"Gana por mi padre": así ganó Antonio García las 24h de Daytona por Adrián Campos
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
TERCERA VICTORIA EN SU CARRERA DEPORTIVA

"Gana por mi padre": así ganó Antonio García las 24h de Daytona por Adrián Campos

Pocos días después de fallecer su mentor y amigo, Antonio García triunfó por tercera vez las 24 Horas de Daytona en días de especial emoción, también por la pérdida de su abuelo hace un mes

placeholder Foto: Antonio Garcia logra la segunda victoria con Chevrolet en las 24 Horas de Daytona, la tercera de su carrera deportiva, y cuenta con otra absoluta
Antonio Garcia logra la segunda victoria con Chevrolet en las 24 Horas de Daytona, la tercera de su carrera deportiva, y cuenta con otra absoluta

“Gana este fin de semana por mi padre, Antonio, te quería mucho, está y estará siempre muy orgulloso de ti”. La noche anterior, Adrian Campos había fallecido inesperadamente. El jueves, su hijo Lucas mandaba un mensaje a través de Twitter a Antonio García, a punto de comenzar los días decisivos de las 24 Horas de Daytona, una de las citas icónicas del calendario internacional y más importantes de Estados Unidos. Tras una trepidante y emocionante carrera, García ganó la prueba con sus compañeros de Chevrolet…

La intensidad de la competición automovilística se entrelaza a veces con singulares momentos vitales. Las emociones se enredan y luchan por imponerse sobre la concentración y la racionalidad necesarias para rendir a más alto nivel a 250 km/h. Hacía un mes había fallecido el abuelo de Antonio García. El miércoles se iba sin el menor aviso su mentor y amigo. “Me quería como un hijo y yo a él como un padre para mí, le voy a echar muchísimo de menos”, contaba el propio García antes de afrontar las 24 Horas de Daytona. Campos había lanzado la carrera deportiva de su pupilo, quien hoy ostenta uno de los mejores historiales del mundo en la categoría de resistencia, en la que ha ganado todo y, de todos los pilotos a quienes ayudó durante estas dos décadas, García ha sido quien más estrecha vinculación ha mantenido con Campos hasta su fallecimiento.

El Confidencial habló con Antonio García poco después de su victoria. El español también explicaba la confusión de un falso positivo de Covid que le impidió completar el último relevo y llevar el coche hasta la bandera a cuadros como estaba previsto. Una conversación donde los silencios fueron tan protagonistas como las palabras.

"Me decía que no era verdad"

“El peor momento fue con la primera llamada. Estaba llegando al hotel, serían las once y pico hora española…. Me costó mucho asimilarlo, yo mismo no me creía lo que me estaban diciendo, no lo asimilaba, me decía que no podía ser verdad. No hubo un momento peor que otro después. Era una situación…Me cuesta encontrar el adjetivo…” explica García, cuyo hablar pausado pugnaba para dar forma en palabras a las emociones y los sentimientos. “Se trataba de intentar asimilarlo, de ayudar en todo lo posible a sus hijos. Aún estando en la distancia y no poder estar en Valencia…Trataba de estar cerca dentro de lo que cabe de su familia”.

¿Cómo se sintió durante esos cuatro días, desde el fallecimiento al banderazo final con la victoria? Porque igual que maneja el volante de su Chevrolet, también las emociones requerían su pilotaje. “En la resistencia compartes mucho tiempo con tus compañeros de equipo, ingenieros… Y esta semana he estado asocial completamente… He hecho mi trabajo como tenía que hacerlo, pero notas que estás bastante raro. A la mínima que cualquier cosa no iba bien te tenías que controlar, estás tan de tan mala leche con el mundo… No es que explotes, pero estás con todo a flor de piel, los sentimientos. Sobre todo por la tensión de la preparación de la carrera, porque no quieres perder ningún detalle. Todo lo que ha pasado este mes te deja fuera de tu zona y ambiente habitual, mentalmente y psicológicamente”.

¿Le afectó dentro del coche el recuerdo de su abuelo y de Adrián Campos? “En el coche, una vez te pones el casco, haces lo que tienes que hacer. Ya estás bastante ocupado por tener que conducir, te concentras al cien por cien a lo que estás haciendo. No suele pasar dentro del coche que tengas momentos en que tu cabeza está en otro lado… Dentro del coche no me ha afectado, y de cara a cómo afrontar la carrera… Este año quizás quería ganarla sí, o sí. Y esto me ha dado más fuerza o rabia, no sé como llamarlo".

