"HUBIERA TERMINADO OCTAVO"

"Frustrado, y sin palabras". McLaren se dispara a un pie, y a los dos de Carlos Sainz

Por tercera vez esta temporada, una mala parada en boxes manda a Sainz al sumidero de la carrera e impide los puntos El equipo británico sigue fallando en un área crucial.

Foto: De nuevo las paradas en boxes se han cebado con Carlos Sainz. Esta vez, una pistola. (McLaren)
De nuevo las paradas en boxes se han cebado con Carlos Sainz. Esta vez, una pistola. (McLaren)

“Cuanto más tiempo puedas seguir a este ritmo, mejor”. Carlos Sainz rodaba en su primer relevo con aire limpio y magnífico ritmo. Tom Stallard le proporcionaba una visión global que su piloto quizás no tenía dentro del habitáculo. “El segundo sector ha sido bueno, estás igualando a los pilotos que ya han parado” “¿Sí? No sé cómo…” le contestaba el piloto. “Porque estás haciendo un gran trabajo, así es como lo estás haciendo. Este plan puede funcionar”. Cierto, hasta que por tercera vez esta temporada McLaren le metía a Sainz el tercer gol en propia meta. “Podían haber sido otra vez puntos relativamente sencillos…”

En una hipotética reproducción de todas las paradas de esta temporada, Carlos Sainz sumaría una más que sus rivales solo con los segundos extra acumulados en tres de las cinco maniobras de 2020. McLaren sigue sin mejorar su eficacia operativa en esta área crucial. Empieza a convertirse en su peor enemigo, y también en el de su piloto. La cantidad de puntos perdidos es casi paralela a los segundos derrochados en los boxes. ¿Para qué la intensa preparación técnica e inversiones en tantas áreas de un equipo de Fórmula 1 para ganar un par de décimas en la pista, cuando se desperdician en boxes tantos segundos de forma repetida?

La voz de la frustración

Sainz arrancaba con la velocidad punta lastrada por los problemas de temperatura de su motor. McLaren era también superado este fin de semana por Renault, Racing Poing y Ferrari. Pero el español y su equipo hicieron de la necesidad virtud con al salir con el compuesto más duro. Cuando Stallard animaba a su piloto tenía sus razones. Se le hacía la boca agua. “Estábamos el undécimo con el duro cuando he empezado a guardar rueda. Todo el mundo había parado y empecé a hacer el overcut a los que habían parado”, explicaba un decepcionado Sainz al final de la prueba. “Cuando todo el mundo paró conseguí rodar en 1.32 me estabilicé ahí, mientras a la gente, que les costaba a muchos adelantar en tráfico". Stallard le animaba al proyectar el ritmo de su piloto, con el que adelantaba a quienes habían rodado por delante desde la octava posición. Virtualmente estaba en los puntos. "Y cuando había que hacer una parada decente…”.

Los mecánicos de la rueda delantera derecha se enredaron. Sainz se vio obligado a frenar en seco cuando volvía a la pista. “Luego, el resto de la carrera en un tráfico en el que no deberíamos haber tenido. Ya hemos visto lo que pasa con las ruedas en tráfico con los ‘blíster’, y nuestro coche que tiene muy poca velocidad punta, así que adelantar era complicado”. Como en Austria, fue arrojado al matadero. Entrompado en la primera vuelta y con una estrategia de la que luego echaría pestes, incluso Vettel rodaba por delante del español.

El cariz de las conversaciones con Stallard cambió radicalmente. Sainz personificaba la frustración con su voz. “¡Nunca le voy a pasar si no pasa (Vettel) al Toro Rosso!”. Uno tras otro se enganchaban al DRS y resultaba imposible adelantar. El lastre del sábado con el carenado se acumulaba a la situación. Imposible adelantar. Para qué. “Ocon iba bastante detrás de mí (en la primera parada), unos cuantos segundos, y ves que ha acabado octavo”, se lamentaba Sainz con lo que pudo haber sido y no fue. La verdad es que es increíble. No hay manera de que esto cambie de dirección, sobre todo, insisto otra carrera que se tiran los puntos a la basura”. Nunca se había visto a Sainz tan bajo esta temporada.

Sin señales de cicatrizar

El GP “70 Aniversario” ha supuesto un paso atrás para McLaren. Superado en rendimiento neto por sus rivales de clase media este fin de semana, duele más esa herida aún abierta y sin señales de cicatrizar. Tan solo en las dos últimas carreras sus paradas han logrado bajar de los tres segundos. Ninguna de 2020 entra entre las diez mejores de 2020. Al terminar el GP de Gran Bretaña, la media (incluyendo la parada del pinchazo de Sainz la semana anterior) se iba a 5,29 segundos por los 2.37 de media de Red Bull. Más cruel es recordar que la mejor parada de Sainz en carrera había sido de 2.67, que ni siquiera mejoraba... la media del equipo austríaco. “No son los chicos, no quiero ser duro con nadie, ha sido un problema mecánico en boxes. No es algo con lo que ser duro, pero con el piloto competitivo que soy estoy muy decepcionado”. Pero no se trata solo de la eficacia operativa y los 'dedos' de sus mecánicos. También de inversión, desarrollo y verificación de la fiabilidad del material. No solo falla el factor humano.

McLaren es penúltimo en 2020 en la clasificación por equipos de las paradas en boxes de la actual temporada, solo por delante de Haas. A pesar de la tozuda realidad, el equipo británico sigue sin coger el toro por los cuernos. Un problema que no es solo de esta temporada. Fue uno de los primeros objetivos declarados de Andreas Seidl al llegar al equipo. Pero no ha conseguido solventarlo. Y como Sainz recordaba, tan estratégica debilidad no solo está impactando en la línea de flotación de su piloto, sino también en su moral."Otro día duro, empiezo a estar un poco frustrado y sin palabras porque nada parece que me va bien por ahora”. Palabras que nunca se habían escuchado hasta el momento a Carlos Sainz en 2020.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios