"No, aunque quizás sí..." Por qué Carlos Sainz y Ferrari pueden aspirar a otro podio en Spa
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA NUEVA FILOSOFÍA DE FERRARI CON EL SF21

"No, aunque quizás sí..." Por qué Carlos Sainz y Ferrari pueden aspirar a otro podio en Spa

A pesar de que desde Ferrari se evite crear cualquier tipo de expectativas previas, Sainz y el equipo italiano cuentan con argumentos para lanzar alguna que otra campana al vuelo

Foto: Sainz llega de lograr el podio en Hungaroring, y podría contar con opciones en Spa, más si cabe en caso de lluvia
Sainz llega de lograr el podio en Hungaroring, y podría contar con opciones en Spa, más si cabe en caso de lluvia

Carlos Sainz es fiel a sus costumbres, y volvía a Spa tras pasar por Maranello desde sus tradicionales vacaciones en Mallorca. Del mar y el sol, a las bajas temperaturas y la previsible lluvia que espera al GP de Bélgica. Del podio de Hungaroring a…

Porque el piloto español, Charles Leclerc y Ferrari ya comienzan cada fin de semana enfriando cualquier tipo de expectativas. En parte, ante los caprichos del SF21 en según qué pistas y condiciones ambientales, además de la incertidumbre tras el nuevo rumbo técnico adoptado en Maranello desde Francia. También porque Spa exige ‘chicha’ de la unidad de potencia, no precisamente la mayor virtud del monoplaza italiano. Pero desde la tormenta de Paul Ricard la progresión de Ferrari invita a no descartar en Spa el podio con los antecedentes de las últimas carreras. Y si llueve, mejor para Carlos Sainz.

“Todo puede ocurrir viendo las carreras de Silverstone y Hungaroring”, avanzaba Carlos Sainz. “Creo que esta pista en particular es bastante difícil para nosotros", avisaba Charles Leclerc, “pero por otro lado ya hemos tenido algunas sorpresas este año, y esperemos que llegue otra este fin de semana y seamos más competitivos de lo que pensábamos antes de venir. Pero sobre el papel, no parece una pista muy fuerte para nosotros”, remataba el monegasco. Una canción que también cantaba antes del GP de Gran Bretaña (“Una de las peores pistas del año”, avisaban en Ferrari), donde el monegasco logró su primer podio. No, pero quizás, aunque puede que sí, parecen ser los versos desde Ferrari para el GP de Bëlgica.

“Todavía tengo mucho margen”

Sainz agradecía la pausa veraniega para su estado físico y mental, que delataba su bronceado. "Me siento regenerado y listo para correr, aunque es una situación un poco extraña no saber exactamente cómo será el calendario, ya que las cosas cambian cada semana” explicaba sobre la cancelación del Gp de Japón y las dudas para alguna otra carrera. Y antes de comenzar Sainz retomaba el discurso final de Hungría. "En términos de puntos, obviamente ha sido mi mejor comienzo en la F1, 83 por los 51 del año pasado. Pero siento que lo he hecho mejor en otros años en lo que respecta a la primera mitad de la temporada. Creo que en mi segunda o tercera (en otros equipos) había maximizado el potencial del monoplaza todos los fines de semana. Obviamente ahora tengo más puntos porque manejo un coche más competitivo que entonces. Creo que todavía tengo mucho margen. Sigo siendo crítico y analítico conmigo, porque sé que podemos maximizar lo que podemos hacer”.

Sainz reconocía también que sintió cierto alivio al comprobar que pronto estuvo en los tiempos de Leclerc a pesar de su inexperiencia en ciertas áreas del monoplaza. "Ahora se trata de mejorar las salidas, las primeras vueltas, saber qué hacer con el coche al pasar de la Q1 a la Q2 y la Q3. Tengo que maximizar el rendimiento, entender cómo hacer el mejor uso de los neumáticos, cómo manejarlos. Hay tantas cosas complejas, como explotar la estrategia con el equipo, las comunicaciones como se vió en Hungría, hay cosas que deben ajustarse antes de que funcione perfectamente todos los fines de semana”.

El mayor desafío de Spa

En lo deportivo, Spa es envuelto en una nebulosa por parte de los dos pilotos de Ferrari. Trazados tan opuestos como Hungaroring y Silverstone dieron dos podios a sus Ferrari. En todo caso, Spa da argumentos para sorprender una vez más, o lo contrario, según se mire. Como el precio de rodar prácticamente con el pie a fondo desde la primera curva de La Source hasta el final de la recta de Kemmel, en subida. Todo un desafío para la unidad de potencia italiana. El trazado belga pondrá en evidencia hasta qué punto Ferrari ha recuperado parte del desaguisado esta temporada. Pocos circuitos como Spa para confirmarlo.

“Sabíamos que teníamos un déficit, pero este año parece mucho mejor y somos mucho más competitivos en este tipo de trazados. No voy a mentir, no es nuestro circuito favorito y no parece que vayamos a liderar el grupo medio con estas largas rectas", explicaba Sainz. Pero cabe lograr un equilibrio compensando en otras partes del circuito, como la primera horquilla, la chicane antes de entrar en meta o el sector intermedio. A fin de cuentas, Silverstone iba a masacrar al SF21 y Charles Leclerc siempre rodó en el cuarteto de cabeza. "Pero sería suficiente con intentar estar con los McLaren y el resto de la parrilla para rodar detrás de los líderes. Éste es nuestro objetivo. Las carreras están precisamente para correr así que como en Hungría o Silverstone todo puede ocurrir”.

El nuevo enfoque de Ferrari

El trazado belga también ofrece otro desafío adicional para Ferrari: cómo reaccionará el SF21 a la nueva filosofía técnica adoptada por el equipo italiano, que Mattia Binotto resumía durante la pausa veraniega con un golpe de flash que resumía lo vivido desde Paul Ricard. “En Francia y carreras anteriores, de media y en comparación al resto de la parrilla, éramos quiénes más gastábamos neumáticos delante. No solo en Francia, pero en la mayor parte de las carreras. Y si desgastas, es porque deslizas con el tren delantero, así de simple”. Desde las dos carreras austríacas tomó cuerpo otro patrón: Ferrari perdía terreno el sábado, pero lograba meter sus neumáticos en una ventana de rendimiento más competitiva en carrera. Tanto, que al margen del idóneo trazado de Mónaco para el SF21, Leclerc y Sainz subían al podio en pistas tan diferentes como Silverstone y Hungaroring,

“Intentamos una puesta a punto más equilibrada en términos de subviraje y sobreviraje, deslizar menos con el eje delantero, y cualquier que hayan sido los pasos en esa dirección han confirmado ser los correctos”, confirmaba Binotto, "de modo que el neumático no es ahora un factor tan crítico como en el pasado", pero sí la unidad de potencia en Spa. En todo caso, Binotto confirmaba el precio a pagar por esta progresión el domingo: “Hemos comprometido ligeramente la puesta a punto a una vuelta, pero no demasiado. Ahora, es cuestión de que los pilotos se adapten a esta puesta a punto, que lo están haciendo”.

Mientras tanto, parece que la lluvia añadirá más alicientes a las incógnitas de Ferrari. Echando la vista atrás al rendimiento de Carlos Sainz en Spa en categorías inferiores durante su trayectoria, y si llegara la anunciada lluvia belga, quizás se den motivos para lanzar alguna que otra campana al vuelo. De Ferrari, por si acaso, no fiarse. En el mejor de los sentidos.

Carlos Sainz Ferrari Charles Leclerc Fórmula 1 Fórmula 1 - GP de Bélgica
El redactor recomienda