"Ha ido bien, ¿eh, cabrón?": Así ha sorprendido Fernando Alonso en su retorno
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
NOVENO, PRIMER Q3 EN UN FIN DE SEMANA DIFICIL

"Ha ido bien, ¿eh, cabrón?": Así ha sorprendido Fernando Alonso en su retorno

Ni en la pretemporada ni en los dos días de entrenamientos el A521 daba señales de poder entrar en el Q3. Efectivamente, Alonso y Alpine tenían algo guardado, aunque nadie esperaba que tanto

placeholder Foto: Alonso sorprendió entrando en el Q3 con un resultado que no parecía estar en el A521 durante los dos días anteriores. (Alpine)
Alonso sorprendió entrando en el Q3 con un resultado que no parecía estar en el A521 durante los dos días anteriores. (Alpine)

Fernando Alonso se disponía a hablar a los micrófonos de Dazn después de los entrenamientos oficiales del GP de Baréin. El primer Q3 de su retorno a la Fórmula 1 era suyo. Carlos Sainz se acercó y ambos se dieron un abrazo de felicitación. “Vaya cabrón” le espetaba el madrileño. “Ha ido bien ¿eh, cabrón? Has sacado una buena cuali" Sainz se da la vuelta: “Para llevar un par de años, y ‘oxidao'". Al separarse, se escuchaba la respuesta del asturiano: “Oxidao” asentía levantando los hombros, sonriendo bajo la mascarilla. Alonso había hablado en la pista pocos minutos antes para dar la respuesta.

El asturiano no había pasado de la decimoquinta posición en todo el fin de semana. Era evidente su incomodidad con el A521. A pesar de ello, al terminar el viernes se descolgaba con una incógnita: “Tenemos algo guardado en el bolsillo”. Pero nadie imaginaba hasta qué punto. Quizás, ni siquiera el propio piloto. “Tampoco pensábamos que nos guardábamos tanto, en los libres creíamos que íbamos un poco más guardados que nuestros rivales, pero también es cierto es que hemos llegado a estar a dos segundos y medio en algunos los libres, y no teníamos dos segundos en el bolsillo…” ¿De dónde se sacó de la manga Fernando Alonso que no se vislumbraba en ningún momento desde que el A521 comenzó a rodar hace dos semanas en Baréin?

"El fin de semana ha sido difícil

Esteban Ocón se quedó en el Q1, aunque el francés tuvo mala suerte en los compases finales de la sesión. Sin embargo, ya en esa tanda Alonso se aupó a sorprendente séptimo puesto, a tan solo tres décimas de Max Verstappen. El español daba alguna clave al terminar la sesión. “Creo que la temperatura ha afectado de diferente manera a los coches, creo que el calor ha sido un poco peor que las sesiones de día, y por la noche nos ha ido bien. Mañana la carrera es de noche, así que ojalá sea más fácil”. El A521 mejoraba al bajar las temperaturas respecto al resto de las sesiones con luz natural, pero tampoco el viernes por la noche el monoplaza francés estaba para tirar cohetes. En la última sesión, con luz artificial, Alonso sufría con su monoplaza, algo que podía apreciarse a simple vista a través de la cámara subjetiva, cuando en muchas curvas se percibía que no podía dar gas a voluntad para no perder adherencia y tracción.

Pero aquí hubo de entrar en juego la experiencia de Alonso para sortear con la puesta a punto el momento clave y tirar de oficio. “La verdad es que muy contento, todo el fin de semana ha sido difícil, todo el fin de semana tenía poca confianza en la parte trasera del coche. Hemos trabajado un poco en el set up, pero nunca acaba de ganar esa confianza, y luego los neumáticos, esa primera vuelta, ese pico de prestaciones aún no las entiendo al cien por cien, sabía que iba a tener un reto ahí, y ha ido mejor de lo esperado”, explicaba al poco de terminar. “En la primera crono del año nunca sabes dónde estás. Cada vez que paraba en boxes y miraba al monitor, no sabía si estaba quinto o diecisiete, porque podías estar en cualquier de los sitios. La verdad es que muy contento al ver que íbamos progresando en la crono”. Noveno de nuevo en el Q2, y también en el Q3. Cierto que dos monoplazas teóricamente más lentos (Pérez y Tsunoda) no entraron en el Q3, pero la brutal pugna que se anticipa para entrar en el Q3 en 2021 no perdona el mínimo error”.

La fortaleza para la carrera

Entrar en el Q3 supone una baza extraordinaria de cara a la carrera, ya que todavía es una incógnita el rendimiento en tandas largas del A521 en relación a sus rivales, y el viernes en las simulaciones tampoco ofrecía razones para el optimismo. Pero la sorpresa de los clasificatorios da bazas a uno de los puntos más sólidos de Alonso: su ritmo de carrera clavado en regularidad, como volvió a confirmar durante los entrenamientos de pretemporada. Pero también las incertidumbres de una vuelta a la acción dentro de un gran premio. “Mañana me toca otra carrera, no de test, pero de muchas cosas por primera vez, la salida, la primera curva, pasar sin incidentes la primera vez, la degradación de los neumáticos... Hacer los pits stops, una cosa es entrenarlos y otra hacerlos en carrera en dos segundos ¿no?. Así que creo que voy a volver a vivir muchas cosas nuevamente, y tengo ganas de hacerlo”.

Ya el jueves, Alonso reconocía varios de los puntos por redescubrir y experimentar en su primer gran premio tras dos años de ausencia, al margen de la incógnita del rendimiento en sí del monoplaza francés en ritmo y degradación. “Voy a intentar ejecutar la carrera lo mejor posible y sin errores por mi parte, el procedimiento de salida, la arrancada, una buena reacción al semáforo…. Parecen cosas banales, pero hace dos años y medio que no reacciono a un semáforo. En el Wec e Indy las salidas son lanzadas, así que esas pequeñas cosas…, Aguantar un poco la presión la adrenalina, la primera curva, no tocarse…. Sin prometer nada, pero intentaré ejecutar una carrera lo mejor que podamos, y si eso es suficiente para hacer un séptimo, bienvenido si somos el doce es que ha habido once mejores que nosotros, así que todo lo acogeré con buenos ojos”. Sin contar que no haya, de nuevo, algo guardado.

Fernando Alonso Carlos Sainz Fórmula 1
El redactor recomienda