Merecido segundo puesto para él

El golpe en la mesa de Charles Leclerc para poner Ferrari donde no merece

Charles Leclerc salvó la imagen de Ferrari en el Gran Premio de Austria con un segundo puesto que nadie esperaba después de la debacle del sábado en clasificación

Foto: Charles Leclerc logró un segundo puesto que nadie esperaba en Ferrari. (Reuters)
Charles Leclerc logró un segundo puesto que nadie esperaba en Ferrari. (Reuters)

"No lo esperaba. Ha sido una grandísima sorpresa". Charles Leclerc salvó la imagen de Ferrari en el Gran Premio de Austria de Fórmula 1 con un segundo puesto que nadie esperaba después de la debacle del sábado en clasificación. El monegasco se puso el mono de trabajo, nunca mejor dicho, para luchar en la zona media como en sus tiempos en Alfa Romeo Sauber y pescar el mejor resultado posible en un final loco de carrera en el Red Bull Ring. Leclerc brindó con champán, pero en Ferrari no están para fiestas porque la carrera definió a la perfección el estado de forma actual del monoplaza. Es decir, un segundo puesto que, por coche, no merecen.

Después del varapalo del sábado, Ferrari se enfrentaba a un colapso total en carrera. En cambio, el monegasco sacó su casta y talento y con dos adelantamientos sensacionales conquistó el octavo podio de su carrera, dando un pequeño respiro a un equipo que aún debe moverse y trabajar para solucionar sus graves deficiencias.

Salvando la imagen de Ferrari

La realidad es que el fin de semana de Ferrari hasta la vuelta 65 había sido decepcionante. Vettel fuera de la zona de puntos, en verdad también por sus propios errores, mientras que Leclerc se asomaba por el quinto puesto gracias a abandonos y accidentes de sus rivales, como el de Verstappen o Albon. La locura final, unido al gran talento de Leclerc, salvó los muebles.

El cambio de estrategia con la entrada del primer coche de seguridad fue clave. Montaron el neumático medio, que sorprendentemente le dio mejor rendimiento que el blando de salida y el duro, que montó en su primera parada. En el momento clave de la carrera, sacó su lado más feroz. “He tenido que ser muy agresivo, con problemas en cada coche de seguridad desde la salida de la curva 1 a la curva 3, pero sabía que podía llegar al podio si alguien cometía algún error. Ha sido muy complicado pero lo he disfrutado”, confesaba.

Es cierto que fue agresivo. Primero fue capaz de aguantar a Carlos Sainz, su futuro compañero, en un duelo que, de haber perdido, le habría dejado fuera del cajón. Cuando solventó ese problema, se empezó a encontrar más cómodo al volante y se fue acercando poco a poco a Lando Norris. El monegasco aprovechó la zona de DRS para quitar las pegatinas al británico en la última parte de la carrera. El podio estaba más cerca. Un sueño que se hizo realidad cuando se confirmaban las sanciones tanto de Lewis Hamilton como de Sergio Pérez, y el abandono de Albon tras su toque con el Mercedes. “No me esperaba este resultado, creo que lo hemos hecho todo perfectamente para quedar segundos. Obviamente, hemos tenido un poco de suerte con la sanción a Lewis e incidentes aquí y allá, pero es parte de las carreras”, dijo. “Ese era el objetivo, aprovechar todas las oportunidades que tuviéramos pese a no tener ritmo. Estoy extremamente satisfecho”.

Esta ha sido la gran parte positiva que puede sacar Ferrari de este fin de semana, aparte del segundo puesto que no merecían como equipo, ver que tienen entre sus filas un diamante en bruto de tan solo 22 años. Leclerc sigue haciendo grande su nombre y está consiguiendo ser de esos pilotos capaz de poner el coche que tiene entre sus manos por encima de sus posibilidades. El piloto de Mónaco pilotó a la perfección y supo esperar el momento. Esper y no arriesgó nada. Luego, después del tercer Safety Car, con neumáticos nuevos, logró transformar una carrera decepcionante para los italianos en una para recordar. Porque el presente y el futuro del 'Rojo' es Leclerc. El segundo lugar es un premio justo para él, pero no para Ferrari.

Sin ritmo y... ¿sin Vettel?

Pero más allá del segundo puesto está el verdadero ritmo del Ferrari y como ser un segundo más lento que Mercedes en un circuito de un minuto. La realidad es que si en la carrera no hubiese ocurrido nada, Leclerc hubiese quedado atrapado detrás del Racing Point de Sergio Pérez. En un sexto o séptimo puesto que muestra el verdadero nivel de este Ferrari. Un coche que está para luchar con McLaren y Racing Point, pero ni mucho menos para acercarse a Red Bull o Mercedes. El propio Leclerc reconocía que les quedaba mucho trabajo y que este resultado no reflejaba el verdadero nivel del monoplaza. “Nos queda mucho trabajo por delante, estamos muy lejos, no donde queremos. Por ello, hay que mantener la fortaleza mental y trabajar como equipo para volver arriba, aunque nos cueste tiempo”, explicaba tras la carrera.

Pero en la Scuderia hubo una decepción más. Sebastian Vettel, el gran olvidado. El alemán volvía a cometer uno de esos errores torpes por exceso de ímpetu y que da más la razón a Mattia Binotto para explicar porque han prescindido de él para apostar por Carlos Sainz. Prueba de su situación personal quedó plasmada mediada la carrera. El alemán estaba intentando remontar y se encontró, precisamente, con el que será su sustituto en Ferrari. Vettel quiso demostrar contra Sainz y acabó metiendo la pata. En la entrada a la curva 1, se tiró con todo al vértice sin tener en cuenta que Sainz ya tenía ganada la posición. Llegaron a tocarse, pero el principal perjudicado fue el piloto de Ferrari, que trompeó y se fue al fondo del pelotón.

Vettel se encuentra en un momento crítico de su carrera deportiva. Sin equipo para 2021 y con un comienzo de la temporada 2020 absolutamente nefasto. Primero cayendo en la Q2 el sábado y después con un nuevo error a los que ya parece que hay que acostumbrarse. Un fallo que se magnifica si lo ponemos en contraste con su compañero, que hacía magia para rescatar un segundo puesto imposible. Leclerc ha hecho lo difícil, ahora la Scuderia tendrá que dar con la tecla lo antes posible. Apuntan a Hungría, dentro de dos semanas, como la gran recuperación, pero parece difícil que se puedan recuperar nueve décimas en tan poco tiempo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios