"No se puede hacer más": la desesperación de Vettel y Leclerc con un Ferrari desastroso
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Al borde de caer en la Q1

"No se puede hacer más": la desesperación de Vettel y Leclerc con un Ferrari desastroso

Ferrari sale de la clasificación con la sensación final de 'se ha evitado el desastre' porque una eliminación en la Q1 era muy posible, pero la realidad es que el SF1000 desespera a los pilotos

placeholder Foto: Charles Leclerc y Sebastian Vettel durante el GP de Japón de 2019. (EFE)
Charles Leclerc y Sebastian Vettel durante el GP de Japón de 2019. (EFE)

Mejor reír que llorar. Esa es la filosofía de vida que están practicando Sebastian Vettel y Charles Leclerc esta temporada. La imagen de ambos tras la clasificación del Gran Premio de Bélgica de Fórmula 1 lo dice todo. Saben que el Ferrari es un desastre y que ellos hacen todo lo que pueden. “No puedo hacer nada más”, indicaba el monegasco por radio tras caer eliminado en la Q2 y ver como estuvo a punto de quedarse fuera incluso en la Q1. Pero lo sangrante del momento es la sensación final en Maranello de ‘se ha evitado el desastre’ porque una eliminación en la Q1 era muy posible y hubiese sido algo vergonzoso.

Pero lo ocurrido en clasificación no está lejos de ese calificativo. Vettel comentó que el ritmo del Ferrari en Spa este fin de semana es la "imagen real" de donde se encuentra la Scuderia en el orden jerárquico. Esta declaración es quizá la evidencia más dura hasta ahora de que el monoplaza de Ferrari 2020 es lamentable y el trabajo aerodinámico ha sido mediocre. Porque, aunque algo de culpa tenga el motor, Haas y Alfa Romeo mejoraron respecto a sus vueltas de 2019. Ferrari no puede esconderse tras excusas. Fue superado en los tres sectores por sus rivales de la zona media, por lo que el paquete completo falla. Spa simplemente ha expuesto las carencias del SF1000 y sus pilotos ya no saben que hacer para sacar lo mejor del monoplaza.

"No encontramos explicaciones"

Al bajarse de su monoplaza, Leclerc ha confesado la situación tan compleja que vive el equipo en estos momentos: “Ha sido una clasificación muy difícil para todo el equipo. Ahora mismo no somos capaces de encontrar explicaciones a lo que ha sucedido y por eso tenemos que seguir trabajando duro. Hay que encontrar soluciones para que en futuro podamos salir de este bache. Mañana será una carrera realmente dura”, comentó.

Desde 2014 en Gran Bretaña, que la clasificación de un GP de F1 no terminaba con los dos Ferrari fuera de los primeros 10 lugares y esta temporada cada comparación con el año anterior hace más grande la herida en Maranello. El único equipo que empeora en sus marcas respecto a 2019. “Es un gran paso atrás en comparación con los demás, por lo que debemos intentar encontrar el problema principal y tratar de solucionarlo”, dijo. “No es un buen día, pero es así en este momento. Tenemos que seguir trabajando muy duro. Creo que todos en el equipo deben mantener la cabeza en alto, aunque es muy difícil en tiempos difíciles como este”. Leclerc quiso mantenerse positivo, pero tanto él como Vettel saben que este domingo y el resto de campeonato lo tendrán muy difícil.

"Obviamente, intentamos todo lo que pudimos y mucho esfuerzo desde anoche hasta hoy, tratando de mejorar las cosas", dijo Vettel. “Creo que lo hicimos un poco, pero obviamente no estamos donde queremos estar, pero no es la primera carrera y la primera clasificación que pasa esto”, remarcó. “Intentamos hacer nuestro mejor esfuerzo, obviamente es el coche que tenemos y el coche que conocemos durante toda la temporada hasta ahora. Así que hoy no es una sorpresa", dijo el piloto alemán que reconoció la falta de piezas a la hora de conseguir hacer evolucionar el monoplaza. "No tenemos nuevas piezas... no es tan sencillo. Es difícil, lo probamos todo; pero, sencillamente, no tenemos más", explicó. "No tendría tiempo para explicar todo lo que sucede. En la carrera simplemente intentaremos darlo todo”, finalizó el alemán.

placeholder Sebastian Vettel durante los entrenamientos del GP de Bélgica. (EFE)
Sebastian Vettel durante los entrenamientos del GP de Bélgica. (EFE)

Y Monza la semana que viene...

Leclerc quiso también hacer mención a los numerosos seguidores del equipo italiano que deben estar sufriendo el ver una de las peores temporadas de los últimos años de Ferrari. “También puedo entender a los aficionados en casa que están muy decepcionados. Es comprensible, pero como pilotos intentaremos hacer la mejor carrera posible mañana, aunque no podemos esperar ningún milagro". Está bien que Leclerc intente meter a los aficionados en la debacle de Ferrari sabiendo que en carrera no esperan ninguna mejor y por lo que viene la semana siguiente. El Gran Premio de Italia en Monza. Un circuito donde la unidad de potencia también jugará un papel fundamental y donde la Scuderia no puede permitirse otro desastre como el de este fin de semana.

Ya decía Enzo Ferrari: "Olvídate de la aerodinámica, construye un motor con más caballos que los demás". Eso Ferrari lo consiguió las dos anteriores temporadas, pero en esta le falta todo. La semana que viene Monza y Ferrari estarán muy felices de que no se permita la entrada al público. Pero como es Italia, no sería raro ver a algún tifosi en las tribunas queriendo expresar su disgusto por la situación actual de Ferrari. Pero antes de todo eso queda un Gran Premio de Bélgica en el que Ferrari está preparado para lo peor.

Fórmula 1 Charles Leclerc Sebastian Vettel Bélgica
El redactor recomienda