"Cuando hace 20 años se salía... Para mí son tonterías". No, Carlos (Sainz), no es eso
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL FIASCO DEL GP DE BÉLGICA

"Cuando hace 20 años se salía... Para mí son tonterías". No, Carlos (Sainz), no es eso

A pesar de las duras condiciones ambientales del GP de Bélgica, la FIA y la Fórmula 1 gestionaron de la forma más decepcionante el desenlace de la carrera. La lluvia, cada vez más enemiga de la disciplina

Foto: Carlos Sainz, durante el GP de Bélgica.
Carlos Sainz, durante el GP de Bélgica.

"Primero de todo, decisión correcta de no correr. Toda la gente que desde casa igual critica que no salgamos en estas condiciones, cuando igual hace 20 años se salía, bah… Lo que sea... Para mí son tonterías y creo que es muy justo que hoy no se haya corrido, porque básicamente yo no veía ni aquí [estiraba su brazo], y si alguien hace un trompo a 300 km/h nos lo comemos todos. Entonces, ¿para qué arriesgar que haya una desgracia que podemos evitar por una carrera?". ¿Estamos de acuerdo o no con el análisis de Carlos Sainz tras el fallido GP de Bélgica?

“Segundo, ¿repartir puntos por una carrera que no ha habido?", continuaba el español, "me parece mal también, no se debería hacer, porque básicamente si no has competido, por qué repartes puntos por un resultado en una carrera que no ha existido”. ¿Compartimos de nuevo, o no, las palabras del piloto español?

Las críticas a la gestión del GP de Bélgica han sido atronadoras entre los aficionados, incluso entre algunas figuras veteranas del 'paddock' con experiencia de décadas. Algo significará tal reacción a pesar de entenderse las dudas sobre la celebración de la carrera belga. Pero a la inversa también existía unanimidad entre los pilotos: la mínima visibilidad impedía competir con la seguridad suficiente. No cabrían entonces las críticas, y solo restaría la resignación para los millones de televidentes, cadenas de televisión y los empapados espectadores. Pero, dos preguntas: ¿no pueden considerárse más intereses y argumentos que los de los propios protagonistas y responsables de la FIA y Fórmula 1?, ¿nunca hubo antes carreras en condiciones similares de lluvia en los 70 años de historia de la Fórmula 1?

¿Nunca se ha corrido así?

Simplificar una respuesta con la seguridad de los pilotos como bien último a proteger es otro ejercicio de riesgo. Pero habría que considerar esos otros múltiples intereses en juego que ayer fueron pateados con la resolución final al Gran Premio. Cierto, el riesgo está siempre presente en la Fórmula 1, más bajo la lluvia. Pero un tema es gestionar ese riesgo y otro retirarse tras la barrera y no correr ninguno desde la dirección de carrera, la FIA y los responsables de FOM. Realmente no hubo la sensación de que se quisiera celebrar el Gran Premio… Y ese infame simulacro final, podio incluido, se antojaba la herramienta para cerrar el fin de semana con apariencia reglamentaria y cobertura legal que, sin embargo, resultó un insulto más a los espectadores, a los aficionados y las cadenas de televisión. En este sentido, desde luego, Carlos Sainz tenía razón.

Pero en aquello otro de "cuando 20 años atrás se salía...". Quien escribe estas líneas presenció en una de las ‘pelouses’ del circuito de Estoril la primera victoria de Ayrton Senna en la Fórmula 1 bajo uno de los diluvios más colosales que puedan recordarse en un Gran Premio. ¿Por qué entonces sí y ahora no? Evidentemente, no todas las condiciones de lluvia y circuitos son iguales aunque, en el caso citado, los vídeos pueden atestiguar las de aquella jornada. ¿Y el Gran Premio de Japón de 1976? Es una leyenda de la Fórmula 1, cuando un piloto se bajó de su monoplaza y rechazó luchar por el título. Pero salió, como todos sus colegas. ¿Que los cánones eran otros en aquellos tiempos en materia de seguridad? Puede. Pero varios pilotos de la actual parrilla ya han corrido o ganado en condiciones de lluvia similares.

