Suspendidas las dos sesiones de libres

El profesor Sainz y el vacile de Norris: cuando el espectáculo está fuera de la pista

La niebla provocó que no viéramos a los pilotos en la pista, pero ya se encargaron de conseguir su cuota de protagonismo y dar el espectáculo en el paddock con Norris a la cabeza

Foto: Carlos Sainz y Lando Norris
Carlos Sainz y Lando Norris

La niebla se quiso llevar todo el protagonismo de la jornada de entrenamientos del viernes. Invadió el circuito de Nurburgring al completo e impidió que el helicóptero médico pudiese volar. Ello provocó que no viéramos a los pilotos en la pista, pero ya se encargaron de conseguir su cuota de protagonismo y dar el espectáculo en el paddock. Pudimos ver en directo, desde Carlos Sainz enseñando español a Lando Norris, al británico vacilando al pobre George Russell.

Como no podía ser de otra manera, Lando Norris llevó la voz cantante a través de las redes sociales. “Nos divertimos, pero también queremos competir”, dijo Norris al hacerse oficial la suspensión de los segundos entrenamientos libres, y vaya si se divirtieron. Cuando varios pilotos expresaban su aburrimiento en redes sociales, ahí estaba el británico para alegrar la tarde.

El mejor momento llegó cuando abrió un directo de diez minutos junto a Carlos Sainz. En ese momento el español se puso el traje de profesor y se dedicó a enseñar español a su compañero. “Carlos, espabila tío”, decía Norris con su notable acento británico. “Ahora di qué pasa”, decía el español y Lando replicaba. La cosa se fue soltando y junto a los comentarios de los usuarios, fueron ayudando a Norris a pronunciar mejor. Todo empezó con un “¿Cómo te llamas?” a “ahora está lloviendo”. Sin embargo hubo una palabra que se le atragantó al joven de McLaren, helicóptero. La mala pronunciación provocó las risas de ambos. Al final terminaron con la frase más complicada. “Esto es un gorro que no es lo mismo que un guarro”, pero Lando demostró que es un buen aprendiz.

Pero las travesuras de Norris no acabaron ahí y decidió entrar en el directo de George Russell. El piloto de Williams estaba charlando tranquilamente con sus seguidores hasta la entrada de Lando. “Oye Russell ¿Qué pasa? ¿Cómo va tu dia?. Yo estoy practicando mi swing de golf con un palo de golf imaginario”, dijo. “Yo aquí leyendo comentarios”, respondió Russell. En ese momento Lando dejó su perla. “Lo siento, pero yo me duermo escuchando hablar a Russell”, para después Carlos Sainz acabar subiendo una imagen junto al británico dormido. Lo que hace el aburrimiento.

El karma también le llegó a Russell después de frustar el sueño de su compañero de equipo, Nicholas Latifi. El canadiense se hizo con la pizarra de tiempos de Williams y se colocó como el ‘P1’, a lo que Russell, cuando se despistó Latifi, añadió un nueve después del uno. Una posición más realista para el bueno de Nicholas.

Las consecuencias de estar sin libres

Una de las grandes consecuencias de no haber tenido entrenamientos libres ha sido perderse el debut de Mick Schumacher en una prueba oficial de la F1. El hijo del káiser podría ser el compañero de Raikkonen en Alfa Romeo en 2021 y esta prueba era clave como primera toma de contacto. Sin embargo la oportunidad del alemán tendrá que esperar.

Aún así el viernes dejó una bonita imagen para él. Sebastian Vettel tuvo un gesto con el que es su ídolo de la infancia y su amigo Michael Schumacher, para el Gran Premio de Eifel. Competirá con un diseño de casco creado en honor al siete veces campeón del mundo. Vettel ha unido el diseño actual de su casco con el que llevó Michael Schumacher en 2006 para competir en el circuito de Nürburgring, donde se llevó la victoria aquel año. Ese buen gesto lo quiso compartir y enseñar a Mick Schumacher. Ambos entablaron una conversación a la que se unió Toto Wolff. Cuidado Ferrari que si está cerca Toto todo puede pasar.

En otro orden de cosas, la falta de entrenamientos también afectará en lo deportivo. Ahora sin rodaje durante el viernes, todo el trabajo para preparar la clasificación queda para los FP3, una sesión de tan solo 60 minutos que podrá servir de precedente a lo que quiere probar la Fórmula 1 para el GP de Imola. Pero presumiblemente todo el mundo llegará cargado de incógnitas a la clasificación.

En el caso de Sainz, tuvo que ver como se quedaba sin probar su alerón nuevo, aunque tiene claro que esta carrera va a ser diferente simplemente por el hecho de las temperaturas, las cuales no superarán los diez grados. Por ello, habrá algo más de incertidumbre, y más sin haber podido rodar en estos entrenamientos libres. "Llueva o no, yo creo que el fin de semana va a ser diferente por el frío. Vamos a tener muchos desafíos este fin de semana y habrá que estar atento a muchas cosas, y si le sumas lo que el tiempo nos ha quitado este viernes, pues va a ser un fin de semana más divertido y con más incertidumbre, ojalá que haya más oportunidades",declaró Sainz. "La última vez que estuve en Nürburgring gané, pero ya han pasado unos cuantos años, fue en 2014. Es un circuito que me gusta, que tiene este tipo de cosas también como la lluvia y la niebla, pero es un circuito de la vieja escuela y es divertido", añadió.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios