Siguen las sospechas contra la Scuderia

¿Un soplón? Lo que hay detrás del extraño pacto entre Ferrari y la FIA

¿Podría haber un soplón en Ferrari? Esta idea ha surgido en Italia después del extraño comunicado emitido por la FIA al finalizar la pretemporada de Barcelona

Foto: Mattia Binotto durante el Gran Premio de Italia de la temporada pasada. (EFE)
Mattia Binotto durante el Gran Premio de Italia de la temporada pasada. (EFE)

¿Podría haber un soplón en Ferrari? Esta idea ha surgido en Italia después del comunicado emitido por la FIA al finalizar la pretemporada de Barcelona. "La FIA anuncia que, después de exhaustivas investigaciones técnicas, ha concluido su análisis del funcionamiento de la unidad de potencia Scuderia Ferrari Fórmula 1 y llegó a un acuerdo con el equipo. Los detalles del acuerdo permanecerán entre las partes". Unas líneas que anunciaban el final de las investigaciones sobre la unidad de potencia Ferrari, un acuerdo entre las partes, que se ha guardado en secreto, y el comienzo de una colaboración que sigue dejando dudas respecto a la legalidad de los de Maranello.

Tanto el momento del comunicado de la FIA, minutos antes de que finalizara la prueba final de pretemporada, como la cláusula de secreto provocaron sospechas generalizadas. Los términos de esta comunicación ocultan el trasfondo de una historia que huele a podrido.

Se mantienen las sospechas

Las sospechas habían permanecido mucho tiempo en el paddock desde que Ferrari logró eludir el flujo de combustible y las regulaciones de quema de aceite, obligando a la FIA a examinar el asunto en profundidad. Sin embargo, durante el Gran Premio de México del año pasado, un comisario de la FIA admitió, según el portal RaceFans, que habían revisado todo el sistema de combustible de Ferrari y que no habían visto nada raro. Aun así, cuando comenzaron a investigar, Ferrari pareció perder rendimiento en las últimas carreras de la temporada. En ese momento, el jefe del equipo, Mattia Binotto, negó que esto estuviera relacionado de alguna manera con una restricción de los procedimientos operativos del motor de Ferrari.

Tres meses después del final del campeonato en 2019, Ferrari ahora está sufriendo justo en el apartado donde no había tenido rivales el año pasado, se sabe que todo ha sido una larga investigación por parte de la FIA. Una investigación que no produce sanciones o absoluciones, sino un "pacto" cuyo contenido es difícil de saber. Todo esto después de una serie de controles de la FIA, impulsados principalmente por Mercedes y Red Bull, donde no detectaron ninguna irregularidad, pero que quizás llevaron a la FIA a introducir aclaraciones durante el invierno y sistemas de control más sofisticados.

Pero… ¿Qué es lo que ha investigado la FIA en los últimos meses, ya que los mismos técnicos no pudieron informar incorrecciones analizando la unidad de potencia roja durante la temporada? Corriere della Sera destaca una frase que se le escapó a un técnico de un equipo superior: “Para entender, mira fuera de la FIA”. Una frase que hace pensar en información confidencial relacionada con Ferrari que había llegado a la Federación a través de una persona cercana a los de Maranello. Esto lleva a especular que una entidad ajena a Ferrari ha logrado obtener detalles técnicos confidenciales de alguien que trabaja o ha trabajado para Ferrari y luego los pasa a la FIA. Procedimiento suficiente para determinar una investigación adicional, pero también un acuerdo no revelado. Una historia que podría recordar, salvando las diferencias, al tema del espía en 2007 con McLaren y la propia Ferrari.

En estos temas hablamos de esas áreas grises en las que todos los equipos encuentran ventajas secretas. Siempre ha sido así. Soluciones sofisticadas e invisibles hasta que esa área específica se convierta en objeto de investigación y juicio. En los últimos años ha habido rumores constantes sobre Mercedes que habrían obtenido aumentos en la potencia al "quemar petróleo". Este año el DAS es el último elemento que está bajo el foco de la FIA. Todos los equipos buscan el límite del reglamento, pero algunos se pasan. Tal vez Ferrari incumpliera las normas. Pero la evidencia no existe. O no se puede mostrar.

Búsqueda de confidencialidad

Por otro lado, se puede esperar que el misterioso pacto se trate de un 'acuerdo' aparentemente alcanzado con la condición de que Ferrari compartiera su 'secreto' con la FIA para permitir que supervisen mejor las unidades de potencia y cubra las lagunas reguladoras. El acuerdo sugiere que la tecnología de Ferrari era imposible de rastrear una vez que se apagó la unidad de potencia.

Por su parte, es probable que Ferrari insistiera en la confidencialidad y la no divulgación de su tecnología para proteger su propiedad intelectual, o la de sus proveedores. Si bien no hay indicios de que el sistema de Ferrari fuera ilegal, sino extremadamente inteligente y difícil de rastrear. El párrafo final en el comunicado de la FIA, establece que el acuerdo "ayudará a la FIA en otras tareas reguladoras en la Fórmula 1 y en sus actividades de investigación sobre emisiones de carbono y combustibles sostenibles".

La conclusión más probable es que no se pudo probar más allá de toda duda. En consecuencia, la FIA no tuvo otra alternativa que ofrecer un pacto a Ferrari con la esperanza de cerrar cualquier laguna que hubiera en las reglamentaciones y permitir que el órgano rector supervise los sistemas de combustible.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios