Davide Brivio, el hombre tranquilo para gestionar al exigente Fernando Alonso
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL RESPONSABLE DE ALPINE EN LAS CARRERAS

Davide Brivio, el hombre tranquilo para gestionar al exigente Fernando Alonso

Uno de los fichajes sorpresa de la temporada 2021 no vino por el lado de los pilotos, sino de los directores de equipo. La llegada

placeholder Foto: Davide Brivio fue el gran artifice del los éxitos de Suzuki
Davide Brivio fue el gran artifice del los éxitos de Suzuki

Uno de los fichajes sorpresa de la temporada 2021 no vino por el lado de los pilotos, sino de los directores de equipo. La llegada a la dirección de Alpine F1 de Davide Brivio, el antiguo jefe de equipo de Suzuki en MotoGP, sorprendió a todos. El manager italiano, aunque desconocido en Fórmula 1, atesora una trayectoria impresionante en el motociclismo. El nuevo ‘jefe’ de Fernando Alonso en Alpine F1no es un cualquiera.

Algunos han querido ver en este fichaje una suerte de ‘chivato’ que sea la ‘cara y los ojos’ de Luca de Meo, el nuevo CEO de Renault. Sin embargo, Davide Brivio (Monza, Italia, 1963), es mucho más que alguien de confianza del nuevo mandamás de la marca del rombo. Y también quien tendrá que lidiar con la exigencia permanente y dedicación absoluta de Fernando Alonso en su última etapa en la Fórmula 1.

placeholder Valentino Rossi y Davide Brivio estuvieron muy unidos en los tiempos de Yamaha
Valentino Rossi y Davide Brivio estuvieron muy unidos en los tiempos de Yamaha

"El mejor de todos"

Los caminos de Luca di Meo y Brivio, se cruzaron cuando coincidieron en la época gloriosa de Yamaha y Valentino Rossi. En esos años uno de los principales patrocinadores de la marca japonesa era FIAT, y el responsable de aquel patrocinio en la marca italiana era precisamente Luca de Meo. Algo especial debió de ver de Meo, aquellos años trabajando juntos, para que una de sus primeras decisiones fuera fichar a Brivio, para el proyecto deportivo estrella de su nueva compañía.

Tuve la oportunidad de conocer a Davide Brivio en 2015, cuando empecé a trabajar en el paddock de MotoGP, como responsable de desarrollo de negocio para esa especialidad, en una multinacional británica de marketing deportivo. Nuestra primera misión como era lógico, era presentarse ante los jefes de los equipos y que estos explicaran sus objetivos, activos, estrategia, etc. La última de todas aquellas reuniones, fue precisamente con Brivio en el motorhome de Suzuki y al salir de aquel encuentro, mi jefe y yo nos miramos y nos dijimos sin dudar: ‘Este tío, con diferencia es el mejor de todos’.

‘Mano de hierro, guante de seda’

Fue tremendamente aleccionadora aquella reunión, porque no sólo nos permitió conocer mejor como navegar en un paddock muy diferente al de la Fórmula 1. También nos mostró un gestor con las ideas claras, con los pies en la tierra, sencillo y con un estilo de management donde se percibía del clásico ‘mano de hierro y guante de seda’. Pero algo nos llamó aún más la atención: Su atención por el detalle. Por poner un ejemplo, que ilustra perfectamente la personalidad de Brivio, sirva una anécdota acontecida en el Gran Premio de Malasia de MotoGP de 2017:

En las carreras del periplo asiático del mundial de Motociclismo, el nivel de la zona hospitality de los equipos bajaba muchos enteros. La razón esgrimida por todos era que no tenía sentido dedicar mucho esfuerzo cuando los patrocinadores e invitados principales no acudían nunca a estas carreras. Sin embargo, un equipo sobresalía entre todos: Suzuki. Sin un gran despliegue de medios, se percibía en el equipo azul un esmero y atención en el detalle ausente en el resto de equipos.

Al término del Gran Premio, sorprendí al propio Davide, arremangándose y recogiendo sillas junto resto del equipo y aproveché para felicitarle. Con la humildad que le caracteriza, entre risas me dijo: "¡Ya ves el esfuerzo que supone! Aquí estamos aun recogiendo sillas cuando los demás se han ido, pero vale la pena. Si queremos dar una imagen de equipo ganador, siempre hay que mantener la atención al detalle, nunca sabes quién puede estar observándote". Brivio, además de meticuloso, muestra con su ejemplo a su organización que tiene mucho más de líder que de jefe. Igualmente, la anécdota ilustra también de forma notoria, las enormes diferencias existentes en cuanto a tamaño entre Suzuki en MotoGP y Alpine en Formula 1.

Hacer de la necesidad virtud

Recientemente, el propio Brivio hablaba sobre estas diferencias: "Para ser honesto mis responsabilidades en Suzuki eran mucho más amplias, no mayores, pero sí más amplias. Allí, la organización era más pequeña y básicamente yo pasaba por todos los sectores. Aquí están muy bien organizados por cada sector individual, mientras que en Suzuki tenía que estar pendiente un poco de todo, desde Recursos humanos, los contratos, marketing, comunicación, etc’. Cuando el manager italiano llegó a Suzuki en 2014 venía de una mala experiencia en Ducati junto a Valentino Rossi y la marca nipona deambulaba por el final de la parrilla. El desafío por delante era enorme y nadie hubiera apostado entonces un euro, a que, en el plazo de un lustro, Brivio iba ser capaz de hacerla campeona del mundo.

Con menos medios que sus rivales y sin una chequera que le permitiera fichar a los mejores pilotos, Brivio hizo de la necesidad virtud y con su olfato, fue el artífice de que el mundo abriera los ojos ante el talento de Maverick Viñales. Cuando el gerundense le fue ‘robado’ por su rival Yamaha, repitió la jugada con el fichaje de Alex Rins y finalmente hizo ‘bacarrá’ con Joan Mir, al que ha conseguido poner los medios para que el mallorquín se hiciera con el título de campeón en 2020.

HTML

Un gran gestor de personas

Y no fue fácil, porque en Suzuki además de lograr una moto competitiva tuvo que lidiar con la rivalidad dentro del equipo entre Rins y Mir, ambos con opciones al título. Es evidente que además de un gran gestor, Brivio tiene una habilidad especial para gestionar personas, un activo muy valioso, cuando toca lidiar con pilotos muy exigentes como es el caso de Fernando Alonso. El italiano, en este sentido, no ve problemas al estilo de trabajo ultraexigente del asturiano. "Es muy positivo, -señala Brivio- tener a un piloto de este tipo en el equipo, pues estimula a toda la organización, empuja a que todo el mundo dé el máximo. Fernando será importante para Esteban (Ocon), pues le puede enseñar a trabajar diferente gracias a su experiencia. Al mismo tiempo, Esteban también va a ayudar a Fernando, porque cada día es más competitivo. Estoy con muchas ganas de verlos a los dos en acción’.

El piloto español va a tener por tanto con Davide Brivio un aliado perfecto. Si la dirección general del equipo en el apartado técnico está en manos del ingeniero polaco Marcin Budkowski, la operativa y estratégica va a recaer en el italiano, siendo la persona clave, por tanto, para que el asturiano pueda lograr sus objetivos. Atraer el mejor talento en Fórmula 1, se ha visto en muchas ocasiones, no sólo es una cuestión de dinero. Tiene mucho que ver también con la confianza que un líder inspire a los posibles candidatos, que sepa manejar sus egos, que evite solapamientos una vez que estén dentro de la estructura y les convenza para alinear objetivos.

Si hay alguien que ha demostrado en el pasado ser un maestro en este terreno, es Davide Brivio. No hay que olvidar, además, que al mando de una poderosa nave en el estanque de tiburones que siempre ha sido el paddock de la Fórmula 1, hace falta alguien fuerte, pero también, ‘un hombre tranquilo’.

Fernando Alonso Suzuki Renault