Carlos Sainz, sorprendido por la igualdad, pero también por las diferencias de los F1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DEBUT CON FERRARI

Carlos Sainz, sorprendido por la igualdad, pero también por las diferencias de los F1

Carlos Sainz afronta su debut con las dudas de no conocer el límite de su monoplaza, pero también por lo radicalmente diferentes que son los monoplazas modernos

placeholder Foto: Carlos Sainz explicaba en la primera de rueda de prensa oficial sus sensaciones ante el debut con Ferrari
Carlos Sainz explicaba en la primera de rueda de prensa oficial sus sensaciones ante el debut con Ferrari

Primera conferencia de prensa oficial de Carlos Sainz previa a un Gran Premio como piloto de Ferrari. Un momento, por un lado, de emoción por saber realmente donde está el coche a nivel de competitividad, y de inquietud por otro, por ver el nivel de compenetración que tendrá con su nueva máquina.

Sainz comparecía ante los medios junto a su compañero de equipo Charles Leclerc por primera vez en un gran premio. Y ofreció varias claves acerca sobre qué esperar de él, al menos, durante las primeras carreras. Haber rodado apenas hace unos días en la misma pista puede ayudar para hacerse una idea de dónde está cada cual. Pero la pretemporada mas corta de cuantas se recuerdan es un problema de nuevo. Para quienes cambian de equipo, depende mucho si la naturaleza del coche se adapta mejor o peor al estilo de conducción de cada piloto. Sainz lo descubría en la pretemporada, pero ahora llega la hora de la verdad: "No llego tan preparado como quisiera, pero si todo lo preparado que la situación nos ha permitido. Así que listo para dar el máximo y sacar lo mejor del coche".

"Es algo increíble"

Sin duda cuenta mucho cuándo uno se conoce su coche al dedillo y cuándo no. Algo que el propio Sainz reconoce que le costará todavía unas carreras, el poder sacar la quintaesencia de su máquina. Por similares que parezcan desde fuera, los Fórmula 1 luego son mucho mas diferentes de lo que aparentan. "Me asombra, -explicaba el nuevo piloto de Ferrari-, lo diferentes que pueden llegar a ser los monoplazas. Parece increíble que coches que en sus tiempos por vuelta están tan cercanos y luego sean tan diferentes de comportamiento, percibes en cada uno de ellos sus fortalezas y sus debilidades".

"Algo ayuda, -continúa Sainz- cuando has pilotado para equipos distintos, hasta cuatro como es mi caso (Toro Rosso, Renault, McLaren y ahora Ferrari), pero a pesar de que la experiencia ayuda, todo depende al final de lo rápido que encuentres el 'feeling' al coche. En unos casos lo encontrarás enseguida, en otro tardarás algunas carreras’". Factores como el viento, presente habitualmente en la pista de Bahrein, pueden cambiar el guion bastante más de lo previsto: "Es difícil expresarlo, pero no es fácil hacerse una idea de hasta qué punto puede cambiar el comportamiento del coche, cuando la presencia del viento es muy notoria. El hecho que cambie tanto el comportamiento, hace también más difícil saber donde está el límite del coche en cada momento’.

La hora de la verdad

A pesar de su juventud (26 años), Carlos no es ningún novato. No sólo porque comienza ahora su séptima temporada en la fórmula reina, sino porque mas allá de su trayectoria en el karting, ya han pasado trece años desde que diera sus primeras vueltas en un monoplaza. Una madurez deportiva ideal para llegar a Ferrari, pero tal y como admitía también, con una madurez personal fruto del proceso acelerado que supone formarse como persona en el automovilismo: "cuando desde muy niño estás compartiendo tiempo con personas de 40, 50, 60 años, trabajas con gente adulta, con ingenieros, etc, tu proceso de maduración es mucho mas rápido de lo que es normal. Así lo he ido viviendo con el paso de los años. Al principio estás mas callado y luego poco a poco participas más. Es algo obligado", admitía en tono distendido.

Era obligado también que se le preguntara por la sensación de debutar con un equipo como Ferrari y, al respecto, confirmó las sensaciones del primer día cuando pisó por primera vez el circuito de Fiorano, con toda la magia que ese entorno envuelve. "Efectivamente, -insistía Sainz-, Ferrari es algo muy especial y lo estoy saboreando y disfrutando mucho, precisamente por ello no veo la hora de salir a pista’. La buena sintonía que parece disfrutar con su compañero Charles Leclerc se hizo también palpable en la rueda de prensa y, como el propio Leclerc señalaba, va a ser un año muy fuerte de trabajo donde, reconocía el monegasco, en aras de aportar lo más posible al equipo, tratará de evitar meterse en batallas innecesarias, como en ocasiones le ocurrió en 2020. Por ejemplo, ya en a primera carrera de la temporada en Austria.

Una ventaja importante es que a priori los estilos de pilotaje de ambos parecen ser similares, por lo que será clave que la comunicación fluya entre los dos sectores del box. Ambos pilotos tienen asumido que la hora de la verdad llegará en 2022. Para poder triunfar entonces, su buen hacer y trabajo conjunto va a ser clave para devolver a la Scuderia al lugar que todos esperan.

Carlos Sainz Charles Leclerc Fórmula 1 Ferrari
El redactor recomienda