Fernando Alonso y Alpine necesitan empezar a despejar las dudas que levantan para 2021
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
PORTIMAO, TAMBIÉN DIFICIL PARA EL ESPAÑOL

Fernando Alonso y Alpine necesitan empezar a despejar las dudas que levantan para 2021

A pesar de los puntos de Imola, Alpine presenta algunas dudas sobre su rendimiento, con el riesgo de que el A521 necesite un margen de evolución que no compense en 2021

placeholder Foto: Formula one grand prix of portugal
Formula one grand prix of portugal

Mitad el piloto, mitad el monoplaza. Para Alpine y Fernando Alonso, el Gp de Portugal representa otra nueva oportunidad para recibir respuestas sobre el potencial del A521, así como la evolución de su piloto. Por un lado, un monoplaza de rendimiento desigual en los dos trazados conocidos en 2021. Por otro, un Alonso que no ha agarrado todavía por los cuernos su montura en el retorno a la Fórmula 1. Equipo y piloto tendrán ya internamente algunas de esas respuestas, pero este fin de semana los aficionados contarán con más elementos de juicio.

Porque mientras la confianza en su progresión personal es evidente, caben más dudas sobre el futuro del A521 para luchar regularmente frente a McLaren, Mercedes y Alpha Tauri, y Aston Martin en 2021. El monoplaza francés ofrece lagunas, como han reconocido los responsables del equipo y veladamente el propio Alonso. La cuestión capital es si podrán resolverse durante esta temporada, o Alpine arrojará la toalla con la mente puesta en 2022. Portimao espera, y los aficionados también.

placeholder Alonso explicó en la rueda de prensa los problemas actuales, y la confianza que tiene para su evolución, aunque Portimao no será fácil
Alonso explicó en la rueda de prensa los problemas actuales, y la confianza que tiene para su evolución, aunque Portimao no será fácil

"No voy a decepcionar a nadie"

Alonso fue sincero en Imola, donde ofreció un perfil poco frecuente en su trayectoria. En la rueda de prensa oficial de este jueves se refirió a la última carrera en un trazado duro para muchos pilotos, sobre todo los que han cambiado de monoplaza en 2021, entre los que se incluyó. Más si cabe, para quien llevaba dos años fuera de la Formula 1. Portimao puede dar otra medida del proceso de adaptación de Alonso. Diiferente a Imola, servirá como otra piedra de toque para constatar su adaptación a esta Fórmula 1, “nueva".

“Las sensaciones tras Imola no fueron muy buenas, porque durante el fin de semana en general no sacaba el máximo del monoplaza. No fue fácil, pero hay que seguir adelante, y hemos preparado aún más esta carrera en el simulador, así que lo intentaremos de nuevo". ¿Cuales pueden ser los problemas en el monoplaza? "En algunas áreas del coche, para saber dónde está exactamente el límite, que es algo que lleva tiempo. Es posible que sientas que estás al 100 por cien, pero siempre puede haber un 101 por cien, quizás hay que buscar más ese límite, seguimos trabajando en algunas zonas de confort, cómo me siento dentro del coche, todos somos distintos y todos tenemos que buscar cosas dentro del coche para tu estilo de conducción o cómo te sientes, y todavía estamos en esa fase. Pero al final estará bien, llevará algunas carreras, y empezamos aquí en Portimao”, reconocía el español, no solo en referencia a su adaptación al monoplaza, sino también ante las posibles deficiencias del A521.

Alonto también dejaba caer que tanto Portimao como Mónaco no serán fáciles. "Allí son muy importantes las sensaciones con el coche. En Bahréin las cosas fueron bien, en Ímola no estaba contento, pero acabé a medio segundo de Esteban. No me preocupa tanto el rendimiento. Llevará tiempo, pero me aseguraré de que soy lo más competitivo posible, no voy a decepcionar a nadie".

¿Pensando ya en 2022?

El panorama arroja más dudas con el monoplaza francés a medio y largo plazo. Marcin Budkowski, director técnico de Alpine, reconocía en Imola los problemas en el túnel de viento durante el invierno, que se trasladaban también al monoplaza. “Ya sabíamos que no habíamos tenido el mejor invierno, por lo que esperábamos estar atrás en ritmo, y los test (de pretemporada) lo confirmaron”. Alonso y Ocon entraron en el Q3 en los dos anteriores grandes premios, y el español luchó en los puntos en Shakir. Pero el monoplaza francés parece jugar en otra liga a la de los cuatro equipos a la estela de Mercedes y Red Bull. El A521 y sus pilotos van con el gancho. En Shakir, con la experiencia previa de la pretemporada, Alpine se defendió. Pero a pesar de los puntos de Imola, el monoplaza francés dejó una pobre impresión.

Alonso dejaba caer unas palabras que parecían insinuar un panorama no muy alentador derivado, previsiblemente, de la información interna que manejan. "Será difícil, esta es una temporada de preparación para 2022, somos conscientes de eso, aunque competimos cada dos semanas y debemos cumplir con el conjunto que tenemos”, dejando entrever que recuperar el terreno perdido respecto al pasado año dependerá, precisamente, de cuánto se haya perdido.

Porque quizás la vía técnica adoptada por el equipo francés con el nuevo reglamento pueda ser un tiro por la culata. Sin elevada velocidad punta, Alpine tampoco tiene referencias con otros equipos al no compartir unidad de potencia con ninguna escuadra. Hasta qué punto los problemas del A521 requieren recursos que vayan en detrimento del monoplaza del próximo año es una incógnita desde el exterior, pero quizás en el equipo se tenga ya una idea del alcance de esos problemas. “El rendimiento del coche no está donde queremos. No contamos con margen para luchar por la Q3, porque dos o tres décimas marcan la diferencia. Si todo va bien, estaremos en la parte alta de ese grupo, pero de lo contrario, perdemos posiciones". ¿Y los domingos? "Es un desafío que aceptamos, intentaremos ser positivos, pero pensamos a largo plazo, no sólo domingo a domingo". ¿Pensando ya en 2022?

Fernando Alonso Fórmula 1 Mercedes Mónaco