Las dos espinas clavadas

Nadie entendía por qué no acababa la carrera. Al terminar se hizo público que un test durante la misma prueba había dado, extrañamente, positivo. García lo explica. “Se ha hecho una pelota de todo esto que alucino. Lo pasé (Covid) hace dos meses. Me hice un test en el circuito porque no sabía si el que me había hecho antes me llegaba a tiempo para poder viajar, y ese es el único que sale positivo, por lo que sea. Estoy dado de alta del Covid. Hasta que no lo pasas no lo entiendes, que lo pases y que puedas seguir teniéndolo durante dos o tres meses. He seguido todos los protocolos, no estoy bloqueado de nada, me permite viajar perfectamente”.

Desde fuera del coche García vivió con enorme intensidad los momentos finales, sobre todo ante el recuerdo de dos episodios singulares en su carrera. En 2016 entró segundo, le faltaron unos metros para ganar una carrera por 34 milésimas al otro Chevrolet del equipo. En 2017, su compañero Jordan Taylor perdía en la penúltima vuelta las 24 Horas de Le Mans al salirse de la pista. El americano era el responsable del último relevo en estas 24 Horas, acosado de nuevo por el segundo coche del equipo, como en aquella edición de 2016.

“Este año no me tocó llegar a la meta, como suele ser habitual, y eso lo ha hecho un poco más duro, estaba super nervioso viendo cómo lo hacía mi compañero Jordan", explica García, "me he alegrado mucho, uno, por lo personal, por haber ganado la carrera. Y dos, por él, por lo bien que está compitiendo y como corrió en esos momentos finales. El mismo necesitaba esta carrera después de lo que pasó en 2017. Tengo grabado a fuego perder aquella carrera (2016), y él igualmente Le Mans. Cuando conduces estas cosas te quedan marcadas, y para él ha sido una revancha, una reivindicación, sacarse esa espina que tenemos todos los pilotos cuando las cosas se nos escapan de las manos en el último momento”. Al acabar la prueba, Taylor se deshizo en elogios sobre García con la prensa americaba, reconociendo hasta qué punto debía a los consejos y ayuda de Antonio García haber soportado la presión final.

"Los momentos felices con Adrián"

¿Qué lecciones personales ha sacado Antonio García de tan singular y dura experiencia? ¿Está orgulloso por haberse sobrepuesto a las circunstancias? El silencio parece eterno. “No lo sé... Han sido cuatro días de muchísimos altibajos, tratando de que no interfiriera en mi trabajo. Pero el saber que estás a flor de piel cuando las cosas no van como quieres…Quizás lo que más me ha ayudado ha sido eso, el luchar sí o sí, con todas mis fuerzas, para ganar esta carrera. Tendría que hablarlo con mi equipo para saber si han notado alguna diferencia… Pero me he esforzado al máximo para preparar la carrera y hacerla, para conseguir lo que quería. Al hemos hecho todo perfecto, sin apenas errores, y logramos el objetivo, esto es de lo que más orgulloso estoy. No tanto de la carrera, sino del significado que tiene el poder dedicársela a él (Campos), o como venía pensando este último mes, dedicársela a mi abuelo”.

“La semana me ha hecho reflexionar, esto es ley de vida, son cosas que no podemos controlar….He tratado esta semana de recordar momentos felices con Adrián, o lo que le hubiera dicho en un momento dado, pero más desde el lado de… De darte ánimos, de una palmada en el casco, o cosas así…Tratando de recordar momentos buenos, de ánimos de Adrián hacia mí. He imaginado eso, a Adrián dándome ánimos, la forma que te hacía llevar todo esto mejor”.

Al final de la carrera llegó el mensaje. “Adri y Lucas me escribieron nada más acabar. Hablar, no podíamos hablar entre nosotros, no hubiéramos sido capaces de hablar. Pero tengo ganas de verles, a ver cuándo podemos hacerlo” ¿Y qué les dijo Antonio García a su abuelo y a Adrián Campos después de ganar? El silencio más intenso y dilatado de todos. “No soy de muchas palabras, a mí con…. Con una mirada nos hubiera bastado. Creo que con ciertas personas te entiendes con la mirada…. No sabría qué palabras decir…No lo sé, tengo un nudo… Tenía claro que desde que supe que mi abuelo podía no estar para la carrera que quería dedicarle con todas mis fuerzas una carrera importante…Aún estoy un poco… No he aterrizado”. Su abuelo y Adrian Campos seguro que le han entendido perfectamente.

Antonio García Chevrolet Adrián Campos
El redactor recomienda