CORRERÁ LAS 24 HORAS VIRTUALES

¿Un piloto nace o se hace? Fernando Alonso ahora arrasa en las carreras virtuales

Fernando Alonso contaba con escasa experiencia en las carreras virtuales, tan diferentes a las reales, pero ha arrasado en ellas. ¿Cuestión de trabajo o de un 'paquete innato?

Foto: Fernando Alonso ha ganado cinco carreras virtuales seguidas, entre ellas las 500 Millas de Indianápolis frente a los habituales de la categoría
Fernando Alonso ha ganado cinco carreras virtuales seguidas, entre ellas las 500 Millas de Indianápolis frente a los habituales de la categoría

Hace un par de meses, Fernando Alonso ni tenía un simulador en casa, ni participaba en las carreras virtuales. Dos meses después, ha ganado cinco seguidas en el Legends Trophy, frente a nombres ilustres de la competición. Y este próximo fin de semana competirá en las 24 Horas de Le Mans.

Alonso ganaba en Mónaco este pasado fin de semana con una superioridad aplastante. Previamente también había triunfado en las 500 Millas de Indianápolis frente a habituales en estas lides. El rendimiento del español en las pistas y su adaptación a los simuladores invita a preguntarse si determinados deportistas disfrutan de capacidades innatas para un volante y cuatro ruedas, ya sea en el asfalto o en una pantalla del ordenador.

¿Es posible nacer con un privilegiado ‘software’ natural para la coordinación física y mental con una alta carga de procesamiento de la información y respuesta a la misma? A fin de cuentas, de eso se trata el pilotaje. Reconocido por su gran capacidad de adaptación a cualquier coche de competición, con su reciente rendimiento en las carreras virtuales cabe preguntarse si existe ese ‘paquete innato’ para el pilotaje, real o virtual. La respuesta no es sencilla, pero El Confidencial se ha acercado a algunos pilotos españoles que comparten ambos mundos para intentr responder a la cuestión.

Dos plataformas muy diferentes

Lucas Ordoñez es un caso singular en el mundo de las carreras. Apoyado por Sony y Nissan hace años, fue el primer piloto que pasó del mundo virtual al real, hasta subir al podio en las 24 Horas de Le Mans. “Un tema importante son las diferencias entre el mundo de la simulación y la relación con la competición real. Hay gente que es muy buena en la realidad, como lo fue Michael Schumacher y otros, que no entendían como funciona el simulador. Luego hay otros buenísimos de simulación que en la vida real no se adaptan a la física y al factor riesgo. Y luego hay casos en los que se adaptan a ambos y entienden las físicas en un simulador, en el que no conduces con el cuerpo, sino con el volante y la pantalla. Luego, en la vida real, tienes a un Fernando, que es un fuera de serie en ambas”.

Andy Soucek, piloto oficial de Bentley, se introdujo en el mundo de la simulación al inicio del confinamiento y explica las particularidades del mundo de las carreras virtuales. “Hay diferentes plataformas de software, cada una con sus cosas. Todas funcionan con una física extrapolada de los datos reales del coche de carreras, pero los desarrolladores de cada juego hacen que la sensación al conducir el coche sea distinta. Tu coges un Fórmula 3 e iRacing o en rFactor y son dos coches iguales, pero con una conducción totalmente diferente en cada plataforma. Y esto requiere una capacidad de adaptación a cada plataforma en sí”.

Con lo anterior, Soucek pone en contexto el campeonato donde ha competido Alonso. “Ha dado un baño donde había pilotos veteranos muy buenos, aunque sin tanta experiencia en un simulador. Cuando ahora haga Le Mans será diferente porque habrá muchos pilotos que habran pasado más horas en el simulador que él. Esto no quiere decir que no les vaya a ganar. Por ejemplo, en mi caso me dí cuenta que con un coche de verdad tardo tres o cinco vueltas en adaptarme y entender la dinámica, mientras que en el simulador me han faltado más de cien horas para entenderlo. Al final es una cuestión de tiempo. Las sensaciones no vienen a través del cuerpo, del culo, sino a través de las manos y el volante, los pedales. Y al no tener esas sensaciónes, la diferencia que marca uno bueno de uno excelente viene de entender muy bien el peso y la dinámica del vehículo”.

Fernando Alonso encabeza la carrera virtual de las 500 Millas de Indianápolis
Fernando Alonso encabeza la carrera virtual de las 500 Millas de Indianápolis

La experiencia en Tokio

Al vivir el proceso desde los simuladores al asfalto real, Lucas Ordónez tiene una visión diferente a la mayoría: “Gracias a ser rápido en un simulador tuve la oportunidad de probar en las 24 Horas de Dubai en 2009. Así empezó mi carrera deportiva. Al final no es magia, es trabajo, informándote cómo funciona un coche real. Con los profesionales, igual. No es magia que Verstappen o Fernando vuelen en un simulador. Es entender las físicas y echarle horas, que es fundamental. Y al final, entender cómo se va rápido, por qué tus rivales te meten una décima en esta curva, etc”.

Ordóñez cuenta una experiencia directa vivida con Alonso en Tokyo: “Yo comentaba los FIA Gran Turismo Championships y al día siguiente había un evento global de Toyota. Fernando estaba allí con todos los pilotos oficiales del equipo. Pero el único que se lo tomó en serio fue él. Me preguntaba y, buscando información, al final fue el único que se lo curró y arrasó. Los demás de risas. Al final, Fernando se lo toma todo tan en serio y es tan competitivo que gana. Lo hemos visto estas semanas. Se sube y no es que vuele a la primera vuelta, es que es un currante, estudia la manera de ir rápido, de encontrar el punto al coche”.

"No es magia que Verstappen o Fernando vuelen en un simulador, Es entender las físicas y echarle horas, que es fundamental"

Soucek también ha experimentado esa necesidad de trabajar a destajo a pesar de las habilidades en la pista. “Creo que a Fernando le ha ocurrido como a mí, el simulador lo tiene desde hace poco, pero le ha dedicado mucho tiempo para mejorar. Es la única manera. Y si luego eres bueno en la realidad… Aquí no es una regla matemática porque seas un Hamilton, Alonso o Verstappen no tienes por qué ir rápido en el simulador. Pero da la casualidad que todos estos van bien”, apunta. "Si esa pregunta es ¿un piloto bueno de carreras se sube a un simulador y va a ir bien? Sí, debería ir bien. Bien es estar a dos o tres segundos del mejor, para empezar. Pero si lo que quieres es estar al nivel del mejor ‘sim racer’, tienes que pasar muchas horas para que tu cerebro se recalibre, ya que en el simulador no sientes el coche por los mismos sensores que en la realidad. Luego habrá pilotos que se ajusten más rápido que otros. Fernando o cualquiera de estos superdotados pueden ser muy eficaces porque hay una conexión entre su cerebro, su capacidad de reacción y el movimiento del coche que les hace hilar más rápido que otros", afirma.

“Si supiésemos por qué son especiales, intentaríamos ser igual de buenos que ellos. Es como Rafa Nadal, son cabezas extraordinarias, que están fuera de lo normal, y que encima tienen ese punto de competitividad e inteligencia innata cosechada a base de esfuerzo”, concluye Ordoñez. "Hay mucha gente con talento, pero no lo saca igual a la luz por falta de esfuerzo. Desde fuera, lo que veo de Fernando y me comentan sus amigos es que todo lo que hace lo hace para ganar, con el objetivo de ser el mejor y sacar provecho a todo lo que toca. Lo ves en una carrera de karts o en una carrera de simuladores. Es lo que siempre hemos visto de él en la Fórmula 1".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios