Por qué resulta increíble que Fernando Alonso no suba al podio desde Hungría 2014
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
ARRECIÓ LA LLUVIA Y SE PERDIÓ EL TERCERO

Por qué resulta increíble que Fernando Alonso no suba al podio desde Hungría 2014

Para Alonso, el GP de Hungría fue la mejor carrera del año para piloto y equipo, pero la decepción de no retamar ese podio acariciado en la recta final diluía la satisfacción del resultado global

Foto: El ritmo de Alonso y Alpine en Sochi estuvo a punto de ser rematado con el podio.
El ritmo de Alonso y Alpine en Sochi estuvo a punto de ser rematado con el podio.

El lenguaje corporal, las miradas o el tono de voz indican mucho de Fernando Alonso al terminar una carrera. La pregunta era obligada poco después de acabar el Gran Premio de Rusia. ¿Es ‘triste’ la palabra adecuada para definir cómo se siente?, le preguntaba este medio al terminar la carrera. "No triste, pero no hemos tenido suerte. Seguro que hoy deberíamos estar en el podio por la ejecución de la carrera y el pilotaje...". De nuevo, las palabras iban por un lado y la mente y la mirada, por otro.

Foto: Lando Norris, abatido tras el GP de Rusia. (McLaren)

"Hace falta tener mucha suerte para subir al podio. No la he tenido hasta ahora, y no la espero en las siguientes carreras. Si llega, será bienvenida obviamente, pero creo que tenemos que trabajar bajo perspectivas realistas". Parecían premonitorias sus palabras del pasado jueves, recordando los podios de todos, sus rivales inmediatos en 2021, incluyendo hasta a su compañero Ocon. Por unos instantes, en Sochi parecía que la suerte le volvía la cara. Faltó muy poco. "La suerte nos esquivó bastante, pero como prestaciones ha sido la mejor carrera del año para el equipo y para mí". Un sexto que suele celebrarse en otras carreras sabía a agua en esta ocasión.

Otra carrera más y Fernando Alonso exhibía nuevamente ese repertorio singular de jugadas y toques de balón propios de un talento que se mueve en otra liga. Son las maniobras en pista y no las palabras u opiniones las que definen su juego, llevando de nuevo su monoplaza como en los tiempos de McLaren a resultados inusuales. Y, de nuevo, cuando las condiciones erizan de púas el asfalto, ese talento exhibe sus alas para sortearlas.

"Habría aguantado hasta el final"

Comenzó a llover a falta de cinco vueltas para terminar el Gran Premio de Rusia. Y se desató la locura. Entrar o no entrar para poner intermedios, o lograr un podio inesperado o despeñarse. Hamilton y otros se decidían por lo primero, el español se quedaba en pista. ¿Sobreviviendo y capeando el temporal? Para nada. “Fue muy divertido porque era más rápido, así que estuvo muy bien”, contestaba Alonso sonriendo a la pregunta de si lo había pasado mal en esos momentos, con otros pilotos haciendo malabarismos por aquí y por allá. Las imágenes de las manos al volante de Alonso no dejaban duda. Con un tacto exquisito mantenía su coche a un ritmo superior a sus rivales sobre un asfalto con adherencia de hielo para los neumáticos lisos.

"Una vuelta llovía en la curva 5, luego en la curva 3, una vuelta llovía más o menos, y ahí tiras una moneda al aire, alguien entró un poco antes, tuvieron muchísima suerte porque la vuelta siguiente llovió mucho y nos adelantaron. De haberse mantenido la intensidad de la lluvia inicial, con esos neumáticos habría aguantado hasta el final. Arreció fugazmente, pero lo suficiente para que mantener el monoplaza en pista se hiciera totalmente imposible. Hubo que entrar en boxes a tres vueltas del final. Disfruté cuando las condiciones eran complicadas, el coche era muy bueno. Cambiamos neumáticos muy tarde, por lo que estaban en muy buenas condiciones. Adelanté a Ricciardo, Pérez, Carlos, como dije, no era porque la gente se estrellara, fue por méritos propios porque adelantamos a la gente".

