Lejos de Mercedes, pero no tanto como parece

¿Está jugando Ferrari al escondite con su discurso derrotista?

Cualquiera podría pensar que estamos ante un nuevo paseo para Mercedes después de que Binotto reconozca, por activa y por pasiva, que Ferrari se encuentra claramente por detrás

Foto: Charles Leclerc durante los entrenamientos de Barcelona. (Reuters)
Charles Leclerc durante los entrenamientos de Barcelona. (Reuters)

"No escondemos nada en nuestro rendimiento. Si tengo que calificar estas pruebas, puedo decir que hemos ido discretamente, hemos entendido muchas cosas: diría 8. Pero si tengo que evaluar todo el invierno, nos pongo un 6". Tras finalizar los test de pretemporada de Fórmula 1 cualquiera podría pensar que Ferrari está fuera de la lucha entre los mejores. Sobre todo después de que Mattia Binotto, jefe del equipo, reconozca, por activa y por pasiva, que Ferrari se encuentra claramente por detrás, pero... ¿podría jugar al despiste?

Los de Maranello no pueden ser descartados a las primeras de cambio porque en Australia todo podría ser muy diferente. Como bien dicen en Ferrari, es difícil entender lo que sucede en las pruebas. Para saber el verdadero nivel de cada equipo se necesitarán entre dos y tres carreras y los precedentes de los test muestran que siempre alguien esconde sus cartas y da la sorpresa en la primera carrera.

Lección aprendida

Aunque Binotto muestre lo contrario, no parece que haya motivos para hacer sonar las alarmas en Maranello. En 2019, Ferrari exhibió su potencial con el SF90-H durante los entrenamientos invernales y lejos de llevar esa superioridad al Gran Premio de Australia, terminaron por sufrir durante la primera mitad del calendario. Los problemas con el balance del coche no se detectaron en las jornadas de los test del año pasado cuando pusieron todas las cartas sobre la mesa.

La realidad es que la escudería italiana llegó a Montmeló con la lección y el discurso bien aprendido. Ferrari tenía claro su objetivo, solucionar su mayor defecto en 2019, el paso por curva. Para ello parece que han querido apostar por dos paquetes diferentes estas dos semanas. La primera semana apostarlo todo al paso por curva dejando de lado la velocidad punta, y usar la segunda para saber apuntar mejor el disparo en cuanto al equilibrio de ambas. Una estrategia similar a la que siguió Mercedes la pretemporada pasada.

"Somos más rápidos en las curvas y más lentos en las rectas en comparación con el año pasado, así que creo que tenemos lo que buscábamos. ¿Es eso suficiente para ser los más rápidos? No. Eso significa que la velocidad general del coche no es suficiente como para ser lo suficientemente competitivos y luchar por la victoria desde el principio", manifestó Binotto.

Los de Brackley estuvieron escondiendo sus cartas toda la pretemporada anterior y este último día de pretemporada se vio como Verstapen ralentizaba la marcha en su mejor vuelta para no dar pistas de lo que es capaz el nuevo Red Bull. Una práctica que podrían estar haciendo en Ferrari este año después del salto de calidad en la segunda semana y el continuo discurso derrotista de Binotto.

Un discurso derrotista

"No estamos tratando de mantener un perfil bajo para aliviar la presión", confesó Binotto. "No tenemos nada que esconder. Creo que no somos lo suficientemente rápidos, o eso creemos. Si nos fijamos en la simulación de carrera, no somos los más rápidos. No creo que vayamos a ser mejores en Australia. Sabemos lo que estamos haciendo y si tenemos o no margen. Si te fijas en el ritmo de carrera, es verdad que Hamilton ha tenido un problema; pero si te fijas en su tanda inicial, la velocidad que ha tenido es bastante impresionante", añadió el jefe de Ferrari.

Durante toda la primera semana, si comparabas las tandas largas de Mercedes con las de Ferrari, las diferencias alcanzaban el medio segundo. Una distancia demasiado elevada para poder competir de tú a tú. Aun así, las diferencias en la segunda semana no han sido tan claras. Charles Leclerc completó este viernes una simulación de carrera en la que se mantuvo en 1.21 de forma constante. Un ritmo suficientemente bueno como para vencer a cualquiera. En cambio en las tandas de clasificación Leclerc se quedó a 0”164 del mejor crono de Bottas pese a haberlo hecho en condiciones de más calor. Aun así hay que reseñar que Leclerc se llevó el récord del segundo sector. ¿El mejor en curva rápida?

Ferrari ha conseguido en estos test avanzar en sus principales debilidades. "El drag está penalizando la velocidad máxima. No estamos empujando el motor al máximo porque no queríamos comprometer nuestra confiabilidad. Es difícil saber si somos lentos debido a la potencia del motor o al drag. No nos estamos escondiendo. Este es el rendimiento real del coche", confesó Binotto. "Cuando digo que no somos rápidos, por supuesto, lo digo si comparo nuestra maquina con otras, Estamos listos como equipo, pero no estamos al nivel de ganar una carrera en este momento".

La realidad es que Ferrari se marcha de los test con un coche mejor que el del pasado año en curvas, pero parece que claramente inferior en potencia en recta. Además de no contar con el gran motor por el que fue investigado el año pasado y que tanto hundió a los de Maranello en el tramo final.

¿Pensando ya en el 2021?

Ahora, si las palabras de Binotto sobre el rendimiento del nuevo Ferrari concuerdan 100% con la realidad, Ferrari tendrá doble jornada de trabajo durante todo el año. Deberán ser capaces de desarrollar el SF1000 para luchar por el mundial y, a su vez, mirar de reojo ese gran cambio que llegará en 2021. "Tenemos que entender lo que sucederá cuando lleguemos a Australia y esto tendrá que suceder antes de la salida", confesó.

"Tenemos que equilibrar el desarrollo del coche de 2020 con el estudio del 2021. La temporada aún no ha comenzado y no podemos permitirnos comprometerla. Obviamente, si las cosas se pusieran mal después de algunas carreras, podríamos apostar por 2021".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios