Carlos Sainz, o cuando la fortaleza mental se pone a prueba tanto como el pilotaje
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LOS EFECTOS DEL ACCIDENTE EN LOS LIBRES

Carlos Sainz, o cuando la fortaleza mental se pone a prueba tanto como el pilotaje

El segundo accidente en el plazo de siete días condicionó la clasificatoria al Sprint del español, que ahora afronta un Gran Premio sin margen para cometer más errores

placeholder Foto: Carlos Sainz. (EFE)
Carlos Sainz. (EFE)

El gesto y la mirada de Carlos Sainz eran muy diferentes al viernes después de los primeros entrenamientos. Un cierto aire apesadumbrado rodeaba su figura. Por segunda semana consecutiva habría sufrido un accidente en los libres del sábado. Y en Monza, con doble golpe a la moral y a la confianza.

No fue un buen día para Sainz, que mantenía la posición del viernes, pero con la soga al cuello de no poder permitirse error alguno en la prueba Sprint. Se quedó donde estaba en la arrancada, aunque ahora con Leclerc por delante. Para añadir sal a la herida el simulacro de gran premio, 18 vueltas de la clasificatoria Sprint, han dejado a Ferrari ante la posible tesitura de incluso ser doblados por el ganador. ¿El objetivo para el domingo? “Acabar entre los cinco o seis primeros?” Para darse palmadas en el pecho si así fuera.

Las sombras de Zandvoort

Sainz arriesgó en la variante Ascari el viernes, y también el sábado. El primer día salió bien, pero en los segundos libres salió de la pista con un violento impacto. "El golpe fue duro contra las barreras, pero me recuperé rápido. Mi preocupación principal era que el coche quedara dañado, pensaba que no podía salir a la clasificatoria Sprint, pero los mecánicos hicieron un gran trabajo". Pero a cambio de, una vez más, el peso sobre los hombros de los daños en el monoplaza, un equipo de mecánicos trabajando contra reloj, la posibilidad de un monoplaza que no quede tan fino como antes de iniciarse el fin de semana. Las sombras de Zandvoort revoloteando de nuevo. Un fin de semana vale, dos seguidos…

Pudo haber sido incluso peor, dada la velocidad de salida de pista. Las suspensiones y poco más. Pero si en Zandvoort el español se felicitaba por su remontada mental para superar el golpe psicológico y prácticamente igualó los tiempos de Leclerc en los clasificatorios, en Monza el trabajo se doblaba. Por la responsabilidad frente al equipo, y porque la carrera Sprint ofrecía un alto riesgo, sobre todo en la primera curva. Otro error, un toque, cualquier incidente, sepultaría su fin de semana. Y se notó.

Sainz fue extremadamente prudente, evitando alejarse de Gasly y el grupo que se enredaba por delante, como para dejar espacio a su propio compañero de equipo por la derecha. Los efectos de un accidente pocas horas antes.. “No salí muy allá”, reconocía Sainz después de la ‘mini carrera’, “en la curva uno todos íbamos por fuera, y nos vimos en el atasco creado por Gasly y los que estaban dentro nos han pasado". A partir de ese momento, Sainz se quedó por detrás de su compañero, en tierra de nadie. Pero también, quedaba otra tarea pendiente, importante y necesaria.

Con un canto en los dientes

“A partir de ahí, intentar recuperar un poco de sensaciones con el coche después del accidente de esta mañana”, explicaba Sainz en relación con el resto de la prueba, “ la confianza no era muy alta en la curva 8, donde me sacaba casi todo Charles, y me lo he querido tomar con calma para ir cogiendo confianza de cara a mañana”. Donde ganó el viernes perdió el sábado. "Intenté rehacer la confianza con el coche porque después del incidente no tenía mucha", explicaba Sainz. "No he querido forzar, sino recuperar las sensaciones para la carrera". Pero en Ferrari simplemente confirmaron la plantilla para el domingo de repetirse el esquema de la clasificatoria Sprint el sábado.

En solo 18 vueltas Leclerc terminó a casi 23 segundos de Valtteri Bottas. Semejante ritmo en carrera supondría terminar doblados, sin conocer todavía el comportamiento del segundo juego de neumáticos si Ferrari va a una sola parada. Las altas temperaturas y los caprichos del SF21 podrían dar otra desagradable sorpresa en la segunda parte de la carrera y perder esa posición que, por ritmo, era más que evidente el sábado. Nada que hacer con Mercedes, Red Bull y McLaren. Bottas penaliza, pero vendrá como un avión por detrás. Pérez, otro tanto. Mantener las posiciones del sábado sería para darse con un canto en los dientes para el equipo italiano.

Foto: Hamilton trata de adelantar a Norris. (Reuters)

“Es una buena posición” concluía Sainz, consciente de que la dificultad para adelantar en Monza podría jugar a favor del SF21 de no haber desagradables sorpresas en la salida, para empezar. la Prima Variante siempre es una lotería. Por delante, nada que hacer. Por detrás ni los Aston Martin ni los Alpine están cerca. “Ya veis que no tenemos demasiado ritmo. Todos los que están por delante van más rápido, y todos los que tenemos por detrás van quizás un pelín más lentos, así que más o menos esa es nuestra posición. Mañana intentaremos hacer una buena salida, a ver si nos podemos meter en la pelea y acabar entre los 5 o 6 primeros”. Pero con un peso sobre los hombros y un lastre mental para Carlos Sainz en el GP de Italia: no cabe más lugar para errores. Será cuestión de pilotaje, pero también de fortaleza mental.

Carlos Sainz
El redactor recomienda