"Pudimos ser sextos": ¿a qué Alonso del pasado recuerda su GP de Francia?
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
SE CONFIRMA SU EVOLUCIÓN, TAMBIÉN EN CARRERA

"Pudimos ser sextos": ¿a qué Alonso del pasado recuerda su GP de Francia?

Como en los tiempos de McLaren, Alonso empieza a entonarse en su retorno a la F1, y vuelve por sus fueros aquel piloto del que se echaba de menos una montura a su nivel

placeholder Foto: El español cumplió a la perfección con el plan marcado. (EFE)
El español cumplió a la perfección con el plan marcado. (EFE)

“Me recuerda a Alain Prost, es muy bueno extrayendo del monoplaza el máximo, y lo demuestra constantemente. Es increíblemente rápido, le das cualquier coche y es rápido, lo muestra en cada sesión de entrenamientos”. Laurent Rossi, CEO de Alpine, se deshacía en elogios a Esteban Ocon al anunciar la renovación del joven piloto antes del GP de Francia. Sin embargo, no era el francés quien cumplía con ninguna de las premisas en las últimas carreras. Fernando Alonso empieza a dejar atrás un debate que pocos hubieran imaginado al comienzo de temporada.

El español ya hace caja para Alpine como en los tiempos de McLaren, optimizando las opciones de un equipo desconcertante según el circuito y el momento del fin de semana. Pero Alonso también vuelve por sus fueros de antaño al cuadricular sus planes acorde a las opciones disponibles, como también en la carrera francesa: convertir la plantilla del sábado en la realidad del domingo.

“Hay algunos puntos en liza, pero tenemos gente competitiva alrededor: los dos McLaren, los dos Ferrari y Gasly, y los que empiezan con libertad de neumáticos. Hay que ser realistas sobre la oportunidad de sacar muchos puntos. Habrá algunos puntos disponibles, pero no muchos”, anticipaba el sábado. ¿La realidad final del gran premio? “Salíamos novemos, acabamos octavos, ejecutamos la carrera que queríamos, remonté alguna posición y, aparte del 'graining', el domingo creo que ha sido bueno, cuatro puntos en el bolsillo y cuatro puntos en la general”. ¿Y cómo lo hizo?

"Solo tú y tu instinto"

Sin objetivos de podio o victorias, Alonso ya se aprieta con el Alpine 521 para plasmar su estrategia mental de cada carrera. No fue un resultado espectacular ni carne de titulares, de nuevo el oficio para optimizar opciones y el disfrute para quien no sabe vivir sin cuatro ruedas y un volante. El contraste con Ocon en estas últimas dos pruebas empieza a diluirse, con el francés fuera de juego en dos circuitos de naturaleza tan diferente. Alonso ya rentabiliza salario y experiencia trasladada a puntos y dinero para el equipo francés. Empezando desde la salida.

El duelo inicial con Charles Leclerc elevaba testosterona y adrenalina en cualquier piloto. "Ha sido mi punto más fuerte durante veinte años, así que ¿por qué no todavía ahora? Las salidas son ese momento en la carrera en que necesitas improvisar un poco, necesitas ser creativo, no hay rendimiento de los neumáticos, no hay rendimiento del coche, eres solo tú y tu instinto, así que estoy disfrutando de ese tipo de vueltas", explicaba al final de la prueba. "Siempre la primera vuelta ha sido un punto fuerte y ahora me siento más cómodo con el coche, con los procedimientos de salida, también con los neumáticos". Un McLaren caía antes, y el Ferrari después. “Tenemos estadísticas de todo el año y creo que somos el tercer o segundo mejor en salidas, y hoy también ha sido una buena salida. En la primera y segunda curva, hemos sido agresivos…”. Solo que Leclerc estuvo igualmente encendido y remató el duelo con un soberbio adelantamiento que rompió la cintura del español. Un empate que sabía a victoria para ambos. Algunos todavía no comprenderán que Alonso volvía solo para vivir cada domingo momentos como aquel. Ya se haría el harakiri Ferrari solito después.

placeholder El primer relevo de Alonso hizo temer lo peor para la carrera.
El primer relevo de Alonso hizo temer lo peor para la carrera.

