Es noticia
Menú
¿Volverá el 'DJ Squire' Jaime Alguersuari a correr en Fórmula 1 algún día? De él depende
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
vuelve a competir en karts de alto nivel

¿Volverá el 'DJ Squire' Jaime Alguersuari a correr en Fórmula 1 algún día? De él depende

Tras varios años en la música, Jaime Alguersuari quiere volver a la competición. Su experiencia personal y madurez le permiten ver la competición con otra perspectiva

Foto: Jaime Algersuari vuelve a competir en karts para tomar contacto con las carreras y volver a la competición ¿Hasta dónde?
Jaime Algersuari vuelve a competir en karts para tomar contacto con las carreras y volver a la competición ¿Hasta dónde?

El expiloto de Fórmula 1, hoy DJ con el nombre ‘Squire’, anunció recientemente su regreso a la competición. De momento sólo lo hará en karting y en función de sus resultados evaluará si puede haber algo más.

No dirán que no sería una historia bonita: Diez años después de haberse retirado, la Fórmula 1 recibe con los brazos abiertos a su hijo pródigo. Quizá demasiado bonita como para ser cierta. Pero perfectamente posible porque Jaime Alguersuari a sus 31 años disfruta aun de la juventud necesaria y aparentemente conserva su innegable talento para pilotar.

Ponerse a prueba de verdad

La llama de disfrutar detrás de un volante volvió a encenderse a finales del año pasado. Debido al parón forzoso de sus actuaciones musicales obligado por la pandemia, Jaime despertó del letargo a su adrenalina y volvió a probar un kart de competición. Después de aquel test informal vino otro más profesional y al comprobar que la velocidad y el instinto seguían intactos, se tomó la decisión de regresar a la competición.

Volver en el mundo del karting en lugar de cualquier otra competición tiene todo el sentido. Pese a que pueda parecer que los karts no son mas que un medio para iniciarse para competir con coches de verdad, la realidad es muy diferente. Los pilotos de Fórmula 1 entrenan habitualmente con este tipo de máquinas porque a nivel físico y de sensaciones al volante es lo mas cercano a sus monoplazas habituales. El piloto catalán se ha propuesto competir en la categoría KZ (la mas fuerte) y si es capaz de entrar entre los diez primeros del mundial de karting a final de año tal y como es su objetivo, será la señal de aspirar a algo más, o dejar aparcado el sueño.

De momento, ya es motivo de alegría que después de tantos años de romperse la relación de amor entre las carreras y Alguersuari, éste haya reconocido que ha vuelto a sonreír al bajarse la visera de su casco. Es una excelente noticia para el automovilismo que el barcelonés haya recuperado una magia que, al desaparecer, provocara hace siete años una retirada indefinida. Una tragedia en su momento para nuestro deporte pues, sin duda alguna, el piloto catalán es uno de los grandes de nuestra historia.

placeholder Alguersuari terminó su carrera deportiva en la Fórmula E tras dejar la Fórmula 1
Alguersuari terminó su carrera deportiva en la Fórmula E tras dejar la Fórmula 1

Un gran potencial no consumado

Alguersuari dejó mal sabor de boca en el paddock y la afición por cómo se despidió de las carreras y por la amargura y rencor que destiló hacia el automovilismo en general y la Fórmula 1 en particular una vez perdido su puesto en la categoría. Que en su nueva faceta como DJ hubiera encontrado la felicidad le reconciliaba consigo mismo y sus seguidores, pero quienes se pasan el día ajustando cuentas no son bienvenidos en ningún deporte en general, pero de forma especial en el ‘estanque de tiburones’ que es la Fórmula 1.

Quizá por ello no se juzguen sus méritos como piloto con justicia. Porque seamos claros, Alguersuari es bueno, muy bueno. Sólo alguien muy excepcional puede ser capaz de convertirse en el piloto mas joven de la historia en debutar en F1, o lograr un sexto puesto en parrilla en Spa-Francorchamps con un Toro Rosso. Por desgracia nunca llegaremos a saber su nivel último con un un coche puntero, pero hay datos comparativos en su trayectoria lo suficientemente concluyentes para afirmar que si no era un potencial campeón del mundo, como mínimo tenía madera de ganador de muchos grandes premios.

Según sus propias palabras, Jaime tiene una visión muy diferente de las carreras ahora que cuando tenía 20 años, y espera con este regreso a las pistas cerrar una herida emocional que aún seguía abierta. ”¿Por qué no podría estar de vuelta en una situación en la que soy competitivo y siento que la inspiración vuelve a mi vida?", se preguntaba el catalán al explicar las razones de su regreso. Sin embargo, quizá la clave no será comprobar si mentalmente ha pasado página de todos aquellos errores de juventud que provocaron su marcha de la Fórmula 1. Porque, aunque Jaime o su entorno se hayan empeñado siempre en buscar culpables a su salida de la competición, la raíz de su caída en desgracia estuvo siempre en casa y no fuera.

Morder la mano que da de comer

Es fácil comprender las razones de los errores de Alguersuari, porque se exige madurez de veteranos a chicos recién salidos de la adolescencia, como era su caso cuando debutó en Fórmula 1. Pero aunque se presentara como víctima de un sistema, no hubo ‘manos negras’ para su defenestración. Desde su lado se enfocó de forma equivocada su supervivencia y progresión en esa jungla que es el Paddock. La lista de feos, agravios, engaños, injusticias e incluso delitos ha golpeado con tanta o mayor fuerza a prácticamente todos los pilotos españoles que han participado en Fórmula 1. La perrería que le hizo el Dr. Helmut Marko de RedBull a Alguersuari no fue mayor que las vividas por otros de sus compatriotas. Pero, sin embargo, por mayor madurez o por diferentes circunstancias vitales supieron llevar con discreción y entereza sus heridas, conscientes de que en este deporte quien muerde la mano que da de comer pasa a ser persona non grata. ¿injusto? Absolutamente. ¿Real? Como la vida misma.

El propio Alguersuari conocía sus errores, precisamente en una entrevista en El Confidencial hace unos años: “Creo que tuve mucha culpa, con el tiempo he llegado a esa conclusión. De hecho, si hubiera sido de otra manera, menos problemático y más político, habría ascendido a Red Bull. Ahora miro declaraciones mías de hace unos años y me avergüenzo. Evidentemente yo no quería comportarme así, pero no sabía cómo gestionar algunas cosas. Ahora he cambiado, he madurado mucho. Ya no soy ese Jaime, soy este otro”.

placeholder En su debut con Toro Rosso, Alguersuari se convirtió en el piloto más joven de la historia en un Gran Premio
En su debut con Toro Rosso, Alguersuari se convirtió en el piloto más joven de la historia en un Gran Premio

Otro Alguersuari

Tras haber vivido estos años todo aquello que una meteórica carrera deportiva robó a su juventud, quizá Alguersuari tenga ahora la sabiduría y fortaleza mental para volver a ser un grande de este deporte. Probablemente, la perspectiva de los años le haya hecho ver que si el dinero efectivamente es un factor prioritario en la Fórmula 1, él mismo tampoco fue ajeno en su progresión a ese dinero respecto a otros pilotos de su generación de similar talento, pero con menos medios. Cuando se asume con sus mil imperfecciones el mundo donde uno se mueve es de una determinada forma es más fácil quemar etapas.

Pero si el objetivo es regresar a la Fórmula 1, ¿por qué no?, quizá deba pensar en dejar en silencio a su alter ego DJ Squire durante un tiempo, porque estos años le habrán enseñado que, entre otras cosas, el paddock es un mundo lleno también de prejuicios y no se le tomará suficientemente en serio hasta que no vean en sus ojos ‘la mirada del tigre’, y absolutamente nada más.

“He iniciado un plan de entrenamiento a todos los niveles. Pero lo más importante, es que me encuentro muy bien, estoy muy motivado, feliz, y vuelvo a sonreír debajo del casco, que es de lo que se trata”. Es otro Jaime Alguersuari. Suerte en tu regreso y no te pongas límites.

El expiloto de Fórmula 1, hoy DJ con el nombre ‘Squire’, anunció recientemente su regreso a la competición. De momento sólo lo hará en karting y en función de sus resultados evaluará si puede haber algo más.

El redactor recomienda