Es noticia
Menú
Tres razones por la que deberíamos seguir a Alex Palou: ya es un ‘Big in USA’
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
ALEX PALOU VENCE DE NUEVO

Tres razones por la que deberíamos seguir a Alex Palou: ya es un ‘Big in USA’

Palou logró la segunda victoria en el IndyCar y se convierte a claro aspirante al título, un logro que sería histórico para el automovilismo español. Y cada día es más estrella en Estados Unidos

Foto: Un Alex Palou exultante celebra su segundo triunfo de la temporada
Un Alex Palou exultante celebra su segundo triunfo de la temporada

Alex Paloul logró este pasado fin de semana su segunda victoria en Indycar y ya es el líder del campeonato. El domingo fue un día grande para el deporte español al otro lado del Atlántico, pues junto a la alegría de la victoria de Jon Rahm en el Open USA, casi de forma simultanea, el barcelonés Alex Palou logró la victoria en Road America, uno de los templos sagrados del automovilismo estadounidense.

Desafortunadamente, el eco ayer de las dos proezas de nuestros compatriotas fue desigual, pues si bien la victoria de Rahm en uno de los ‘Majors’ del mundo del golf tuvo extensa difusión, la victoria del piloto catalán pasó bastante mas desapercibida en los medios de comunicación. Es cierto que ganar un ‘Grand Slam’ del golf es un hito especial e incluso en este caso concreto, algo histórico para nuestro país, pero no hay que olvidar que hace apenas unas semanas el propio Palou estuvo apenas a unas décimas de vencer en las 500 millas de Indianápolis, que es parte de la ‘Triple Corona’ del automovilismo junto al G.P. de Mónaco de F1 y las 24 horas de LeMans, y tampoco hubo demasiado eco de aquella hazaña por España.

Alex Palou, merece sin duda un seguimiento mucho mayor del que viene recibiendo. Y a continuación les sugerimos tres buenas razones por las que deberíamos seguir con atención los pasos del joven barcelonés, porque va camino este año de lograr una de las gestas mas importantes de la historia del automovilismo español.

placeholder Palou (Ganassi), superó a Newgarden (Penske) a dos vueltas del final y logró el triunfo en Road América.
Palou (Ganassi), superó a Newgarden (Penske) a dos vueltas del final y logró el triunfo en Road América.

Cada vez más estrella en América

De momento, el piloto español es tan sólo un piloto revelación extranjero en un deporte que se sitúa ahora mismo entre el noveno o décimo con mayor seguimiento en el país. Su estatus por ahora no tiene nada que ver con el de estrellas actuales del automovilismo consolidadas en EE.UU, como son Scott Dixon o Josef Newgarden, o incluso su compañero de equipo Jimmie Johnson, quien está pasando ‘la crisis de los cuarenta’ al debutar en monoplazas después de haber ganado todo lo habido y por haber en la Nascar, la especialidad automovilística verdaderamente mediática en Norteamérica.

Sin embargo, esta victoria confirma que Palou no es ni mucho menos flor de un día, y sí un firme candidato a lograr el campeonato Indycar y muchas mas victorias en esta especialidad. Ganar en un circuito como Road América a Newgarden, (la estrella del equipo Penske) no es cualquier cosa, pues hablamos del equivalente a Spa Francorchamps en Estados Unidos. Como el propio Palou reconocía al termino de la carrera, su debut aquí en un equipo de mitad de parrilla como Dale Coyne Racing le sirvió para llamar la atención de un grande como es el Team Ganassi, y ahora y el está respondiendo a esa confianza con resultados.

placeholder Palou está respondiendo con creces a la confianza que depositó en él Chip Ganassi, el dueño de su actual equipo.
Palou está respondiendo con creces a la confianza que depositó en él Chip Ganassi, el dueño de su actual equipo.

Alex es un chaval sencillo, pero tiene personalidad y carisma. En su equipo le dicen que les recuerda en algunas cosas a Alex Zanardi, el piloto que a finales de los noventa disparó al estrellato a esta escudería. Para llegar hasta aquí, el catalán ha tenido que luchar buscando apoyos para correr en Europa primero y posteriormente en Japón. Han sido su talento y dedicación lo que le ha puesto en el privilegiado asiento que hoy día ocupa. Por desgracia, su eclosión deportiva coincidió con el fin de las ‘vacas gordas’ del patrocinio deportivo en España.

A pesar de estas circunstancias, o quizá gracias a ellas, Palou simplemente agradece haber podido lograr su sueño, dedicarse profesionalmente al automovilismo: "Soy una persona normal, que tenía el sueño de convertirme en piloto de carreras y tuve algo de suerte", comentó Palou cuando fue preguntado en la television estadounidense acerca de qué deberían saber los fans americanos sobre la nueva revelación de este deporte. "Uno de mis sueños, junto a ser piloto de carreras, era vivir en algún momento en Norteamérica, no sabía dónde, cuándo o por qué, solo quería vivir aquí y experimentar vivir aquí". Viendo como crece exponencialmente su base de seguidores en ese país todo apunta a que el sueño del bueno de Alex va a ser de largo recorrido.

Un campeonato en alza

Tradicionalmente, el Indycar fue el campeonato automovilístico mas importante del mundo después de la Fórmula 1. Sin embargo, la guerra civil del automovilismo norteamericano liderada a mediados de los noventa por Tony George, hasta hace poco dueño del circuito de Indianápolis, mató la popularidad y éxito comercial de la que disfrutaba no solo en los Estados Unidos sino también a nivel global. Sólo dos decadas después de su clamoroso derrumbe el campeonato empezó a recuperar parte de su fuerza de antaño, este año está viviendo un cierto despegue gracias a Roger Penske quien, a través de una de las empresas de su imperio, está logrando que las carreras sean un éxito de público (pese a las limitaciones de la pandemia) y, lo que es aun mas importante, aumentando de forma notoria el seguimiento televisivo y digital.

A este despegue, seguro que no es ajeno el interés que genera la lucha feroz entre la nueva camada de talentos encabezada fundamentalmente por el propio Palou y por el mexicano Pato O’Ward, frente a las estrellas consolidadas del campeonato como son Scott Dixon, Will Power o Josef Newgarden. Jovenes y veteranos, mucha variedad de ganadores, coches espectaculares de ver y escuchar, y la especialidad está recuperando puestos en el ranking de deportes más seguidos en USA. No olvidemos que hacia 1995 la Indycar era el quinto deporte con mayor seguimiento en Norteamérica, después del futbol americano, el basket, el beisbol y el hockey hielo. Queda aún camino por recorrer, pero que estamos ante una especialidad en alza es un hecho.

placeholder Road América, donde Palou logró su segundo triunfo en Indycar, es una de los circuitos más míticos y exigentes de América
Road América, donde Palou logró su segundo triunfo en Indycar, es una de los circuitos más míticos y exigentes de América

Un posible futuro en Fórmula 1

No es descartable que con su explosión en Estados Unidos Palou entre en el radar de la Fórmula 1 si su brillante trayectoria continúa e incluso acaba este año ganando el campeonato. En el IndyCar siempre han competido ex pilotos de Formula 1 de velocidad contrastada, como es el caso este año de Romain Grosjean o Kevin Magnussen, un excelente y tentador aval para los equipos de la especialidad reina del automovilismo.

Tema aparte es que el piloto catalán quisiera dar ese salto llegado el caso pues, salvo que se trate de alguno de los equipos punteros, la mayoría de los pilotos europeos que han triunfado en América se quedan casi siempre a vivir allí de forma permanente. El sueño de la Fórmula 1 tiene un precio que muchas veces no compensa cuando eres un ‘Big in the USA’, como parece que va a ser en breve Alex Palou.

Alex Paloul logró este pasado fin de semana su segunda victoria en Indycar y ya es el líder del campeonato. El domingo fue un día grande para el deporte español al otro lado del Atlántico, pues junto a la alegría de la victoria de Jon Rahm en el Open USA, casi de forma simultanea, el barcelonés Alex Palou logró la victoria en Road America, uno de los templos sagrados del automovilismo estadounidense.