EL ALEMAN TOCA FONDO ESTE FIN DE SEMANA

¿Terminará la temporada? El peligro para Sebastian Vettel de achicharrarse en Ferrari

El GP 70 Aniversario provocó un nuevo capítulo de reproches entre Ferrari y Vettel en el punto más bajo en la gráfica del alemán en la Fórmula 1

Foto: El Gp 70 Aniversario ha profundizado el bache de Vettel con Ferrari (REUTERS)
El Gp 70 Aniversario ha profundizado el bache de Vettel con Ferrari (REUTERS)

¿Terminará Sebastian Vettel la temporada en Ferrari, o piloto y equipo lograrán reconducir la actual situación hasta el final de su contrato? Porque en el GP 70 Aniversario sufrió un salto cualitativo fruto de reproches mutuos en el punto más bajo en la gráfica del alemán en la Fórmula 1. Nada abrasa más a un piloto que entrar en semejante espiral en Ferrari, ya conocida por otros campeones en el pasado.

Con el futuro fuera del equipo, Vettel padece una paulatina degradación en su pilotaje y, por ende en su imagen. Un progresivo descenso a los infiernos que suscita varias cuestiones y dudas. ¿Ha sido abandonado a su suerte por el equipo italiano tras decidirse su futuro? Puede que Ferrari esté pasándole factura por algunas de sus últimas actitudes ¿Es otra víctima de la trituradora de Maranello cuando ya no sirves a los intereses de su mito social? O simplemente, quizás Vettel ha extraviado la brújula psicológica y técnica necesaria contra Charles Leclerc, atrapado por la presión de competir con un monoplaza rojo sin nivel competitivo.

"Su trompo fue la clave"

Al término de los últimos entrenamientos clasificatorios, Vettel ofrecía la personificación de la impotencia, que se acentuaba tras la dura semana anterior. “Intenté todo lo que tenía, estaba razonablemente contento con las vueltas. He intentado muchas cosas con el coche desde la semana pasada, pero no ha habido diferencias”, explicaba al bajarse de su monoplaza y atrapado en el Q2. “No sé, me he quedado sin respuestas”, contestaba cuando se le preguntaba por las razones de su rendimiento. Pero todo lo susceptible de empeorar, lo hizo. Hasta llegar a los reproches mutuos con Mattia Binotto que, por primera vez, afloraron públicamente tras la carrera.

A la causa de Vettel no ayudó el trompo inicial con el que casi se lleva puesto a Carlos Sainz, otra muestra de su patrón de errores autoinducidos en momentos de alta presión. Luego, algún reproche por la radio al equipo ante la estrategia en carrera. "Es la diferencia que no queríamos, lo hablamos esta mañana. Me quedaré aquí, pero sabéis que la habéis fastidiado". “No hemos sacrificado a Sebastian”, explicaría Binotto después, con datos sobre la lógica en la estrategia con el piloto alemán, e intentando disipar dobles intenciones. Que Vettel señalara a su muro de boxes tras su trompo en la primera curva delataba los malos momentos de un Vettel que ya empieza a echar balones fuera. “Su carrera quedó comprometida con la salida, creo que fue la clave, y no la estrategia elegida”. Vettel se la había dejado botando al jefe.

Sebastian Vettel perdió el control del Ferrari y trompeó en la primera curva. (Reuters)
Sebastian Vettel perdió el control del Ferrari y trompeó en la primera curva. (Reuters)

Abiertos al cambio de chasis

“Dos fines de semana en el mismo lugar y desde el sábado por la mañana, la pasada semana, no he sido capaz de hacer ningún progreso. Esto es lo que más llama la atención”. Sin verbalizarlo expresamente, el alemán empezaba a insinuar un posible problema en su monoplaza más allá de su rendimiento personal. En otras palabras, Vettel empieza a señalar a su coche. El propio Binotto intentó anticiparse para cegar públicamente esa vía. “No es algo que hayamos hablado todavía, es parte de las discusiones que tenemos en un equipo, estamos abiertos a ello si puede ayudar”, abierto a un posible cambio de chasis que permita contrastar para deslindar responsabilidades entre el piloto y la máquina.

Ahora llega Montmeló, de configuración diferente a Silverstone. Aquí, el equipo italiano apostó estas dos semana por una línea técnica que aligeraba aerodinámicamente su monoplaza y perjudicaba al piloto alemán, especialmente en las curvas lentas y medias, como reconocía tras la carrera. Otro chasis también supone una decisión arriesgada para Vettel. Pero son múltiples los factores técnicos y humanos que inciden en el rendimiento de un monoplaza, y el piloto alemán sigue expuesto a quedar en manos de Ferrari. Pero la cuestión principal no tiene respuesta para el aficionado cuando el propio protagonista no la encuentra ¿Por qué este rendimiento actual? ¿Dónde queda ese piloto que, aunque superado en numerosas ocasiones por Charles Leclerc el pasado año, parece haberse despeñado una vez que se anunciaba su marcha de Ferrari?

Alain Prost no logró terminar su última temporada con Ferrari en 1991 (REUTERS)
Alain Prost no logró terminar su última temporada con Ferrari en 1991 (REUTERS)

Prost y Alonso

Dos ejemplos pasados de grandes campeones vienen a la memoria en situaciones de degradación ambiental. Alain Prost en 1991, cuando Ferrari vivía inmersa en un verdadero torbellino político y con un monoplaza de comportamiento desastroso en pista, el 642. Como en el caso de Vettel estos días, también participaba la presión de la prensa italiana, que ya especula con un final anticipado de la relación entre Vettel y Ferrari. Aquellas famosas declaraciones del “camión” (que Prost siempre rechazó en la interpretación que se extendió) terminaron con el francés despedido.

El reciente caso de Fernando Alonso pone en mayor perspectiva si cabe la situación de Sebastian Vettel. El fracaso de Ferrari ante el modelo de Red Bull y su dominio aerodinámico y operativo era denunciado públicamente por el español, quien sometía a creciente presión a sus responsables. Pero el ambiente se espesó con el fracaso en la primera respuesta de Ferrari a la tecnología híbrida a partir de 2014. Alonso comprendió que no había futuro a largo plazo y solicitó su rescisión anticipada de contrato. Luego entraron en juego las maniobras de despacho. Fernando Alonso salió a tiempo de terminar achicharrado en la pista.

Tras fracasar con Mercedes estos años, conscientes en Maranello que el alemán no es puntal contra Lewis Hamilton, en Maranello se han echado en brazos de Charles Leclerc, criatura de la Ferrari Driver Academy. Con su futuro ya lejos de Ferrari, solo queda conocer hasta qué punto Sebastian Vettel puede ser achicharrado en su actual travesía del desierto hasta final de año.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios