo que no sería honesto en muchos aspectos fingir una fachada cuando estamos compitiendo entre nosotros".

Wolff acertaba con el símil que utilizaba al respecto, visto lo visto en las últimas fechas. "Es el campeonato de la categoría más alta en el automovilismo y lo que comenzó como boxeo olímpico, pasó al boxeo profesional y ahora es MMA". Y si el austríaco habló de que "los guantes están sobre la mesa", Horner no desaprovechó la oportunidad en lo personal. "Creo que relación y respeto son dos cosas diferentes. Por supuesto, hay respeto por todo lo que ha hecho Mercedes, y hay respeto por todo lo que ha hecho Lewis Hamilton, pero no necesito ir a cenar con Toto o besarle en el culo, ni nada por el estilo". En ese momento, Wolff levantaba las cejas y miraba al techo. "Hay algunos otros directores de equipo que podrían, pero desde mi perspectiva es un rival". Aún quedan los asaltos más intensos de un combate que se calienta por momentos.

Red Bull Toto Wolff Fernando Alonso
El redactor recomienda