"Una mala carrera, un mal día". Por qué Carlos Sainz se daba tanta 'caña' a sí mismo en Bakú
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
FERRARI ESPERABA MáS ESTE FIN DE SEMANA

"Una mala carrera, un mal día". Por qué Carlos Sainz se daba tanta 'caña' a sí mismo en Bakú

No fue el Gran Premio esperado por Ferrari, ni tampoco por Sainz, que todavía necesita conocer al SF21. Pero se mostraba duro consigo mismo por el error decisivo en la carrera

placeholder Foto: Sainz acabó octavo y en los puntos. (EFE)
Sainz acabó octavo y en los puntos. (EFE)

“Me enfadó mucho, por usar una palabra, me enfadé mucho conmigo mismo”. Cabizbajo, Carlos Sainz se castigaba en la rueda de prensa posterior al GP de Azerbaiyán. Una carrera marcada por la emoción que acabó por coronar a Checo Pérez como vencedor. Se percibía que la procesión no solo iba por dentro para el español, tampoco tuvo reparo en exteriorizarla, mortificándose por ese error en la curva 8 que le costó media carrera. Porque aunque tuviera justificación, solo a sí mismo se lo atribuía.

Sainz y Ferrari, efectivamente, han vuelto a la casilla previa al GP de Mónaco. El equipo, porque perdía fuelle frente a su ritmo del sábado. Mattía Binotto no ocultaba la decepción ante las aspiraciones que habían crecido durante el fin de semana contra lo inicialmente previsto en Bakú. En la esquina del piloto, el SF21 le recordaba que sigue haciéndose de rogar para entregarle todos sus secretos hasta exprimirlo en diferentes condiciones y fases del fin de semana. Pero ese error de la curva 8… Sainz lo cargó en su cuenta personal con brutal honestidad. Hubiera podido enmascararlo con ese fastidioso problema que condicionó su gran premio. No lo hizo, porque no se lo perdonaba. “Estoy muy enfadado conmigo mismo, y con el hecho de que, una vez más, no pude juntar todo el fin de semana”.

"Perdí la concentración"

“Desde la salida, el 'feeling' con el coche no ha sido el mismo que el resto del fin de semana”. Efectivamente, primera arrancada, segunda curva. Luchando con un McLaren, Sainz bloquea y casi pierde la posición tras haber perdido otra en la arrancada. Poco después de su parada en boxes, Sainz se va recto en la curva 8. Tras la última salida, solo dos vueltas para terminar la carrera, vuelve a bloquear en la curva 2, esta vez luchando con Fernando Alonso. El español lo explicaba al final de la prueba. “Cuando dejé los boxes con el duro, inmediatamente me quedé sorprendido con la falta de 'grip'. Lo habíamos utilizado en los libres 1 y no había tanto problema por la razón que fuera, si hacía más calor o por lo que fuera, no fue un problema. Pero cuando salí de los boxes, se me iba por todas partes y tenía muchos problemas de bloqueo con el frontal”, comentaba el español. ¿Como en Portimao, tras retirarse el coche de seguridad, perdiendo una posición ante Norris que tan cara le saldría después?

El mismo problema latía en el incidente crucial de la carrera, curva 8. Pero entonces le costó salirse de la pista. Casi 25 segundos perdidos para echar marcha atrás y reincorporarse. “!Arrrrggggg, lo siento!”, en disculpa por la radio al equipo que admitía instintivamente su responsabilidad personal en el incidente. Sainz había parado poco antes en boxes y retornaba a la pista con los duros, cuando más se manifestaba ese problema que le torpedeaba el domingo. Pero aquí no ocultó la génesis de ese error. “He debido perder un poco la concentración en la curva 8, ha sido un error demasiado grande como para ser por el 'feeling' del neumático”, reconocía con sinceridad cuando entonaba el 'mea culpa'. "Juzgué mal, frené demasiado tarde y demasiado fuerte, bloqueé los neumáticos y me salí por la escapatoria, mejor que estrellarme". Pero la carrera estaba arruinada.

"Uno de mis pocos puntos débiles"

Sin embargo, a pesar del neumático planificado, Sainz mostró un buen ritmo de carrera, que incluso Binotto puso como ejemplo del nivel del SF21 el domingo. Pero esa velocidad ni fue consuelo para el español ni pudo ser aprovechada. Bakú recordó a Sainz que todavía le resta camino por delante. “Quizás es uno de los únicos puntos débiles que tengo con este coche ahora mismo”, explicaba tras la prueba e incidiendo en el tema, “cada vez que tengo el neumático frío, es en esas resalidas [como en Portimao], ese ‘feeling’ con el neumático delantero, con el freno, cuando está el neumático un poco frío. Es lo que hay, hay que saber aceptarlo y seguir mejorando”.

Sainz reincidía así en el patrón de otras carreras esta temporada: gran igualdad con Charles Leclerc, pero con detalles técnicos aún por dominar en el SF21 (como ese reparto de frenada en las condiciones deslizantes de Imola, al comienzo de la prueba) que marcaban diferencias al final del día. “A ver, si hay un circuito para tener buen 'feeling' con el neumático delantero y con la frenada es este, y hoy no lo he tenido. Pero con más calor, en circuitos más normales, no será tanto un problema, y si lo es, hay que intentar mejorarlo, porque está claro, como habéis visto hoy, el proceso de adaptación no está completado y hay cosillas que hay que mejorar”.

Binotto, no muy contento

En su habitual balance del fin de semana, Mattia Binotto no ocultó su decepción. "Con el duro, sabíamos que tendríamos dificultades en el primer relevo", explicaba al final de la prueba, "luego, nos la hemos complicado nosotros: se la han complicado los pilotos mismos", en velado reproche a sus pupilos. Con la 'pole' y el quinto puesto de salida, Binotto consideraba que al menos el podio era una opción viable. Pero sus pilotos terminaron cuarto y octavo.

Ferrari vuelve a perder fuelle el domingo, a pesar de la evidente progresión que mantiene en 2021. “Con el neumático blando fue con el que más sufrimos. Con el duro, en aire limpio, su ritmo [de Sainz] fue representativo, pero tenemos que mejorar nuestro ritmo en carrera. Sufrimos en aire sucio, como mencionó Charles, y es en lo que tenemos que centrarnos en nuestro análisis”, explicaba el responsable de Ferrari. Leclerc había detallado momentos antes cómo se vino abajo en los primeros compases de carrera por el ritmo del SF21 en el aire sucio de sus rivales. Sainz lo resumió todo con una sola frase: “Una mala carrera, un mal día”. De no haber mediado ese lapsus que le atormentaba, hubiera terminado junto a su compañero de equipo. Tras observarle después del gran premio, Carlos Sainz se dará caña unos días...

“Me enfadó mucho, por usar una palabra, me enfadé mucho conmigo mismo”. Cabizbajo, Carlos Sainz se castigaba en la rueda de prensa posterior al GP de Azerbaiyán. Una carrera marcada por la emoción que acabó por coronar a Checo Pérez como vencedor. Se percibía que la procesión no solo iba por dentro para el español, tampoco tuvo reparo en exteriorizarla, mortificándose por ese error en la curva 8 que le costó media carrera. Porque aunque tuviera justificación, solo a sí mismo se lo atribuía.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Charles Leclerc Ferrari Mattia Binotto Carlos Sainz
El redactor recomienda