El misterio de por qué Fernando Alonso se descuelga de Ocon en el momento crítico
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Decimotercero en la parrila

El misterio de por qué Fernando Alonso se descuelga de Ocon en el momento crítico

Tras un magnífico fin de semana, Fernando Alonso encontraba que su Alpine perdía toda su competividad, mientras que su compañero mantenía plena confianza en su monoplaza

placeholder Foto: Alonso no entendía cómo pudo cambiar el grip de su Alpine en tan poco tiempo, a diferencia de Ocon
Alonso no entendía cómo pudo cambiar el grip de su Alpine en tan poco tiempo, a diferencia de Ocon

Nada hay más desconcertante para un piloto que un monoplaza descuadrado en el plazo de pocas horas. Fernando Alonso no fue el único, como los improperios de Daniel Ricciardo al quedarse en el Q1 podían atestiguar. Perder casi un segundo con el mismo monoplaza en unas horas descoloca totalmente, más todavía si se trata de un veterano con experiencia. Pero cuando tu compañero de equipo y referencia con tu mismo monoplaza se exhibe con sus tiempos, el mazazo ya es de otro calibre. Para Alonso, el segundo consecutivo, pero distinto. Pero este más desconcertante si cabe, sobre todo tras el magnífico rendimiento del viernes.

Todos los pilotos temían al viento variable en Portimao, que cambiaba aleatoriamente, con rachas que hacían cada vuelta diferente para los pilotos y la pista ligeramente más lenta en los clasificatorios. El temor de que en una vuelta crítica descolocara al monoplaza era generalizado. No será la primera vez ni la última que un monoplaza cambia rendimiento, incluso hasta cuando una nube cubre el asfalto por unos instantes. Pero en el caso de Fernando Alonso se mezcla ese fenómeno a veces extraño en un coche de carreras con ese proceso de adaptación a un Fórmula 1 actual que el propio Alonso reconoce en sí mismo ¿Por qué Esteban Ocon entra en el Q3 tras Sainz, y Alonso es decimotercero, a ocho décimas?

Un segundo evaporado en una hora

Alonso se atribuyó a sí mismo en Imola el resultado de los clasificatorios. El piloto sentía que no exprimió su monoplaza por razones personales, cuando Ocon también entraba en el Q3. Sin embargo, ahora achacaba el rendimiento a una repentina pérdida de competitividad de su monoplaza. Cierto es que el tiempo perdido era exagerado en condiciones normales. Y el propio Alonso también descartaba que el viento tan molesto afectará a su rendimiento final, como otros pilotos explicaban. “Las condiciones fueron buenas, no creo que estuviera demasiado complicado, fue como todas las tardes, se levanta el viento, pero no estaba muy diferente. El coche seguramente sí que lo estaba respecto a los libres, hemos empeorado siete y ocho décimas, me parece, sin gasolina para la crono, así que hemos empeorado más de un segundo desde hace una hora y media. Tendremos que ver qué ha pasado. Hemos tenido muchas más dificultades en la crono de lo que tuvimos esta mañana”.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

¿Por qué Ocon pudo anticipar el estado y evolución de la pista, y Fernando Alonso no? Según el piloto español, desconocía las respuestas. Pero Alonso tampoco ha urdido excusas desde su retorno a la Fórmula 1 para explicar el rendimiento en cada sesión o carrera. “Hoy, el grip era extrañamente pobre, y no sabemos por qué. Si lo supiéramos sería muy sencillo. Así que tenemos que estudiar (los datos) más. Tenemos que encontrar si hay algo más de rendimiento aerodinámico a encontrar, si había algo en la preparación del neumático que hicimos de forma diferente entre los entrenamientos y los libres, o cualquier otra cosa”. Quizás, Ocón supo 'tocar' algo en con su monoplaza diferente a Alonso, aún falto de experiencia para ese ajusto fino propio de los clasificatorios. El estudio comparativo de los datos de Ocón quizás le iluminen un poco más en el proceso de conocimiento de esos determinantes detalles que marcan la evolución de un monoplaza para el rendimiento final a una vuelta.

Ocon: "Hicimos algunos cambios"

Quizás la clave pueda leerse entre líneas en las palabras del propio Ocon al terminar la sesión. “El coche era más delicado en la clasificación que en el Q3”, también reconocía el francés, pero su evolución fue diferente a la del español, “aunque el gran salto y la gran mejora que hemos hecho vino del viernes al sábado por la mañana. Hicimos algunos cambios entre los libres 3 y los entrenamientos. Pero el trabajo se hizo por la noche. Aquí dimos un gran paso, y la confianza que nos dio en el coche fue enorme”, comentaba el francés, que incluso se lamentaba de no haber logrado la posición de Sainz. De leer entre esas líneas, los pasos de Ocon dieron un resultado diferente a los de Alonso a la hora de ‘retocar’ su monoplaza.

Alonso relativizaba la posición de salida de cara a la carrera ante la ventaja de elegir neumáticos ante el ‘graining’ de los blandos. “Si tenemos el coche al 100% como en la FP3 y FP2 creo que se puede adelantar”, explicaba sobre la carrera, confiando en el ritmo de las tandas largas del viernes, uno de los mejores del grupo perseguidor de Mercedes y Red Bull. "Sobre todo, las rojas no han ido muy bien durante todo el fin de semana, así que la posición ideal para la crono de hoy casi casi era ser el decimoprimero, si no tenías los medios en Q2. Estamos el 13. Los puntos se dan mañana. La posición y evitando los neumáticos rojos para la carrera puede ser una buena táctica”. Lo que se llama hacer de la necesidad virtud.

De confirmarse el ritmo de los libres y no repetirse la inesperada dinámica de los clasificatorios, el circuito de Portimao ofrece oportunidades a Fernanbdo Alonso ante su gran facilidad para adelantar adelantamientos, especialmente en la recta y con el DRS, como pudo apreciarse el pasado año. Y si el Alpine mantiene la velocidad punta del viernes. Los puntos son importantes, pero más todavía que Esteban Ocon no convierta en costumbre superar regularmente a su compañero de equipo sábados y domingos.

Fernando Alonso Fórmula 1 Daniel Ricciardo
El redactor recomienda