Ferrari y Carlos Sainz se echan un órdago y ganan... con "ataque de corazón" incluido
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
SEPTIMO DE PARRILLA, DETRÁS DE NORRIS

Ferrari y Carlos Sainz se echan un órdago y ganan... con "ataque de corazón" incluido

Ante el ritmo de Sainz en los entrenamientos, Ferrari se la jugó para entrar a la Q3 con una estrategia arriesgada que el español supo exprimir, terminando por delante de Leclerc

Foto: Sainz firmaba una magnífica sesión para Ferrari. (Reuters/Thaier Al-Sudani)
Sainz firmaba una magnífica sesión para Ferrari. (Reuters/Thaier Al-Sudani)

"Ay, ay, ay, ay… ataque al corazón, ataque al corazón". Carlos Sainz celebraba todavía con la tensión en el cuerpo uno de sus mejores momentos de esta temporada en una sesión clasificatoria. Se agarraba a la Q3 en un final de infarto para el español, mientras que Charles Leclerc se descolgaba en esta ocasión, desconcertado. Es la tercera vez consecutiva que el español bate a su compañero de equipo el sábado, aunque Leclerc pudo encontrar alivio al terminar la sesión cuando sus mecánicos inspeccionaron su monoplaza.

Sainz saldrá séptimo en el GP de Qatar, donde Lewis Hamilton hizo la 'pole', resultado quizás menos agradecido para el español atendiendo a su ritmo durante los tres bloques y hasta la última vuelta de la Q3, que no pudo mejorar. Sobre todo, por esa habilidad en la Q2. El español se garantizaba así un nuevo espaldarazo en su evolución con Ferrari, ofreciendo más opciones estratégicas al equipo italiano para el Gran Premio. Los dos monoplazas italianos están pegados a sus rivales de McLaren, con los que se mantendrá una titánica pugna en la carrera.

Silbando, pero de alivio

El viernes se convocaron en Ferrari los fantasmas de Portimao, las primeras vueltas de Sochi o, sobre todo, Paul Ricard. El SF21 se desenvolvía quizás mejor de lo esperado en Losail, un trazado que por su configuración y porcentaje de curvas rápidas podía recuperar al desfallecido McLaren de las dos últimas carreras. Era, por tanto, imprescindible probar a entrar en la Q3 con el neumático medio y no ese compuesto más blando condenado a torpedear a los pilotos de Ferrari en los primeros compases de carrera. Y fue Carlos Sainz quien supo defender la estrategia y desahogo del equipo italiano.

Al comenzar la sesión, Sainz y Leclerc clavaron sus tiempos con el primer intento de la Q1. Pero comenzó a abrirse una brecha entre ambos que se fue dilatando a medida que pasaba la sesión. El monegasco entró por los pelos en la Q2 y se levantaban las dudas en su capacidad para exprimir el neumático amarillo. Leclerc no enlazaba bien las vueltas clave, mientras Sainz lograba un magnífico tiempo en su primer intento con los medios. Fue cuando Ferrari se la jugó a cara y cruz con el español, al apostar también la última vuelta con medios ante el peligro de quedarse desplazado por otros pilotos con el neumático más blando. El madrileño no defraudó, pero acabó silbando de alivio.

En carrera, la de cal, y la arena

"Ha sido muy tenso, porque sigo sin tener claro que el medio sea el mejor neumático para empezar la carrera", comentaba un Sainz no totalmente convencido de la opción estratégica adoptaba, aunque quizás irremediable para el Gran Premio si no querían despeñarse en los compases iniciales de la prueba en una pista que se antoja avara para adelantar. "Era 50/50 y, estando así, intentar hacer una vuelta buena con los medios cuando ya había hecho una muy, muy buena, era arriesgado por el peligro de no pasar a la Q3. Nos la hemos jugado, ha salido mal al principio porque no conseguía baja el tiempo de la media, y los demás han debido algún error con las blandas". Fue cuando casi le da un ataque al corazón al equipo y a su piloto.

Después, Sainz logró un magnífico crono con el primer juego rojo, ya en la Q3, pero no mejoró con el segundo. Se le coló Lando Norris, con el que se volverá a jugar la salida como en Interlagos. Pero el español compensará el lastre de su compuesto más duro con que saldrá por el lado limpio en un circuito traicionero fuera de la trazada por la arena.

"Salimos con los medios rodeados de blandos, así que será complicado las primeras vueltas", explicaba Sainz, quien no se mostraba convencido de que la opción tuviera tantas ventajas como en otros circuitos. Luego, la duda es si una parada o dos. "Hemos salido con los medios por si acaso. Pero tenemos una usura de neumático delantero, como en Paul Ricard y en otros circuitos, y este viernes vimos que nosotros con el blando no vamos a ningún lado. Si queríamos dejarnos una mínima opción, debía ser con el medio y los demás yo creo que hacen igualmente una parada con el blando. No es que tengamos mucha ventaja…", apuntaba para un circuito nuevo para todos los equipos, con la incertidumbre de la degradación y la posibilidad de una o dos paradas como estrategia.

placeholder Sainz no logró mejorar su último intento en la Q3. (Reuters)
Sainz no logró mejorar su último intento en la Q3. (Reuters)

Leclerc, desorientado total

Por su parte, Leclerc se mostraba totalmente desconcertado tras quedarse en la decimotercera posición, saliendo en la séptima línea pegado al otro gran rival de Ferrari este fin de semana, Daniel Ricciardo. El monegasco no se sentía lento, simplemente sus cronos no salían como esperaba, sobre todo también en relación con Sainz, especulando con no haber sido capaz de meter sus neumáticos en la ventana de temperatura correcta.

"Normalmente soy bastante bueno para entender qué ha ido mal, en una vuelta de entrenamientos especialmente, que es una de mis mayores fortalezas. Pero en esta ocasión es muy extraño. No tenía grip en absoluto en ninguno de los cuatro neumáticos. No es que tuviera un problema de equilibrio (con el coche) o algo así. Así que tenemos que entender qué ha pasado, porque si no hay nada extraño, entonces estaré encantado de entender qué hice mal". Pero tras la revisión de sus mecánicos se descubrió que el fondo del chasis estaba roto tras el paso por un piano, lo que podría justificar su desconcierto. Los mecánicos tendrán que trabajar ahora para tener a punto el monoplaza a tiempo y poder salir desde su posición de parrilla.

Charles Leclerc McLaren Fórmula 1 Lewis Hamilton
El redactor recomienda