Se mascaba la tragedia

Entonces llegó esa lotería que cada domingo sorprende a cada equipo. Ese caprichoso neumático, según el compuesto, el circuito y las circunstancias ambientales, que desconcierta al personal. Esa variabilidad que rompe fusibles y esquemas a los estrategas en el circuito y en la sede, forzando a exprimir neuronas contrarreloj. El neumático duro que ayudaba tanto a una vuelta el sábado era corcho en el primer relevo del Alpine. “Tuvimos 'graining' muy pronto en carrera, eso comprometió un poco la estrategia, cuando paramos en la vuelta 19 con mucho 'graining' ya desde la vuelta 12 o 14, nos daba igual, íbamos muy despacio…”. En Alpine, se mascaba la tragedia, como en Ferrari. McLaren, a diferencia de Bakú, daba con la tecla en el Paul Ricard. Pero hubo suerte, como en el último relevo de Portimao, ofreciendo de paso también alguna pista más para conocer los patrones de rendimiento de cada criatura. En el A521, cuando más dura, mejor. La rueda, claro.

El compuesto final salvaba la carrera de Alonso. Con el primer juego, caía impotente ante los McLaren y Vettel, pero luego giraba el viento, física y metafóricamente. “Si hubiese otro más duro, mejor aún… A ver cuándo toca el C1, C2 y C3…”, explicaba el español en referencia a la gama de Pirelli. Otro factor que influye en el rendimiento ‘yo-yo’ del A521, al parecer. Y mientras Bottas abroncaba a su equipo por no haber escuchado antes su petición de dos paradas, en Alpine lanzaban la moneda al aire. “Cuando paré con las amarillas en la 19 y bi que faltaban 34 vueltas me parece, lo veía difícil [a una parada]. Cuando te quedan 12 o 13, ya no vale la pena parar porque no hay tiempo para recuperar el 'pit stop', así que tienes que decidir entre la vuelta 35 o 40 más o menos. A partir de aquí, ya no te merece la pena parar. Tuvimos unas vueltas de diálogo y vimos que valía la pena seguir”. Salió cara.

placeholder Alonso empieza a marcar el territorio a su compañero de equipo.
Alonso empieza a marcar el territorio a su compañero de equipo.

"¡Adelantaremos a Gasly!"

Aparecía entonces el mismo Alonso enchufado del último relevo de Portimao, que se enciende ante cualquier pieza de caza. "¿Quién es el siguiente?", preguntaba tras superar a Daniel Ricciardo en su remontada en Portugal. “¡Adelantaremos a Gasly!”, le lanzaba al equipo por la radio en su persecución del francés, séptimo. Le faltó poco. En el rendimiento medio de la temporada, el Alpine es el quinto monoplaza en la jerarquía. El sexto de Bakú fue un espejismo afortunado. Alonso terminó octavo en Paul Ricard, beneficiado también por el desplome de Ferrari. Pero como el español no se cansa de repetir, los puntos son el domingo. Como en McLaren, haciendo caja.

“Sin ese pequeño problema, con el 'graining' en el primer relevo, podríamos haber estado por delante de Daniel [Ricciardo] y podía haber sido sexto”, resumía al final de la carrera, “sextos en Bakú, octavos aquí, en el Q3 en las dos últimas carreras, con muy diferentes circuitos... Creo que me puedo ir contento de cómo están marchando las cosas”. Fernando Alonso se iba satisfecho para casa con su bolsa y casco, hecho el trabajo del domingo. "Creo que durante el resto del campeonato subiremos y bajaremos un poco, depende de las características del circuito, pero estoy feliz de que podamos extraer el máximo del coche". Por esto empieza a recordar a ese otro piloto de tiempos pasados. Aquel al que le faltaba una máquina a la altura de su verdadero y último nivel.

“Me recuerda a Alain Prost, es muy bueno extrayendo del monoplaza el máximo, y lo demuestra constantemente. Es increíblemente rápido, le das cualquier coche y es rápido, lo muestra en cada sesión de entrenamientos”. Laurent Rossi, CEO de Alpine, se deshacía en elogios a Esteban Ocon al anunciar la renovación del joven piloto antes del GP de Francia. Sin embargo, no era el francés quien cumplía con ninguna de las premisas en las últimas carreras. Fernando Alonso empieza a dejar atrás un debate que pocos hubieran imaginado al comienzo de temporada.

Fernando Alonso McLaren
El redactor recomienda