Carlos Sainz, o qué ocurre cuando un rival se sale delante mientras ruedas a 330 km/h
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
QUINTO CON SABOR A DECEPCIÓN

Carlos Sainz, o qué ocurre cuando un rival se sale delante mientras ruedas a 330 km/h

Por segunda vez consecutiva, Sainz veía frustrada su vuelta rápida final cuando venía mejorando su trono, pero la salida de pista de Tsunoda quebró las últimas opciones de todos los pilotos

placeholder Foto: El piloto español acabó con una fenomenal cruzada para evitar el impacto con el AlphaTauri de Yuki Tsunoda. (Ferrari)
El piloto español acabó con una fenomenal cruzada para evitar el impacto con el AlphaTauri de Yuki Tsunoda. (Ferrari)

Todos los monoplazas remoloneaban en los últimos instantes del Q3 para no liderar el pelotón y quedarse sin rebufo. Bottas, especialmente, después de servir en bandeja uno decisivo para Lewis Hamilton. Saltó Tsunoda del pelotón y Carlos Sainz también adelantó al finlandés. Pero en la curva 3, el japonés cometió el enésimo error de la temporada. Como en Mónaco, el monoplaza que rodaba por delante de Sainz se estrellaba en el momento clave. El español rodaba cerca del AlpaThauri, y "a 330 km/h" percibió cómo el AlphaTauri bloqueaba las ruedas y desaparecía de su vista al girar la curva. Por instinto, el piloto sabe que lo que ha visto no es normal. Si el japonés fallaba, estaría estampado en los raíles. Y así, en su violenta frenada para evitar el posible impacto, Sainz se marcó una espectacular cruzada que fue afortunadamente acogida por la escapatoria. El tema pudo haber sido delicado. Pero su oportunidad final quedó nuevamente arruinada.

“Es que son ya dos situaciones consecutivas muy comprometidas, muy difíciles de aceptar. La verdad es que estoy un poco cansado de que el coche que va delante de mí se choque”, se lamentaba con fastidio Sainz, cuyo quinto puesto se lograba con un crono prácticamente idéntico al su compañero Charles Leclerc, pero con la diferencia del sensacional rebufo con Hamilton en su primer intento del Q3, el que finalmente le reportó su segunda ‘pole’ consecutiva en una alocada y violenta sesión clasificatoria. “Parecía que había hecho una vuelta de mierda”, reconocía sincero y sorprendido al terminar la sesión el monegaso. A pesar de tales sensaciones, sin embargo, Leclerc saldrá primero en el GP de Azerbaiyan. “Quizás en el primera tanda me ha faltado el rebufo, lo que ha tenido Charles y lo que le ha dado la pole. Es lo que hay”.

"Venía mejorando"

“Obviamente no es lo ideal ver a alguien tener una bloqueada tan grande y chocarse delante de ti”, explicaba Sainz sobre su incidente final cuando rodaba por detrás de Tsunoda, “por supuesto, mi intención no era chocarme yo mismo. Al final estás en tu vuelta de cuali buena, pruebas a frenar tarde, de repente ves que el otro se ha chocado, y dudas si hacer la curva, intentar que no haya una bandera roja, pero enseguida la iba a haber de todos modos”. El simple fogonazo mental de indecisión fue suficiente para una fenomenal cruzada.

Quizás no la primera línea, pero Sainz tenía margen para desplazar a Hamilton y Gasly. Sin rebufo, el español terminó a tan solo trece milésimas de la tercera posición. Hamilton había recibido el ‘regalo’ de un Bottas al que luego se dejaba colgado de la brocha cuando era su turno. “Se hizo un trenecito, no esperábamos que Bottas se parara en el circuito, creíamos que eso estaba prohibido, nos han avisado que teníamos que hacer un tiempo reglamentario en la vuelta de calentamiento, y muchos coches no lo han cumplido. Se ha creado un atasco tremendo y a partir de ahí he tenido que ir frenando para no empezar la vuelta demasiado cerca de Yuki (Tsunoda). Ibamos todos en la zona de aceleración y yo iba frenando para abrir el hueco con Tsunoda, y desde luego he empezado demasiado cerca”. De estos polvos, los lodos que vendrían a continuación.

De aquí la frustración repetida del español. “Lo que me da rabia es que después de dos curvas venía mejorando una décima y media antes de la 3, y que hoy volvía a haber oportunidades de luchar por la pole. En el fondo da igual, porque si se choca Yuki, por mucho que hubiese pasado esa curva, hubiese tenido que levantar”. Sainz y Leclerc habían rodado marcándose en corto en los dos primeros bloques de la sesión, también en el primer intento del Q3. De nuevo el SF21 sorprendía, más si cabe que en el Principado. En condiciones normales, la primera línea estaba destinada para Red Bull, pero la caótica sesión perjudicó a más pilotos que a los que beneficiaba, Leclerc y Hamilton, fundamentalmente. Pero Sainz era el primero, y con opciones de llevarse puesto a Tsunoda.

placeholder Sainz saldrá desde la quinta posición, pero la segunda línea como mínimo era un objetivo realista. (Ferrari)
Sainz saldrá desde la quinta posición, pero la segunda línea como mínimo era un objetivo realista. (Ferrari)

Una tirada de dados

La segunda línea hubiese sido perfectamente factible para Sainz. Pero aunque Bakú no es la caja de cerillas de Mónaco, Sainz tampoco espera una carrera fácil En Ferrari se avisaba que el SF21 volvería a su nivel de rendimiento anterior al trazado monegasco. Uno de los patrones de la actual temporada era la bajada de rendimiento el domingo frente al sábado del monoplaza italiano, sobre todo ante la degradación del neumático. La temperatura que genera a una vuelta el SF21, que tanto ayuda el sábado, se vuelve en contra el domingo al desgastar más los ‘zapatos’. El viernes los dos monoplazas italianos acusaron el ‘graining’ en las tandas largas, de modo que será necesario esperar a su posible corrección para el domingo. Además, Sainz recordaba otro factor a considerar en carrera, porque no las tiene consigo consigo en la larga recta de Bakú. “Se puede adelantar, pero quizás para nosotros es más difícil. Ayer intenté seguir un par de coches y no les pude adelantar en la tanda larga, así que no espero que mañana esto sea una fiesta de adelantamientos".

Con la posibilidad de dos paradas en carrera, se abriría un mayor arco de oportunidades en caso de salida de coche de seguridad, prácticamente inevitable en este gran premio. El GP de Azerbaiyán suele convertirse así también en una suerte de tirada de dados, como Daniel Ricciardo puede testificar con su victoria de 2017. “Esperemos que pasen cosas mañana (por el domingo) porque creo que ritmo para podio tenemos. Los dos Red Bull son los que más rápido van, sobre todo en ritmo de carrera, pero yo creo que si jugamos bien nuestras cartas podemos intentar la remontada”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Carlos Sainz Charles Leclerc Fórmula 1 Ferrari Fórmula 1 - GP de Azerbaiyán
El redactor recomienda