Según Zak Brown, responsable de McLaren

Por qué casi la mitad de la parrilla de Fórmula 1 está amenazada con desaparecer

Zak Brown revela que, de no llevarse a cabo un fuerte ajuste a los topes prespuestarios a los que se oponen algunos equipos, varios podrían desaparecer por la crisis del coronavirus

Foto: Carlos Sainz junto a Sebastian Vettel en el GP de España de 2019. (EFE)
Carlos Sainz junto a Sebastian Vettel en el GP de España de 2019. (EFE)

“Esto (crisis del coronavirus) es potencialmente devastador para los equipos, y si afecta a suficientes equipos, lo que quiere decir más de dos, entonces es una gran amenaza para la Fórmula 1 como tal”. Zak Brown ha dado pública señal de alarma ante la situación que afronta la F1 de no mediar contundencia ante el actual escenario económico global. Por que es la misma Fórmula 1 la que puede estar en peligro.

De naturaleza pragmática, como ha confirmado desde que llegó a McLaren, Brown ha lanzando el guante a quienes dentro de la propia Fórmula 1 estarían poniendo palos a las ruedas de una profunda reestructuración financiera para el futuro. "¿Podría ver ante lo que están pasando en el mundo que dos equipos podrían desaparecer si no afrontamos la situación agresivamente? Sí. De hecho, podría ver que hasta cuatro equipos podrían desaparecer si no se gestiona esto de la forma adecuada". ¿Casi la mitad de la parrilla?

Entrar en zona roja

Mientras que MotoGP ya trabaja con una posible cancelación de la actual temporada, la Fórmula 1 afronta similar escenario aunque con estructuras mucho más costosas para mantener sin los ingresos por patrocinio o provenientes de FOM por la cancelación o suspensión de las carreras. Todo ello, en el contexto de la profunda reestructuración que para 2021 afronta la disciplina, tanto en el aspecto deportivo como en el económico. En este último caso, con la adopción de un tope presupuestario que está en plena revisión ante la pandemia del coronavirus. No sin resistencias, como se deduce de las palabras del americano.

"¿Si no hacemos un recorte agresivo del techo presupuestario y algunos tienen que complementar su prespuesto de este año y no tienen posibilidad de recuperarlo, entonces se preguntan: ¿Por qué estamos en esto?”, se pregunta el propio Brown, que parece recoger la voz de varios de sus colegas. “La Fórmula 1 está en un momento de fragilidad. Tenemos diez equipos, 20 en la parrilla, hace no mucho, durante la crisis financiera teníamos 18 coches. Creo que ese es el límite, así que quizás podríamos permitirnos perder uno, pero dos es entrar en la zona roja y con tres tendríamos problemas muy graves” ¿Cuáles podrían ser esos “tres o cuatro equipos”?

De momento, solo cabe especular sobre a quién podía aludir Brown. Williams ya avisó durante la pretemporada de su delicada situación financiera sin los dos primeros grandes premios. Si se acentúa la presión económica en los próximos meses, por ejemplo, cabría preguntarse por Toro Rosso y Alfa Romeo, dos escuadras que circulan en la órbita de dos de los principales equipos. ¿Podrían soltar lastre Red Bull y Ferrari? El futuro Aston Martin (Racing Point) ha encontrado el apoyo financiero de Lawrence Stroll en una escuadra con importantes problemas económicos hace hace pocas fechas? Es de esperar que Brown no se refiera al propio McLaren (con 850 personas) pero cabe no descartar ninguna hipótesis. Porque hasta que no confirmen su continuidad, Renault y Mercedes dependen de grandes multinacionales del automóvil bajo fuerte presión financiera y de mercado. "Y luego, teniendo en cuanta lo que cuesta levantar un equipo de Fórmula 1, y dada la situación de crisis en la que estamos ahora, pensar que habría gente en fila para hacerse con esos equipos como ha ocurrido históricamente…No creo que el momento pueda ser peor desde este punto de vista”.

¿Mayor igualdad deportiva?

“Todo el mundo está en los 150 millones (de tope por temporada) y la gran mayoría, incluyendo uno de los grandes equipos, bajaría sustancialmente de esos 150…” De momento, parece que el toque de corneta de Zak Brown debería entenderse en clave interna, es decir, de cara a las negociaciones que ahora en marcha para ajustar ese techo presupuestario, con los 100 que persigue Brown, posiblemente apoyado por varios equipos. En principio, parece que Ferrari y Red Bull son remisos a bajar a semejantes niveles, como ha reconocido sin citar el propio Brown. Y cabe que por distintas razones.

Por un lado, ante el importante ajuste que supondría para las plantillas de los equipos más potentes. Porque semejante tope presupuestario implicaría reducir en más del 50% el presupuesto actual lo que exigiría, además de reducción de plantillas, una severa fiscalización de las cuentas de cada equipo. Ya desde los tiempos del fracasado tope presupuestario de la pasada época -que no triunfó- en Maranello siempre han mostrado gran oposición a una profunda fiscalización financiera de su actividad por terceros.

Aunque sin duda con la supervivencia de los equipos como premisa básica, tampoco cabe desdeñar el efecto de tan draconiano ajuste en el terreno deportivo, que no pasará desapercibido para equipos de media tabla como McLaren. Porque un tope presupuestario cercano a los 100 millones reduciría brutalmente la ventaja técnica y de medios que disfrutan los tres grandes equipos, abriendo la puerta a una mayor igualdad en la parrilla. Quizás el coronavirus y su impacto consiga de un plumazo lo que no lograrn años de negociaciones para reducir la excesiva y costosa sofisticación técnica de la Fórmula 1, fuente de las disparidades deportivas. Eso sí, si antes no se quedan algunos por el camino.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios