¿Bottas o Russell en Mercedes? Cuando para ganar a veces hay que ser un perdedor
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL DILEMA DE Toto Wolff

¿Bottas o Russell en Mercedes? Cuando para ganar a veces hay que ser un perdedor

Aunque los rumores dan ya a George Russell en Mercedes, el GP de Gran Bretaña escenificó que las opciones de Valtteri Bottas pasan por asumir su condición de segundo espada, una de sus bazas para seguir con Hamilton

placeholder Foto: Russell no salió bien parado dentro y fuera de la pista tras su accidente con Bottas en Imola
Russell no salió bien parado dentro y fuera de la pista tras su accidente con Bottas en Imola

Piloto A. En los momentos finales del Q2 del GP de Gran Bretaña rueda prácticamente en solitario en la pista ante casi cien mil espectadores. Las cámaras se concentran plenamente en cada uno de sus espectaculares evoluciones al límite en un circuito como tan amplio y veloz como Silverstone. El público contiene la respiración pero cuando entra en la meta explota en un tremendo rugido. El piloto se colaba inesperadamente en el Q3 con un monoplaza con el que su mismo compañero se quedaba en el Q1. En el Red Bull Ring había logrado algo parecido.

Piloto B. Cuando terminaba el Q3 contestaba sonriente ante la cámara. Su compañero había logrado la pole gracias al rebufo proporcionado en los momentos clave de la sesión. El equipo rival había dominado hasta el momento, pero perdía en parte gracias a esa ayuda. “Sí, el acuerdo era lograr un buen resultado para el equipo” contestaba sonriente ante las cámaras.

Tanto el piloto A como el piloto B luchan por el mismo asiento en 2022. Cada uno, jugando sus bazas. Uno, explotando al máximo una maquinaria por debajo de su potencial. El otro, asumiendo una actitud disciplinada, aceptando un rol secundario en el que puede radicar su renovación. Es el caso de George Russell y Valtteri Bottas, que se disputan el segundo Mercedes a partir de la próxima temporada. ¿Cómo no elegir al primero por delante del segundo, el talento frente a la conformidad? Cada piloto ofrece sus argumentos, aunque opuestos. Pero según los intereses de Toto Wolff, tanto los de Russell como los de Bottas podrían ser válidos.

Limpiando el Mercedes de calle

Desde que en 2017 llegara al equipo alemán, Bottas lanzaba su proclama de rigor cada año: sería la temporada en la que batiría a Lewis Hamilton. Para 2021 no hubo semejantes planteamientos. Se trataba del año de su renovación, y en la espalda llevaba la pesada carga del GP de Bahrein, derrotado en el apresurado debut de Russell con Mercedes. Si a Hamilton aquel episodio debilitó su posición negociadora para renovar de cara a 2021, con Bottas fue otro tanto para su continuidad en 2022. Hoy Bottas es un piloto al servicio del británico y del equipo, no de sus propio intereses. Y está plenamente resignado a ello.

Silverstone lo escenificó perfectamente. El fin de semana comenzaba con los rumores en el paddock de un Russell ya firmado por el equipo alemán. El británico jugaba con doble baraja, y se insinuaba con medias verdades. Mientras, mandaba mensajes en las redes sociales limpiando su Mercedes de calle. Aseteado por los medios, Wolff dejó clara su posición. “Estamos contentos con la carrera de Valtteri en Austria, en mi opinión fue muy buena y necesita consolidarla. Es un factor ya conocido. De la misma manera, conocemos las debilidades y fortalezas de George, y la decisión se tomará durante el verano. Tendremos discusiones con los dos y esperemos que el tema esté resuelto antes de final de temporada. Valoramos a los dos por sus fortalezas y por lo que pueden contribuir al equipo”. Perfectamente definido, pero las virtudes de uno son también los defectos del otro.

placeholder Russell quiso escenificar en Imola su candidatura para Mercedes, pero le salió el tiro por la culata
Russell quiso escenificar en Imola su candidatura para Mercedes, pero le salió el tiro por la culata

Ni chistar

Durante la carrera, Bottas ya había sido aleccionado por el jefe, como reconocería el propio Wolff después de la carrera. Su docilidad fue total. Incluso resultaba llamativo verle cumplir las instrucciones del equipo para ponerse en paralelo a Hamilton y transmitir el parte de daños que podía observar desde el exterior. A pesar de la sanción a Hamilton, no opuso la menor resistencia a las órdenes para dejar pasar a su compañero. De manera oscura, Bottas fue también clave para la victoria del británico en Silverstone. Hamilton se deshizo en elogios con su compañero, como también Wolff, quien sin embargo dejó claro que el finlandés ya está supeditado a Hamilton el resto del año. “Es muy importante porque, estadísticamente sus opciones para el título son muy pequeñas en comparación a Lewis, que está en la pelea. Lo hemos discutido y, por duro que sea, no hay margen para el error aquí en el campeonato de este año”.

Wolff, por tanto, tiene la opción de un piloto que no pone en aprietos a Hamilton -demasiado sensible en estas situaciones- y trabaja en condición subordinada. O, por el contrario, la opción de uno de los talentos más prometedores de la parrilla que no le facilitará la vida en el equipo y comprometerá la estabilidad de los últimos años. “Sabemos que no tiene un paquete competitivo, es mejor este año pero no en los últimos dos, y creo que hacía algo especial cada fin de semana que era magnífico ver desde casa”, le piropeaba Fernando Alonso recientemente, “esto es algo que siempre te impresiona”. Ahí estaba la dedicatoria en el intercambio de cascos con el español. “A un futuro campeón del mundo”, y el aprecio de Alonso en esa escena tras haberle robado su primer punto en 2021 en Austria.

placeholder La dedicatoria de Alonso a Russell en su intercambio de cascos
La dedicatoria de Alonso a Russell en su intercambio de cascos

Dos opciones muy diferentes

Russell llama a gritos por un monoplaza de mayor calibre, pero es precisamente Toto Wolff quien tiene los derechos sobre su futuro, y está por ver si quiere a un piloto que tensará la cuerda a Hamilton y, con ello, amenazar la dinámica de estos últimos años en el seno de Mercedes. Sin duda todo este paisaje latía en el espectacular accidente que ambos pilotos sufrieron en Imola, cuando Russell intentó un adelantamiento arriesgado sobre un Bottas fuera de posición, una imagen que hubiera ridiculizado al finlandés. Pero salió mal, y Russell pagó un alto precio, como él mismo reconoció. “Hubo mucha mano dura”. Wolff le bajó los humos en público y en privado. Inteligente, con un punto de altanería bien modulado por esa inteligencia, Russell reconocía que hubo de pasar por el psicólogo para asimilar la decepción de Bahrein del pasado año. Cuando Wolff habla de virtudes y debilidades de sus candidatos, también las tiene Russell. De hecho, el austríaco alababa las cualidades personales de Bottas, parecía lanzar sus indirectas hacia el británico.

Tan solo queda un gran premio antes de la pausa veraniega. ¿Cuál será la decisión de Toto Wolff? La lógica apuntaría hacia el talento, pero la racionalidad de los intereses quizás aconseje apostar por la subordinación. Habrá que confirmar si el austríaco se decide a la vuelta de agosto. En este sentido, significaría que ya ha tomado la decisión de Russell. O quizás prefiera contar con un escudero satisfecho dispuesto a ayudar a su compañero como compensación a una renovación de contrato. En todo caso, siempre queda tiempo para subir a Russell a medida que la retirada de Hamilton se acerque. Quizas también siga alejando el señuelo al finlandés hasta finales de año, y luego le agradezca los servicios prestados. Con un contrato, o sin él. Que nada extrañe, porque ya sabemos que en la Fórmula 1 todo puede ocurrir

Valtteri Bottas Lewis Hamilton Fernando Alonso Toto Wolff Silverstone Fórmula 1 - GP de Bahrein
El redactor recomienda