Alex Palou, sin debutar aún en el IndyCar

El piloto español que salió pitando de EEUU para cerrar su cafetería en Barcelona

Palou tuvo que volver a Europa ante la suspensión del campeonato, y ahora afronta el comienzo de la temporada compitiendo en el IndyCar virtual, donde es de los más rápidos

Foto:  Alex Palou ha debutado en el IndyCar americano, pero solo virtualmente. (Alex Palou)
Alex Palou ha debutado en el IndyCar americano, pero solo virtualmente. (Alex Palou)

Debía haber debutado ya en el IndyCar americano, pero solo lo ha conseguido virtualmente. También tendrá que esperar a competir en las próximas 500 Millas de Indianápolis. Pero en el caso del español Alex Palou se aglutinan en estos momentos varias situaciones. Por un lado, su particular odisea para volver a España cuando estaba a punto de explotar la crisis del coronavirus. Por otro, ha debido cerrar su negocio como cualquier otro pequeño empresario. Y, como otros tantos pilotos, ha encontrado refugio en la competición virtual que el IndyCar está llevando a cabo. Aunque también virtualmente, Alex Palou es por ahora el rookie del año.

“Cuando estaba en Estados Unidos nadie sabía lo que era el coronavirus y la gravedad que tenía, nadie se preocupaba”, explica Alex Palou a El Confidencial, “yo sí lo sabía porque tenía toda la familia aquí y sabía lo que estaba pasando con el cierre de fronteras y de la vida en la calle. Les decía que esto era grave. Fueron pasando los días, y al final se canceló la primera carrera y empezaron a ver los difícil que era la situación, Allí ahora, están preocupados porque en Estados Unidos no hay seguridad social, hay mucha gente que no tiene. A ver qué pasa”. De momento, Palou tendrá que esperar a que se recupere la normalidad para poder debutar. “Van a hacer todo lo que puedan para correr las 500 Millas. Si se corre alguna carrera, Indianapolis será la prioridad, y si se tienen que cancelar todas las carreras se hará. Para mí es muy importante, pero no lo más importante. Lo que quiero es ganar la IndyCar, y no solo centrarme en las 500 Millas, pero quiero estar en la carrera, y también es muy importante para equipos como el nuestro, que viven del dinero que sacamos por correr en las 500 Millas”.

Salir casi de milagro

Palou iba camino de Estados Unidos para disputar la primera carrera, en St Petersburg, Florida. Y empezó un pequeño calvario. “Antes de ir Estados Unidos ya tenía el visado aprobado, pero me dieron citas a los sesenta días en Madrid, dos o tres semanas antes de la primera carrera. Entonces llegó el coronavirus a Madrid, y lo primero que hicieron fue eliminar la cita de la embajada. No había manera en España de hacerla. Así que me fui a Estados Unidos con el visado aprobado para la primera carrera, pero no me podía queadar más de tres meses porque tenía visado de turista". En St Petersburg ya, su padre estaba pendiente de coger el vuelo para acompañarle cuando Donald Trump prohibió los vuelos a Estados Unidos. "Cómo no tenía ni idea qué podía pasar, busqué opciones. La única era ir a Costa Rica, que estaba cerca y me podían dar cita allí, así que me fui para poder decidir si quedarme en Estados Unidos o en casa”. En Costa Rica tardó cinco días con muchos retrasos y estuvo a punto de no salir. Salió de milagro y volvó a Miami. Visto el panorama, intentó venirse para casa. Pero en Miami se iban cancelando los vuelos, uno detrás de otro. Salió para Barcelona de milagro.

Palou ya tenía todo, hasta residencia en Texas, “la estoy pagando ahora” pero hubo de tomar una decisión. “Nos la jugamos, salió bien, y a final me vine a casa porque estaba sufriendo por esto. Cuando vi que iba para muy largo y que se podían poner mal la cosas decidí venirme con la familia, y si pasaba algo aquí podía ir a un hospital aquí”. ¿Y por lo que habla con el equipo y otros pilotos? “En Estados Unidos van una semanas atrasadas, pero Nueva York está muy mal, igual que aquí o peor. Sin embargo, en otros estados la gente hace vida normal. Sí que es verdad que ha. Cerrado los restaurantes, pero la gente sale y se encuentra con otra gente. Se ven venir que se va a poner muy mal, pero aún no lo ves”.

