Cuanto mejor, peor: Ferrari y Charles Leclerc le ponen los dientes largos a Carlos Sainz
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
GRAN COMIENZO DE FERRARI

Cuanto mejor, peor: Ferrari y Charles Leclerc le ponen los dientes largos a Carlos Sainz

Leclerc se bajaba sumamente optimista del SF21 el viernes, sensación confirmada por sus tiempos. A Sainz, sin embargo, tales expectativas le sirven de poco, al menos inicialmente

Foto: Sorprendentemente, Sainz se sentía frustrado con el buen ritmo de Leclerc. (EFE)
Sorprendentemente, Sainz se sentía frustrado con el buen ritmo de Leclerc. (EFE)

¿Es una lata de espinacas la última evolución de la unidad de potencia de Ferrari? A juzgar por el ritmo en carrera de Charles Leclerc en Sochi y el rendimiento de Ferrari en las dos sesiones de libres del GP de Turquía, parece que el SF21 cuenta con más músculo para esta recta final de temporada. Y el equipo italiano acertaba con la puesta a punto inicial en Estambul. Algo que Carlos Sainz parece lamentar, porque el equipo italiano podría ser la sorpresa del fin de semana. Dependiendo de la lluvia y de ese rendimiento de los neumáticos delanteros que tan de cabeza trae en Maranello.

Tercero y segundo en ambas sesiones, Ferrari sorprendió en el trazado de Estambul. Pero solo con el monegasco, porque Carlos Sainz debía olvidarse de exprimir prestaciones a una vuelta para seguir otra ruta diferente a la de su compañero, al centrarse exclusivamente en la carrera. La cosecha se recogerá el domingo. Pero con una puesta a punto centrada en el Gran Premio y con el ritmo que ofrecía el SF21, Sainz tiene recorrido para darse un pequeño festín. "Todavía estoy motivado por la remontada que tendré que hacer, pero ahora quizás un poco menos que este jueves, porque veo dónde está Charles después de la simulación de clasificación y creo que hay potencial para luchar por un podio". Cachis.

Bien el SF21 lleno y en seco

El programa de Ferrari se daba la vuelta respecto a Sochi. Leclerc trabajaba para entrenamientos y carrera, mientras Sainz se centraba en esta última al salir desde el fondo de la parrilla por la introducción de la nueva evolución de la unidad de potencia italiana. Por ello, además de los tiempos a una vuelta, Leclerc le ponía los dientes largos al piloto español. Esperanzas, por un lado; envidia sana, por el otro.

"Hemos ido bien incluso con los depósitos llenos", confirmaba el monegasco, con unas tandas largas cercanas a las de Red Bull. Por su parte, Sainz dedicaba prácticamente las dos sesiones a rodar con depósitos llenos y sin una vuelta seca. "Tengo que reconocer que era inusual no intentar nunca una vuelta rápida con poco combustible, pero nuestro objetivo para el fin de semana es recuperar posiciones en la carrera", explicaba el español al terminar la jornada. "El coche parece competitivo y la pista ha cambiado mucho en comparación con el año pasado. El nivel de agarre es alto, diría que uno de los más altos de la temporada hasta este momento, y es importante comprender completamente cómo afectará esto al comportamiento de los neumáticos y al rendimiento del coche", indicaba.

El grano del 'graining'

Porque sobre Ferrari pende de nuevo la incógnita del rendimiento de los neumáticos delanteros, como cruelmente se confirmó en Sochi. Pirelli trae compuestos más blandos que el año pasado, y con el mayor grip que ofrece el trazado turco esta temporada al SF21 se le pueden atragantar en Estambul como a Sainz en Sochi, donde se apreció el enorme constraste con el McLaren de Lando Norris. El español no llegaba a la quincena de vueltas con el juego de la salida, mientras que el británico las doblaba. Qué hubiera sido de haber podido cubrir similar rango al del McLaren.

"Solo rodé un par de vueltas con poca carga para tener una referencia en esas condiciones, pero el 99% de la sesión lo hice con mucho combustible para comprender la degradación de los neumáticos y probar diferentes configuraciones", explicaba Sainz tras sus dos sesiones, cuyo trabajo del viernes puede rendir sus frutos para los dos monoplazas en un gran premio donde Ferrari, a decir de sus propios pilotos, podría encontrar una de las pistas más favorables de la temporada. "Traté de comprender y ayudar al equipo a entender los problemas que tenemos con los neumáticos delanteros. Este es un circuito que castiga el frontal y tiene un gran impacto en la parte delantera, con lo que sufrimos de subviraje en el coche. Estamos utilizando este fin de semana como un experimento para entender y solucionar los problemas que tenemos en el coche". Por ello, la duodécima posición en los segundos libres.

Pero Sainz miraba de reojo a su compañero de equipo, que insinuaba unas expectativas que pocas veces se han escuchado un viernes en Ferrari, donde la prudencia es la tónica general. "Esto me hace lamentar un poco no poder luchar por posiciones importantes en la calificación y en la carrera, a menos que haga una gran remontada, pero no es fácil. Este tema (la competitividad inicial de Leclerc) me hace sentir un poco deprimido". Porque Sainz ni siquiera podrá aprovechar la lluvia que amenaza en los clasificatorios, como fue el caso en Sochi, condiciones que disfruta. El madrileño anticipaba que podría remontar, pero hasta llegar a los Aston Martin, Toro Rosso y Alpine. En el caso de Carlos Sainz, este fin de semana parece que cuanto mejor, peor. De momento.

Carlos Sainz Ferrari Fórmula 1 Fórmula 1 - GP de Turquía
El redactor recomienda