CONDICIONES COMPLICADAS QUE CAMBIARÁN

El viento juega con "la sangre y el sudor" de un ingeniero español en el McLaren de Sainz

El viento y el calor de Silverstone impidieron constrastar el trabajo de Ivan Roldan, responsable de la última evolución en el MCL35. Sainz se mostraba cauto, pero optimista

Foto: Carlos Sainz, con su ingeniero Tom Stallard en la segunda sesión de libres en Silverstone (McLaren)
Carlos Sainz, con su ingeniero Tom Stallard en la segunda sesión de libres en Silverstone (McLaren)

“La sensación es que estamos entre Hungría y Austria, no mejor que en Red Bull Ring, pero no peor que Hungría”. Al terminar la primera jornada del Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1, Carlos Sainz se reafirmaba con los pronósticos del jueves para una pista en principio favorable para las características del MCL35. Pero, nunca mejor dicho, todo quedaba en el aire y a merced del viento de Silverstone.

Un circuito querido para el piloto, y de curvas rápidas y amplias propicias para su monoplaza. La teoría y la primera práctica parecían coincidir inicialmente para Sainz, a pesar de los problemas a sortear en una pista abrasada inusualmente por el sol y zarandeada por ocasionales vendavales. “Dependía mucho del viento, eras muy rápido pero luego la vuelta siguiente no podías repetirla”. Las desacomodantes condiciones cambiarán para los dos restantes días, por lo que la primera jornada no avanzaba una foto nítida para la carrera. “La sesión (segunda) no fue muy representativa. El rendimiento del coche estaba influido por el cambio de viento y las temperaturas, y el equilibrio del coche puede cambiar de un día a otro. Tendremos que adaptarnos”.

Una evolución en el aire

“Esas piezas llevan mi firma. Y han acarreado mucha sangre, sudor y lágrimas. Y muchas noches de desvelo”. Iván Roldán, ingeniero aerodinámico español de McLaren (y ahora máximo responsable del proyecto del equipo británico en el IndyCar) tuiteaba sobre una fotografía con algunos de los nuevos elementos introducidos en el MCL35 para Silverstone, antes de centrarse en el equipo americano. Paneles laterales, fondo plano...Pero el esfuerzo era perturbado, al menos inicialmente, por condiciones de viento caprichosas y las altas temperaturas de la primera jornada en Silverstone (hasta 35 grados). Y ninguno de los dos pilotos entró entre los diez primeros en la sesión inicial.

Nada descoloca la necesaria consistencia del piloto como el aire revoltoso, situación lastrante además para contrastar el rendimiento de las evoluciones de McLaren. “El fin de semana comenzó difícil, el coche no estaba equilibrado con este viento y las condiciones de pista de tanto calor. En los primeros libres tuvimos problemas con los paneles que habíamos traído aquí. Los quitamos y en los segundos libres teníamos el mismo coche que en Hungría, pero hemos mejorado la puesta a punto, el coche era algo mejor. Lo único que el viento y la pista estaba muy caliente y era muy difícil hacer un giro rápido”. Norris no tuvo mucha fortuna en la segunda sesión, sin poder hacer un giro rápido en condiciones y con problemas para completar sus tandas largas.

"No es representativa"

Como es habitual, en la segunda sesión se lleva a cabo una simulación de ‘giro seco’ y tandas largas con los compuestos de carrera. Sainz terminó sexto, pero no concedía valor real a su posición. “La bandera roja (por el accidente de Alex Albon) no ha dejado que muchos hicieran su vuelta con los blandos, por lo que la clasificación de hoy no es representativa”, explicaba el piloto madrileño. A pesar de ello, Sainz se bajaba de su monoplaza con buenas sensaciones. De hecho, a pesar de la degradación con el blando, el ritmo de Sainz con medios era muy competitivo en relación con sus rivales, especialmente Ferrari y Renault. Pero Sainz también avisaba al respecto: “La temperatura subió mucho entre la primera y segunda sesión, lo que suponía que la pista estaba más complicada para los neumáticos y hacía el coche más complicado de pilotar”. De aquí también la elevada degradación de neumáticos en las tandas largas y el 'blistering' observado, comportamiento que podría variar ante las nuevas condiciones para sábado y domingo.

Por ello equipos y pilotos dejan los pronósticos en el aire. En general, el británico suele mejorar de viernes a sábado tras el análisis nocturno y el trabajo en el simulador. Las nuevas condiciones ambientales esperadas pueden variar el equilibrio de cada monoplaza con temperaturas, se espera, sensiblemente más bajas. “Ha sido un día positivo en general, contentos, pero hay que ver mañana si nos sabemos adaptar bien a condiciones diferentes, tenemos que centrarnos en adaptarnos a un circuito nuevo", remataba Sainz.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios