¿Hamilton o Verstappen? Ganará quien mejor use su cerebro y no solo su monoplaza
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
cómo romper tanta igualdad en la pista

¿Hamilton o Verstappen? Ganará quien mejor use su cerebro y no solo su monoplaza

Aunque Max Verstappen mantenga la iniciativa con sus victorias en las últimas carreras, la actitud mental de los dos pilotos será decisiva para el título, al margen de la competitividad de sus coches

Foto: Verstappen y Hamilton en el pódium del G.P. de Estiria
Verstappen y Hamilton en el pódium del G.P. de Estiria

Si bien la igualdad en pista entre Max Verstappen y Lewis Hamilton es manifiesta en 2021, el enfoque de ambos a la hora de expresar sus emociones dice mucho de cómo afrontan psicológicamente la batalla por el título.

Durante estas últimas carreras es sin duda un ejercicio muy interesante analizar el lenguaje corporal y la comunicación verbal de los dos aspirantes al campeonato Los dos pilotos se encuentran en una situación inédita en sus carreras, o cuando menos no vivida por ellos desde hace muchos años: mientras el británico tiene que luchar frente a un rival que le está apretando las tuercas como nunca, eñ actual líder del campeonato afronta la posibilidad de conseguir su primer título de campeón desde la época que competía en karting.

Por mucho que pilotos o equipos minimicen o magnifiquen sus diferencias según les convenga, la realidad es que la igualdad entre ambas facciones es extraordinaria, y nos está brindando un espectáculo con los mimbres para una temporada legendaria ante lo cerrado del duelo entre sus protagonistas. Cada detalle, por nimio que sea va a contar y, probablemente, el factor psicológico será uno de elementos clave. Veamos cual es la situación y el enfoque que está dando a la misma cada piloto.

placeholder Hamilton mostró cierto abatimiento ante la derrota que le infligió Max Verstappen
Hamilton mostró cierto abatimiento ante la derrota que le infligió Max Verstappen

Un Lewis Hamilton desconcertado

Aunque con la cautela de unas declaraciones en caliente justo después de la derrota, fue muy significativo escuchar a Lewis Hamilton al terminar la carrera. Toda su explicación por no haber ganado en el Red Bull Ring se resumía en las flaquezas de su coche, en el posible peor trabajo de su equipo, o incluso en sugerir ventajas técnicas no del todo claras del coche del ganador Max Verstappen. Ni una sola mención al mérito de su rival. Toda la cuestión se reducía a su supuesta inferioridad mecánica. Demostrar autoconfianza está muy bien, pero ¿es este el mejor enfoque posible? ¿Equipo propio y rival van a recibir bien esa aparente arrogancia de desentenderse totalmente de la responsabilidad en la derrota?

Su mensaje chirría bastante con ese espíritu de equipo del que tanto han presumido siempre Mercedes y Lewis Hamilton. Cuando dominas con una superioridad insultante siempre es más fácil mostrar tu mejor cara y poblar tu comunicación de mensajes bonitos e inspiradores. Sin embargo, ya se sabe que es en la dificultad cuando de verdad se conoce a una persona y a un equipo.

placeholder Max Verstappen vive un momento dulce en su lucha frente a Lewis Hamilton
Max Verstappen vive un momento dulce en su lucha frente a Lewis Hamilton

Un Max, ahora menos ‘Mad’

Por el lado de RedBull y Max Verstappen, tampoco ellos han sido ejemplo de actitud a seguir cuando las cosas vienen mal dadas. No hubo más que ver la reacción de Max por ejemplo pegando patadas al neumático en Bakú justo después de sufrir su reventón para evidenciar una falta de autocontrol bastante infantil. Aún lógica la frustración al perder una victoria que entregas en bandeja a tu máximo rival, conviene recordar que el piloto holandés ya no es ningún debutante, ni aquel adolescente que precozmente en debutó en Fórmula 1.

En todo caso, es innegable también que estamos ante un Verstappen más maduro, más sereno en sus declaraciones y como consecuencia de ello, no cometiendo errores reseñables según van pasando las carreras. Esa serenidad ha tenido continuidad también en su equipo, y pese a estar bajo la lupa por sospechas de traspasar los límites de la legalidad en cuestiones técnicas, la ausencia de jugosos titulares periodísticos desde Red Bull es el mejor termómetro de lo centrados que están en su objetivo. Por el lado de Mercedes, de un tiempo a esta parte están intentando hacernos creer una superioridad técnica manifiesta del RedBull, que Toto Wolff, lejos de atemperar el mensaje, apaga los fuegos con gasolina con mensajes como el de Red Bull Ring, en el sentido de que ya han parado la evolución de su monoplaza, al contrario que el equipo austríaco.

El camino para el título mundial no será un camino de rosas para Max Verstappen y RedBull, como tampoco nadie cree que Mercedes y Lewis se resignen a perder el título tan pronto. La lucha al límite llegará hasta el último metro de competición de esta temporada. Javier Bonilla, especialista en psicología deportiva y de gran experiencia con pilotos de coches y motos, apunta algunos datos sobre cómo deberían afrontar mentalmente el desafío ambos contendientes..

Derrotismo versus positividad

"Hamilton, -explica Bonilla- se enfrenta a una situación nueva para él, donde desempeña un papel muy distinto al que ocupaba antes. Ante una situación como la suya, el deportista necesita buscar una explicación que siempre gira, aunque sea de forma inconsciente, en base a tres magnitudes: ¿Soy culpable yo o el equipo? ¿Esta desventaja va a ser permanente o es momentánea? ¿Se debe a una circunstancia específica como un circuito concreto, o va a pasar siempre? La respuesta de Hamilton a todas estas preguntas ha sido, en general, mostrar abatimiento, que si bien es comprensible nada más ser derrotado, según Bonilla debe ser corregido para que ese derrotismo no se apodere de la situación: “Pasados unos días y en frío, puede cambiar ese discurso y arengar a su equipo en el sentido de demostrarles que no son peores y juntos son perfectamente capaces de darle la vuelta a la situación”.

Por el lado de Verstappen, el psicólogo advierte que es muy necesario que mantengan el foco sin mirar demasiado a su rival. “Cuando las cosas salen bien, es fundamental aprovechar el momento dulce, aprovechar que ves débil a tu rival y no dispersarte con cualquier otra cosa que no sea mantener esa corriente positiva. Verstappen debe intentar estar centrado en su objetivo y olvidarse de lo que pueda hacer Hamilton, mantener la presión competitiva y animar al equipo a seguir mejorando. Si empieza a mirar y preocuparse por lo que haga Hamilton, empezará a estar a la defensiva y romperá esa ola de positividad".

Javier Bonilla coincide que toda esta comunicación corporal y verbal de los pilotos será clave para la consecución final del título. Para el piloto, más allá del pilotaje, que es lo único que está bajo su control, el efecto sobre un grupo humano de creer firmemente o no en sus posibilidades influye mucho en el estado de confianza, un estado que inmediatamente se trasladará a todos los miembros de ese equipo. Habrá que comprobar si Max Verstappen sigue centrado en su objetivo en esta segunda parte del campeonato y no le entra ‘el miedo a ganar’, o si el ‘derrotismo’ de Lewis Hamilton se queda o no en algo simplemente anecdótico, y remonta con la fuerza y talento que le convertido en de los pilotos más grandes de la historia.

Max Verstappen Lewis Hamilton Fórmula 1 Toto Wolff Mercedes Red Bull
El redactor recomienda