¿Pudo haber sido de otra forma? Escuchando las palabras de Marcin Budkowski, el director operativo, se entendía mejor la maquillada tristeza del piloto español. "Fernando iba ganando posiciones con neumáticos secos con lluvia ligera y decidimos dejarle en la pista. Si se hubiera reducido la intensidad de la lluvia, posiblemente hubiéramos acabado segundos, pero desafortunadamente se fue hacia el otro lado y le llamamos a boxes una vuelta demasiado tarde". Era la tristeza aliñada con la satisfacción de haber logrado cuajar la mejor carrera del año para sí mismo y para Alpine.

"La mejor carrera del año"

Con los neumáticos más duros del grupo de cabeza y desde la octava posición, Alonso se mantuvo con el gancho echado al pelotón en la primera parte de la carrera. Agazapado, esperando ganar un buen puñado de posiciones demorando al máximo su entrada en boxes. Fue segundo durante siete vueltas. Y, efectivamente, había munición a bordo. Tras la parada, desplegó la artillería con el neumático medio. Caía Verstappen, se quedó luego emboscado a unos cuatro segundos de Checo Pérez con los mismos neumáticos de seco, para acuchillarle en mojado después. Habían caído los dos Red Bull, nada más y nada menos. Ricciardo y Sainz también fueron pasados por la piedra. No parecía el "quinto o sexto monoplaza" de la parrilla, como suele recordar el español.

Alonso intentaba envolver la tristeza por ese podio acariciado fugazmente con el sorprendente rendimiento de Sochi, quizás un precedente para el futuro. "Ha sido la mejor carrera del año en rendimiento, el coche tenía buen equilibrio toda la carrera, muy rápido", resumía al final de carrera, "el podio era posible hoy, el coche volaba". Por el contrario, Ocon no entendía el porqué de su sufrimiento en el gran premio. "Los cuatro últimos grandes premios los coches han sido exactamente iguales de puesta a punto", explicaba el francés, dejando entrever que Alpine había llevado a cabo ciertas pruebas con el A521. De aquí también la esperanza que dejaba la carrera rusa. "Tenemos que ver el coche, hoy hemos sido ultracompetitivos, tenemos que entender si hicimos algo diferente para seguir así en las próximas pruebas, porque el coche fue muy rápido".

De haber cuajado, no se trataría de un podio más en esta Fórmula 1. Hungría 2014 fue el último del español. Poco faltó para que hubiera sido derribado en Sochi. El retorno de Fernando Alonso al cajón sin duda habría eclipsado la victoria número 100 de Hamilton. Así que, ¿estaba triste o no el piloto español? "No triste, pero no hemos tenido suerte. Pero cada punto que tenemos este año ha sido por méritos, porque lo merecíamos, no hemos tenido ninguna suerte, ningún regalo este año. Así que estoy orgulloso de cada punto que he logrado este año". Dejando al lado el GP de Bélgica, nueve carreras puntuando sin parar. En la última, tocando el podio con los dedos. Se notaba en la mirada. ¿De verdad que ese piloto de Sochi no sube al podio desde Hungría 2014? Parece increíble...

El lenguaje corporal, las miradas o el tono de voz indican mucho de Fernando Alonso al terminar una carrera. La pregunta era obligada poco después de acabar el Gran Premio de Rusia. ¿Es ‘triste’ la palabra adecuada para definir cómo se siente?, le preguntaba este medio al terminar la carrera. "No triste, pero no hemos tenido suerte. Seguro que hoy deberíamos estar en el podio por la ejecución de la carrera y el pilotaje...". De nuevo, las palabras iban por un lado y la mente y la mirada, por otro.

Fórmula 1 - Gran Premio de Rusia Fernando Alonso Fórmula 1 Lewis Hamilton
El redactor recomienda