Pero la vida en España tampoco resulta sencilla. “Esto lo cambia todo, pero en todos los aspectos, también en lo personal. Es lo que hay. Hay gente que está peor aún que yo. Lo digo también por los negocios, porque hace tres años abrí una cafetería con mi pareja aquí, pero ahora está cerrada, como un empresario normal también lo vivo. Es duro para todo el mundo, aunque tengo suerte porque no estoy en las peores condiciones. Lo siento mucho por aquellos negocios que no creo que puedan sobrevivir. Lo primero son los trabajadores, que son tu responsabilidad. Si estas solo la cagas contigo, pero si tienes a ocho personas... Hemos tenido que hacer un ERTE, y de momento podemos aguantar porque tenemos dinero. Pero si solo fuera la cafetería sería una putada que no veas”.

En boxes, y sin mecánicos

De momento, Palou se ha sumergido en el mundo de los simuladores, de los que da explica algunas particularidades. Y así ha entrado en acción en el IndyCar. “Lo tenía para aprenderme pistas nuevas y hacer alguna carrera. Pero he tenido que modificar el sistema y mejorarlo”. Porque para ser competitivo parece que hace falta más que buenas manos y muchas horas de práctica. "Necesitas la mejor conexión, cuanto más rápida menos fallos tienes y mas rápido vas con el coche. Si es un milesegundo mas lenta, lo eres en la pista. Y luego, con el ordenador, la tarjeta gráfica. Solo esto cuesta casi solo mil euros, pero es enorme, tiene hasta refrigeración con líquido. Y la memoria, y un disco duro enorme... Todo tiene que ser lo más rápido posible y es más complicado de lo que parece. Para competir e ir a ganar vale una pasta. Hay gente que se gasta una cantidad increíble con los ordenadores. Suerte que yo solo tenía que mejorar”.

Álex Palou compitiendo en un GP virtual.
Álex Palou compitiendo en un GP virtual.

Palou ya ha competido contra sus rivales en dos carreras virtuales del IndyCar, y es el mejor ‘rookie’ por el momento, aunque en la primera pagara el pato de la falta de experiencia. “Sorprenderme no me ha sorprendido, porque ya lo conocía, no me había metido porque no estaba preparado y no tenía tiempo, pero la gente se pega unas viciadas que no veas. Cuanto más entrenas mas rápido más, la gente está todo el día probando puestas a punto. He hecho la primera carrera del IndyCar, iba cuarto, y entré en boxes, no lo tenía configurado y no había mecánicos. Luego me enteré de que todos los pilotos tenían un ingeniero real que controlaba y preparaba las paradas en boxes. Yo no lo sabía, aunque para la de este sábado ya tenía un ingeniero”. Quedó quinto. “Voy rápido, pero aún no estoy para ganar, Will Power es muy rápido, pero en IRacing ha hecho 1200 carreras, yo llevo 150 en tres años. Y eso lo puede ver todo el mundo. La gente que va rápido llevan más de setecientas.

“De momento son seis fines de semana de carreras virtuales. Ahora llega el tercero, y creo que haremos casi todas, Lo están haciendo muy bien, porque en Estados Unidos lo hacen por la tele, hay patrocinadores… Lo único que en España es difícil de seguir, aunque a lo mejor este fin de semana lo dan por la televisión", explica Palou. Pero sin experiencia en los óvalos americanos, sin poder entrenar en condiciones reales. ¿Está aprovechando Alex Palou el simulador para ganar tiempo en preparar las 500 Millas? El otro día Fernando Alonso reconocía que va a trabajar mucho con el simulador para la carrera. ”Sí, pero no estoy preparando Indianápolis en sí. Este fin de semana va a ser la primera carrera que hacemos en un óvalo, en Michigan, y ya estamos entrenando. No es como en la realidad, pero es para ver cómo se hace una carrera y para la estrategia".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios