Cuando Fernando Alonso 'besa' los raíles: "cómo he disfrutado el primer día en Mónaco"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
PRIMERA SESION COMPLICADA PARA EL ESPAÑOL

Cuando Fernando Alonso 'besa' los raíles: "cómo he disfrutado el primer día en Mónaco"

Los dos toques con las barreras y una salida de pista confirmaban el desafío para Alonso en su vuelta a Mónaco, pero terminó la jornada por delante de su compañero y con 64 vueltas

placeholder Foto: Los pilotos de Alpine se mostraban optimistas para entrar en el Q3 el sábado, pero la primera jornada no lo dejaba tan claro
Los pilotos de Alpine se mostraban optimistas para entrar en el Q3 el sábado, pero la primera jornada no lo dejaba tan claro

Las calles de Mónaco o mejor dicho, el trazado de Fórmula 1, escenifican por qué este circuito es el reto último para un piloto. Y los primeros entrenamientos libres, la confirmación de que Fernando Alonso ha vuelto por el disfrute de pilotar, una verdad objetiva que conocen bien quienes están cerca del asturiano. Porque hace falta pasión para volver a estas calles con los monoplazas más elefantiásicos y rápidos de la historia de la Fórmula 1 cuando ya se ha logrado todo en el automovilismo. Quizás pensara en ello las dos veces que “besó” los raíles y se salía en St Devota. ¿Sí? “Cómo he disfrutado el primer día de Monaco…” escribía en Instagram.

"Es un fin de semana especial, una pista única, con la adrenalina más alta que en otros circuitos”. Sin duda, este es uno de los estímulos para Alonso ante este particular trazado. Desde 2016 solo ha competido una vez en Mónaco. No resultaba frecuente en sus tiempos verle tocar las barreras y salirse de la pista en Santa Devota, como ocurrió en la primera sesión del libres el jueves. El síntoma de un piloto buscando ganar confianza con una máquina que todavía le maneja en algunos aspectos.

A pesar de sus 'besos' a los raíles, Alonso salvó el primer asalto y la jornada no contra sus rivales, sino contra el mayor rival del piloto: los raíles de Mónaco. La situación no era muy lejana en el box de al lado. Tampoco Esteban Ocon competía en Mónaco desde 2018. Tres años sin competir para los dos pilotos de Alpine. Salvaron los muebles a la espera del veredicto final del sábado, pero dejando al equipo francés con la sensación de sufrir este fin de semana para entrar en el Q3. Pero en Mónaco todo puede cambiar de jueves a sábado, como tantas veces se ha visto en el pasado.

Un comienzo complicado

“Necesitamos encontrar más ritmo y confianza en el coche”, resumía Alonso al terminar la primea jornada. Nada explicaba de sus sensaciones con la respuesta de la dirección de su A521 en Mónaco. En una pista tan deslizante y de asfalto urbano, este trazado requiere del piloto a arrimarse progresivamente a los raíles con cada trazada para que salgan los tiempos. Cuestión de confianza en uno mismo y en el monoplaza. Una palabra, confianza, que el propio Alonso repite en estas fechas, pero más crítica si cabe en Mónaco. Las imágenes de a bordo de varios pilotos con subviraje (el coche se va de morro) reflejaban el jueves el martirio en esta pista de apuntar en la diana y ver que la flecha no va a entrar. Si el latigazo es trasero, los raíles esperan sin remisión.

A pesar de su dilatada experiencia, Alonso los “besaba” en dos ocasiones. Afortunadamente, los daños fueron rápidamente reparables. En St Devota luego se encontró con una de las pocas escapatorias de la pista. Ocon también se tomó su tiempo de adaptación en la primera sesión, gran parte de ella situado en el fondo de la tabla. Nada peor que cometer un error en una primera sesión de Mónaco, dar trabajo al equipo y perder tiempo precioso en pista. Por ello, hubo fortuna con los incidentes, y las 64 vueltas acumuladas por Alonso resultaron cruciales para volver a coger el punto al trazado monogasco y en alguna ocasión, sobrepasarlo.

placeholder Alonso y Ocon no competían desde 2018 en esta pista, y la primera jornada no fue fácil para ambos
Alonso y Ocon no competían desde 2018 en esta pista, y la primera jornada no fue fácil para ambos

Hará falta algo más

Los dos pilotos empezaron los entrenamientos libres con neumáticos duros, cuestión de ir tanteando el terreno. "Intento ser positivo, creo que el coche debe rendir bien con las curvas de baja velocidad. Somos optimistas con la oportunidad de estar en la Q3 y en los puntos con los dos coches”, anticipaba el jueves. Las primeras sensaciones que dejaban los dos Alpine no parecían confirmar el optimismo de Ocon y Alonso antes del fin de semana, confiados en el rendimiento del A521 en zonas sinuosas y su capacidad para generar rápido temperatura. Ocon fue decimosexto y decimo cuarto en las dos mangas. Alonso, decimotercero y duodécimo. Ambos pilotos bajaron el mismo tiempo entre mangas, un segundo y una décima. Pero hará falta algo más, también desde el punto de vista humano de quienes -ambos pilotos- no han competido en esta pista en años. Si Alpine ha entrado en todos los Q3 de 2021 con alguno de sus monoplazas, en Mónaco puede costar un poco más.

Ciertamente, la mejor vuelta en Mónaco de los viernes no siempre es ilustrativa del ritmo último. El momento en pista y el tráfico determinan referencias finales que no siempre reflejan el ritmo último. En análisis de la información recogida el primer día y la respuesta posterior de un equipo puede sorprender el sábado. No es la primera vez en 2021 que el equipo francés da un salto importante de la primera jornada a los clasificatorios. Sobre el papel, seis coches (Mercedes, Red Bull y Ferrari) deberían entrar en el Q3. Frente a McLaren, quizás Toro Rosso, algún Aston Martin y su compañero Ocon, Fernando Alonso derrochará adrenalina como nunca esta temporada.

Fernando Alonso Mónaco Fórmula 1 Ferrari
El redactor recomienda