Un evento histórico

Por ejemplo, Vettel con Toro Rosso en 2008. Un año antes, el propio Lewis Hamilton en Silverstone, una victoria magistral, y ambas en dos pistas de alta velocidad. ¿No fueron infames las condiciones del Gran Premio de Japón de 2007? Por no recordar las de la victoria de Michael Schumacher en el GP de España, 1996. ¿O no empezó con un diluvio la famosa carrera de Donington donde Ayrton Senna incrementó su leyenda con una de las actuaciones más épicas de la historia? O la increíble proeza de Jackie Stewart en el antiguo Nurburgring en 1962, con aquellos monoplazas de papel. Pero en aquella época estaban locos, claro. Con las 'tonterías', Sainz se referiría a que no cabía argumento suficiente para justificar correr bajo condiciones tan peligrosas. Pero sus palabras no hacían justicia ni mérito a las numerosas carreras celebradas bajo la lluvia desde 1950 y a actuaciones realmente épicas precisamente por ello, las condiciones en que se lograron.

Y claro que hubo carreras interrumpidas en la historia por condiciones infames. Por primera vez, el GP de Canadá de 1971 en la vuelta 64 de 80. En 1974 y 1975 (Brasil y Gran Bretaña). En 2009 se detuvo el GP de Malasia cuando se llegaba a la mitad de la prueba. En Canadá 2011, la carrera duró cuatro horas, con varias suspensiones. La bandera roja se sacó, ya pasado el ecuador, en el GP de Brasil de 2003. Así que ¿de verdad esta es la primera ocasión de la historia en que una prueba era totalmente impracticable desde el principio y hasta tres horas y media más tarde? ¿Quedará este como ejemplo del primer Gran Premio que ni siquiera pudo empezar bajo bandera verde, pero que sí terminó de forma embaucadora con un podio? De ser así, habríamos tenido el privilegio de asistir —durante casi cuatro horas— a un evento histórico en algo más de 1.000 grandes premios.

La F1 y la lluvia se repelen

“Desde la perspectiva de la FIA y junto con la Fórmula 1, la seguridad es fundamental para los pilotos, los equipos y los espectadores. Dimos toda oportunidad posible bajo las normas de código deportivo para tener la mejor oportunidad para poder completar la carrera. Así que es un infortunio que en esta ocasión no pudiéramos completar toda la distancia. Intentamos ver si podíamos lograr una ventana en el tiempo para tener alguna actividad”, justificaba el director de carrera. Eso sí, se completó un simulacro absurdo que daba cobertura legal a las potenciales consecuencias económicas hacia terceros que podía acarrear semejante desenlace. En esta ocasión, además de la lógica seguridad de los pilotos, también se protegían los intereses de la Fórmula 1 y la FIA. A los del resto, que les den. Hasta el propio Zak Brown reconocía que semejante desenlace no debía haberse producido y que habrá que implementar otras soluciones en el futuro.

Monoplazas de difícil manejo en lluvia por su compleja y sensible aerodinámica, que generalmente son reglados para seco a pesar de la lluvia, como reconocía Sainz el viernes, con imposibilidad de cambiar por reglamento su configuración de sábado a domingo, con neumáticos de agua poco probados y de escaso rendimiento, por temor a los daños de costosas máquinas... Junto a una reglamentación obsesiva y burocratizada que ha ido asfixiando la acción en pista, con el creciente —aunque lógico— temor a las consecuencias de los accidentes. Con los años, Fórmula 1 y lluvia ya se repelen. Pero ahí estaban los aficionados, fieles en la espera a que sus ídolos rodaran algo más que tras un coche de seguridad. Para ellos, sin embargo, ni agua.

"Primero de todo, decisión correcta de no correr. Toda la gente que desde casa igual critica que no salgamos en estas condiciones, cuando igual hace 20 años se salía, bah… Lo que sea... Para mí son tonterías y creo que es muy justo que hoy no se haya corrido, porque básicamente yo no veía ni aquí [estiraba su brazo], y si alguien hace un trompo a 300 km/h nos lo comemos todos. Entonces, ¿para qué arriesgar que haya una desgracia que podemos evitar por una carrera?". ¿Estamos de acuerdo o no con el análisis de Carlos Sainz tras el fallido GP de Bélgica?

Lluvia Carlos Sainz
El redactor recomienda