ESPECTACULAR INCREMENTO DEL PASO POR CURVA

Por qué los pilotos están alucinando con estos Fórmula 1 que son "auténticas bestias"

La evolución técnica de 2019 y la estabilidad del reglamento ha permitido un singular incremento de la velocidad en curva en esta generación de nuevos monoplazas

Foto: Charles Leclerc durante el primer día de test en Barcelona. (Reuters)
Charles Leclerc durante el primer día de test en Barcelona. (Reuters)

“Hay que saber valorar que probablemente estos sean los Fórmula 1 más rápidos de la historia, y van a ser unas auténticas bestias”. Al terminar la primera jornada de la pretemporada 2020 y el contacto inicial con el MCL35, Carlos Sainz se bajaba de su monoplaza sorprendido por la velocidad alcanzada y, especialmente, el paso por curva. Los tiempos de la primera jornada sorprendieron. Pero no fue el único fascinado por su coche.

Hace pocas fechas, Toto Wolff, responsable de Mercedes, cuantificaba en dos segundos la ganancia del W10 durante el arco de 2019. Entonces, ¿Hasta dónde pueden llegar las prestaciones de esta generación de monoplazas al final de campeonato cuando el miércoles se superaban de manera casi fulminante registros del pasado? “Probablemente vamos a batir todos los récords de vuelta este año”, reconocía el francés Esteban Ocon en su regreso a la Fórmula 1 con Renault.

Experiencia técnica y estabilidad

“En cuanto empecé a tirar, y sin tirar demasiado, hice 1.18. Oh esto es muy rápido, quizás he encontrado oro aquí", explicaba Carlos Sainz al término de la primera jornada, “pero luego ves a todo el mundo haciendo 17 y 18. Ves que no solo éramos nosotros, todo el mundo era muy rápido. Las condiciones de pista, la mayor temperatura, la falta de viento esta mañana… Han sido condiciones ideales para disfrutar un coche de F1”. A diferencia de otros años, la meteorología fue perfecta para esta época del año, cuando incluso hace dos nevaba en Montmeló. Pero, como Sainz apuntaba, la ausencia del frecuente viento del circuito catalán y la temperatura del asfalto ofrecían condiciones idóneas desde el primer minuto, y especialmente de mitad de mañana a primeras horas de la tarde. Pero se trataba solo de una parte de la foto.

La actual generación de monoplazas ha ganado la madurez propia de la estabilidad reglamentaria de 2020. Tras los cambios en la parte frontal del pasado año y la experiencia de evolución de la pasada temporada, los equipos llegaban a Montmeló con soluciones técnicas que incorporan las nuevas soluciones derivadas de dicha experiencia. Además, equipos como Racing Point y Alpha Tauri han incorporado -dentro del reglamento- numerosas novedades derivadas de su colaboración con Mercedes y Red Bull, hasta el punto de que al primero se le ha empezado a conocer en el paddock, como el “Mercedes Rosa”.

La última pole del Gran Premio de España quedó en manos de Lewis Hamilton con 1.15.4. con los neumáticos más blandos seleccionados por Pirelli para aquél fin de semana. En febrero y con compuestos más duros, el británico ya rodó el miércoles en 1.16.9. Extrapolando de manera teórica el rendimiento del nuevo W11 -aunque con matices- el monoplaza alemán podría bajar entre medio y un segundo el tiempo de la pole de mayo si volviera a final de temporada a esta misma pista. “Si tomas en cuenta el tiempo más rápido, ya somos más rápidos que la vuelta más rápida del primer día del pasado año”, explicaba Ocon a media mañana de la primera jornada. Con los monoplazas todavía sangrando. Y si bien es cierto que al recortarse en 2020 en dos días la pretemporada frente a años anteriores y, por tanto, los equipos han llevado a cabo trabajo más intenso de simulación, hasta los propios pilotos se sorprendían del paso por curva.

Carlos Sainz durante los test en Barcelona. (Reuters)
Carlos Sainz durante los test en Barcelona. (Reuters)

"Algo muy difícil de explicar"

En la rueda de prensa de la mañana, Lando Norris le preguntaba a George Russell por el paso por curva de su Williams, el peor monoplaza de la parrilla durante 2019. “¿Pasáis a fondo en las curvas más rápidas?”, ante el asentimiento del británico. “Los años evolucionan año a año. Es difícil comparar, pero la cantidad de grip que siento en el coche es algo que nunca antes había visto”, explicaba Ocon, “no sé si es la pista, pero el lunes piloté en la jornada de filmación (en condiciones limitadas de velocidad y neumáticos) y es impresionante con estos coches nuevos. Nunca había ido tan rápido en algunas curvas antes, así es magnífico. Muy excitante. Porque los coches van a ir cada vez más rápido”.

“Viendo los otros coches, hay conceptos que se van adaptando de los equipos punteros, todos vamos pescando de los equipos que el año pasado dominaron la F1”, explicaba Sainz en referencia a la progresión constatada en la mayoría de los equipos, “pero lo que más me ha sorprendido es lo rápido que vamos, se está yendo muy, muy rápido. El paso por curva de estos F1 es algo muy difícil de explicar. Es muy impactante la primera vez a que lo conduces después de tres meses parado”. Sainz se refería al reencuentro con la velocidad y prestaciones de un monoplaza tras el paréntesis invernal, pero aún así también se sorprendía como Ocon y otros pilotos de la velocidad de los nuevos monoplazas.

“Es algo que a mí me encanta, es una sensación espectacular. Y de aquí a noviembre, solo vamos a ir más rápido. Espero que se valore en su justa medida, aunque las carreras no sean la más divertidas por ese problema que tenemos de seguirnos”, se curaba en salud el madrileño, en referencia a que semejantes pasos por curva y carga aerodinámica en las frenadas no facilitará precisamente un mayor número de adelantamientos. Un extremo este último que aún está por ver. Lo cierto es que, como apuntaba el propio Carlos Sainz, uno de los primeros descubrimientos de 2020 es que los actuales monoplazas de Fórmula 1 van a ser “auténticas bestias”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios