Cuando piensas que tu coche es un camión, pero no quieres acabar como Prost en Ferrari
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DIFíCIL CARRERA PARA FERRARI

Cuando piensas que tu coche es un camión, pero no quieres acabar como Prost en Ferrari

El equipo italiano salió en dirección a Austria con los dos coches fuera de la zona de puntos y dejando una preocupante impresión de desempeño en carrera

placeholder Foto: Carrera difícil para Carlos Sainz. (EFE)
Carrera difícil para Carlos Sainz. (EFE)

El Gran Premio de Francia supuso un fracaso sin paliativos para Ferrari, que se las prometía muy felices después de demostrar tener el tercer coche más rápido en clasificación. El equipo italiano salió en dirección a Austria —sede de las dos próximas carreras— con los dos coches fuera de la zona de puntos y dejando una preocupante impresión de desempeño en carrera.

Después del buen rendimiento mostrado durante la clasificación, Binotto y los suyos tenían expectativas bien diferentes para la carrera. Con cautela, puedes pensar que quizá McLaren tenga mejor ritmo en carrera que tú, incluso que el Alpha Tauri de Gasly, en un arranque de inspiración y estrategia del equipo, te supere, pero verse superado por prácticamente todos los equipos de la parrilla resultaba para toda la Scuderia muy difícil de explicar.

Y poco puede culparse de este fiasco a los pilotos, pues ni Carlos Sainz —undécimo— ni Charles Leclerc —decimosexto— cometieron errores que se les puedan reprochar. En el caso de Sainz, incluso cabe hasta felicitar su bravura, pues gracias a su titánica lucha tratando de mantener el coche en pista a toda costa estuvo a punto de salvar la honrilla de lograr el punto de la décima plaza.

placeholder En la imagen, se aprecia el deterioro en el neumático delantero izquierdo de Carlos Sainz.
En la imagen, se aprecia el deterioro en el neumático delantero izquierdo de Carlos Sainz.

Poco margen para rectificar

No es ciertamente un panorama muy halagüeño saber que apenas hay tiempo para rectificar, pues en apenas cuatro días los coches estarán de nuevo en el RedBull Ring. Más inquietante aún es el asunto después de conocer que Pirelli llevará a la siguiente carrera los mismos tipos de neumáticos que en Francia. Al menos, la distancia entre la fábrica de Ferrari y la pista austríaca es relativamente pequeña y, aunque no se esperan soluciones milagrosas, de aparecer alguna solución mecánica o aerodinámica de última hora, son apenas cinco horas por carretera para llevar allí las piezas.

Ferrari anunciaba en Paul Ricard que no va a desarrollar más su vehículo actual. Aunque comprensible, tampoco puede permitirse que la situación vivida en Francia vuelva a repetirse, o cuando menos con semejante intensidad. Tal y como reconocieron pilotos y técnicos, el batacazo fue de aúpa y del todo inesperado. No es que aleje a los italianos de su lucha con McLaren, es que Alpine, Aston Martin y Alpha Tauri también los adelantarían en la clasificación de constructores.

Así trataba un desconcertado Carlos Sainz de explicar los problemas sufridos durante la carrera: “Es muy evidente que hoy algo estaba realmente mal para que estuviéramos tan lejos del ritmo ideal. Es un problema con los neumáticos delanteros que ya habíamos sufrido anteriormente en algunas carreras, pero es que la degradación que sufríamos hoy era el doble de la que podría sufrir cualquiera de nuestros rivales”. Efectivamente, tal y como Mattia Binotto señalaba, la pequeña lluvia de la mañana había dejado la pista muy ‘verde’, con una adherencia muy baja. Esta circunstancia, unida a una temperatura menos calurosa de lo esperado, supuso que todos los datos obtenidos en las simulaciones del viernes no tuvieran mucha correlación con lo que se encontraron los pilotos el domingo. Aunque se trataba de un problema con el que a todos los equipos les tocaba lidiar, el desconcierto venía por lo agudizado del problema en el caso de los coches de Maranello.

Problemas iguales en ambos coches

“Tenemos que entender [trataba de explicar un decepcionado Sainz] cómo es posible que en entrenamientos fuéramos cerca de medio segundo más rápido que los McLaren y en situación de carrera en las vueltas finales estábamos rodando cerca de dos segundos más lentos”. El viernes, Ferrari logró hacer trabajar bien el coche en las simulaciones con los compuestos duros y blandos, pero no llegaron a entender por qué no había forma de hacer funcionar el medio.

"Fue fatal para los dos, para Carlos y para mí, sufrimos terriblemente con los dos tipos de compuestos", explicaba también Leclerc, "lo intentamos haciendo una parada extra para poner un neumático medio nuevo y ver si podíamos hacer algo mejor, pero ocurrió lo mismo que en el primer tramo de carrera, la rueda tenía tres o cuatro vueltas bastante buenas y luego era una locura cómo se degradaba. No sé, me cuesta encontrar palabras para lograr una explicación".

La realidad es que los problemas de gestión de neumáticos no son nuevos. Ya el año pasado, junto con la escasez de caballos que proporcionaba el motor, el neumático también fue el talón de Aquiles de los coches italianos. Un punto débil que el propio Carlos reconocía haber detectado desde las mismas pruebas de pretemporada en Baréin. "Honestamente, desde la primera carrera, ya vi que nuestro coche tiene comportamientos que todavía no son del todo comprensibles para nosotros. Tenemos que tener la cabeza baja, trabajar mucho e intentar encontrar la solución, pues es algo que nos está penalizando mucho", afirmaba el madrileño.

Desconcierto incluso en Pirelli

El desconcierto del piloto español era extensible a los técnicos del equipo e incluso a la propia Pirelli, pues en Barcelona, un tipo de circuito similar, no aparecieron este tipo de problemas, o al menos no con tanta intensidad. Se sabe que el margen de operatividad del neumático en el Ferrari es muy estrecho y que el coche tiene una hipersensibilidad a los cambios de las condiciones de la pista y, en este sentido, el alma de ingeniero de Carlos va a resultar sin duda de vital ayuda estas próximas jornadas de interminable trabajo en Maranello.

Por buscar los aspectos positivos, en la peor carrera de Ferrari en 2021 y una de las más decepcionantes de los últimos años, Carlos Sainz casi parecía en la rueda de prensa del equipo el ‘veterano’, el más elocuente de todos al tratar de encontrar una explicación. También es bueno comprobar que, cuando pintan bastos, el teórico líder del equipo tiene un desempeño peor que el recién llegado, buena muestra de que aunque falten respuestas al desconcierto reinante el español empieza a demostrar su capacidad de comportarse como un auténtico líder. Porque a fin de cuentas, aunque el cuerpo te pida nada más bajar del coche decir que se comporta como un ‘camión’, como dijo Alain Prost en su pico de frustración ferrarista, el echarte el equipo a tus espaldas a las duras significa que estarán a muerte contigo a las maduras.

El Gran Premio de Francia supuso un fracaso sin paliativos para Ferrari, que se las prometía muy felices después de demostrar tener el tercer coche más rápido en clasificación. El equipo italiano salió en dirección a Austria —sede de las dos próximas carreras— con los dos coches fuera de la zona de puntos y dejando una preocupante impresión de desempeño en carrera.

Ferrari Carlos Sainz Alain Prost
El redactor recomienda