Alex Albon y Guanyu Zhou: Cuando para ser piloto de F1 tienes que ser también asiático
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
MALOS TIEMPOS PARA EUROPA

Alex Albon y Guanyu Zhou: Cuando para ser piloto de F1 tienes que ser también asiático

El desplazamiento del potencial económico hacia Asia también se está reflejando en la F1, que busca presencia de pilotos de origen asiático como criterio crucial, talento al margen

Foto: alex albon
alex albon

El desplazamiento de la riqueza mundial al continente asiático, tarde o temprano tenía que traducirse en presencia de sus pilotos en las parrillas. Cada vez habrá más. Y las decisiones que se toman en la Fórmula 1 reflejan muchos otros factores además del talento que pueda tener el piloto. En ocasiones, incluso más relevancia. Por ejemplo, ser un piloto chino, o el caso de Alex Albon, ex de Red Bull.

Resulta muy chocante que Italia, uno de los más importantes de la historia del automovilismo a nivel mundial, esté intentando a través de una colecta que su único representante en la Fórmula 1, Antonio Giovinazzi, mantenga su puesto el año que viene en la categoría. A pesar de las buenas carreras que viene haciendo últimamente y demostrando que su talento merece un puesto en la parrilla, lo tiene muy difícil al competir para el mismo asiento con el piloto chino Guanyu Zhou, que aportaría a las arcas de Sauber Alfa-Romeo nada menos que 30 millones de euros.

El problema para Giovinazzi es que Zhou no es simplemente un piloto adinerado. Con sus actuaciones en las categorías inferiores de la Formula 1 ha demostrado con creces merecer un puesto en la máxima especialidad del automovilismo. Pero en un entorno económico tan incierto como el actual, es muy difícil para un equipo como el suizo decir que no a una inyección económica de calibre, cuando además quien pone el dinero da claramente la talla como piloto.

placeholder Guanyu Zhou además de descomunal apoyo económico ha demostrado talento para llegar a la Formula 1
Guanyu Zhou además de descomunal apoyo económico ha demostrado talento para llegar a la Formula 1

Europa, cada vez más irrelevante

Aunque Ferrari sea suministrador de motores para Sauber y de forma indirecta el patrocinio de Alfa-Romeo llegue por ellos, poco va a poder hacer para mantener a su protegido Giovinazzi. El acuerdo que les vincula provenía de su imposibilidad recurrente para hacer frente al pago de los propulsores de Maranello. Cuando alguien llega con dinero suficiente para pagar esa factura de los motores y además dejar algo más de una decena de millones adicionales en las arcas del equipo invita a pensar que Guanyu Zhou será más pronto que tarde el propietario del asiento en disputa.

En contra de los intereses de Giovinazzi juega que el italiano y Zhou han sido miembros de la academia Ferrari de pilotos. Por ello no sería de recibo que Ferrari no adoptara una postura neutral ante dos pilotos surgidos de sus programas de formación. Para ser miembro de la ‘Ferrari Driver Academy’, salvo contadas excepciones el peso de la billetera de los padres determina entrar en ese exclusivo colegio de élite, por lo que desde la adolescencia comienza a notarse la brecha entre los que tienen dinero y los que no. Pero hoy día pilotos talentosos pero sin recursos económicos se enfrentan a rivales que, además de multimillonarios, también conducen muy bien. De un tiempo a esta parte, la selección natural ya se hace desde las categorías inferiores donde suelen progresar los pilotos mas pudientes pero que a la vez demuestran nivel. Y cada día son más numerosos.

Por ello no sorprende que si el dinero a nivel planetario se encuentra hoy día en Asia, haya que acostumbrarse a una menguante presencia de europeos en las parrillas de y la de asiáticos más relevante. Valoremos y disfrutemos que contamos con dos pilotos en la categoría reina, porque difícil será que encontremos relevos de Alonso y Sainz en España ante la pujanza económica asiática. Los padres españoles que busquen un futuro en la Fórmula 1 para sus hijos deben de ser conscientes que además de ser muy bueno su retoño, deben contar con un mínimo de seis millones de euros sobrantes en el bolsillo. Aun teniendo el palmarés necesario para pelear por un puesto en la parrilla, puede venir un asiático y triplicar el dinero que pueden aportar al equipo en el momento definitivo del salto.

Albon y el factor de ser asiático

Veamos el caso de Alex Albon. El tailandés salió por la puerta de atrás de Red Bull el año pasado al ser muy inferior a Max Verstappen. Una situación que supondría para cualquier piloto europeo el final de su carrera en monoplazas. Pero ni su patrocinador RedBull, ni el propio promotor de la Fórmula 1 querían perderle, conscientes del enorme valor que aporta un piloto asiático en estos momentos. Cuando tanto patrocinadores como aspirantes a organizar Grandes Premios van a venir de esa parte del mundo, lo último es perder a pilotos que puedan tener tirón en esa región del planeta.

Muy buen piloto, Albon en ningún caso supera a una buena pléyade de pilotos europeos que ni en sueños habrían gozado ser repescados para la Fórmula 1 en el equipo Williams. El caso de Albon demuestra que salvo que, seas inglés o alemán, lo vas a tener muy crudo para conseguir un volante en la especialidad, si además de ser muy bueno no tienes ‘conexión’ asiática. Basta repasar las categorías inferiores empezando por el Karting para darse cuenta que la ‘deslocalización’ hacia Oriente que hace unos años se produjo a nivel industrial poco a poco está produciéndose también a nivel de talento. Olvídense si creen que casos como el de Guanyu Zhou o Alex Albon son anecdóticos. Lo que hoy parece excepción cada año que pase será más norma.

Fórmula 1 Patrocinio
El redactor recomienda