CUATRO PARTICIPACIONES, SIEMPRE EN META

"Ha sido mi ídolo, es difícil de asimilar". La importancia de la gorra de Cristina Gutiérrez

La burgalesa Cristina Gutiérrez ha conseguido terminar de nuevo la prueba a pesar de los problemas mecánicos, y con la ilusión del apoyo de Fernando Alonso, su ídolo de la infancia

Foto: Cristina Gutiérrez con la gorra de su patrocinador, Kimoa. (@Cris_Tortu)
Cristina Gutiérrez con la gorra de su patrocinador, Kimoa. (@Cris_Tortu)

Laia Sanz, Sara García (motos), Mónica Plaza (copiloto con su padre) y Cristina Gutiérrez fueron las cuatro participantes femeninas españolas en el Dakar. Las cuatro consiguieron terminar la prueba. Y en sus cuatro participaciones, Cristina Gutiérrez (acompañada por Pablo Huete) ha logrado también completarlas todas. Qué más se puede pedir. Las mujeres españolas lo dan todo en el Dakar.

A los dos días de aterrizar en España, la piloto burgalesa ya tenía que estar presente en su consulta de odontología. “A los pacientes hay que verles. Ahora estoy un poco de bajoncente, pero toca trabajar y ponerse las pilas rápidamente. Algunos se quejarán por que les dolía algo y no estaba, pero saben desde el principio lo que hago y no les importa”, bromea la piloto burgalesa. Porque hacer un ‘poker’ de Dakares bien puede valer algún dolor de muelas que otro. Cristina Gutiérrez explica a El Confidencial cómo se logra terminarlos todos, y dónde puede residir la clave en la mente de la mujer y de la piloto.

"El Dakar es como la vida"

“La verdad es que no me acompañó la suerte al principio”, explica en relación a las averías mecánicas sufridas en esta edición, “es cierto que luego siempre pasan cosas, pero tuvimos primero una pérdida de potencia por un sensor, hasta la etapa de descanso no vino la pieza y perdimos bastante ritmo. Luego, el cardan trasero, con el que también perdimos muchas horas. El Dakar ha sido movido en ese sentido, pero nos sobrepusimos todos y acabarlo también era la prioridad”. En una de las etapas se perdieron muchas horas, con la perspectiva de tener que revivir otras experiencias no muy agradables del pasado. Incluso recordábamos a Cristina cuando Alonso contaba ante la dureza de los cien kilómetros finales de una jornada, tuvieron que parar para centrar la mente y respirar ante la dureza del recorrido. “El momento para mí complicado mentalmente, porque el Dakar es muy mental, fue cuando se rompió el cardan, que no se rompe nunca. Pero son cosas que pasas. Tuvimos que echar muchas horas en el sitio, nos quedaban 300 km por hacer y pensando que te tenías que quedar por la noche en las dunas... Hace dos años me ocurrió, y lo pasé tan mal, pensando que me iba a tocar otra vez… Fue un día complicado de gestionar, pero salió bien”.

¿Y que le aporta a una joven odontóloga la experiencia de cuatro dakares, y todos terminados? “El Dakar es como la vida, te van pasando cosas y tienes que asimilarlas. En el Dakar se vive con mucha intensidad durante doce días, y en ese aspecto se madura bastante, porque es una aventura muy dura en la que pasas de momentos muy buenos a muy malos de repente, y tienes que aprender a asimilarlos y superarlos. Durante estos cuatro años he ido madurando conforme a la carrera y gestionando el día a día, aprendo a tomarme todo con más calma no alterarte, me está sirviendo para la vida, sirve un montón, sirve para madurar”. ¿Y qué rasgo ha descubierto dentro de sí como puntos fuertes para afrontar un Dakar? Porque tampoco es casual haber terminado todos. “Creo que la capacidad de sobreponerme a situaciones complicadas, el reaccionar rápido a situaciones que no te esperas. Esto en un Dakar es muy importante, tener la frialdad de decidir algo importante en un momento delicado, y que la decisión sea buena, no basada en el estrés y los nervios, que tengas la mente fría para poder decidir”.

El orgullo de llevar la gorra

Cristina Gutierrez lucía durante el Dakar una edición personalizada de una gorra de Kimoa, la marca de moda deportiva de Fernando Alonso, quien ayudó a la piloto española así como al andorrano Albert Llovera, (piloto de camiones minusválido tras su accidente en su carrera como esquiador). “Estoy aún que no me lo creo, cuando me lo propuso no me lo creía. De todo el Dakar, éramos Albert y yo. Fue un orgullo y se lo agradecí mucho. Siempre ha tenido buenas palabras, venía a verme, ha sido una persona muy atenta. Para mí, que ha sido mi ídolo toda la vida, es algo difícil de asimilar, y ahora ver que está en contacto contigo… Es una persona maravillosa, normal, y le sigo admirando igual que antes”.

Cristina Gutiérrez en acción. (EFE)
Cristina Gutiérrez en acción. (EFE)

¿Cómo ha visto entonces al asturiano en el Dakar? “Pues como un piloto más, no había diferencias. Allí no hay Fernando Alonso, Nani Roma o Carlos Sainz, allí somos todos iguales, hacemos lo mismo, las rutinas son las mismas, les ves más humanizados. Yo le he visto muy cómodo, muy en su salsa, siempre tenía una sonrisa. Ha hecho puestos increíbles que seguro que mucha gente ni se imaginaba. Es un piloto tan versátil que cualquier cosa que coge va genial, ojalá lo pueda repetir otra vez”. ¿Y ver ganar otra vez a Sainz? “Lo de Carlos… Es un extraterrestre. Que siga siendo tan competitivo… Este coche tiene apenas tres años de desarrollo y haberlo llevado ya a meta con Lucas en primera posición… También hay que felicitar a Lucas, porque ha sido un Dakar de mucha navegación. Hay pocos pilotos con tres dakares, me quito el sombrero”.

"No es la imagen desde fuera"

Antes del Dakar se levantó polémica sobre las posibles dificultades y restricciones para las mujeres en el Dakar. ¿Cómo fue la experiencia de Cristina Gutiérrez al respecto? “Me ha sorprendido a bien, porque se habló mucho de cómo nos iban a recibir. Pero me quedé muy sorprendida con la acogida, con la gente de allí, no es para nada la imagen que teníamos desde fuera. Ha faltado algo de público, pero imagino que con los años irá a más. Entiendo que por culturas es tan diferentes que hasta mostrar los sentimientos es diferente. Hace falta de meterle un poco de fuerza, para nosotros es muy importante que nos apoyen desde allí, pero con los años seguirá creciendo” Y añade su experiencia personal respecto a algunas sorpresas. “Para una mujer me esperaba igual algunas cosas raras, pero yo he ido como he querido, siempre respetando el pantalón largo y demás, pero hemos ido en manga corta, me he comportado igual que si estuviera en Europa. En Jeddah vi chicas muy cosmopolitas en la ciudad, me sorprendí. No me he sentido para nada excluida por ser mujer”.

¿Buscará igualar los diez de diez de Laia Sanz, o ya va teniendo suficiente? “Laia, la verdad es que es una crack, muy poca gente ha hecho, no solo acabando todos, sino compitiendo, no lo ha conseguido nadie. Para mí es un monstruo de tía. Cuando terminó Sara (García en la categoría Original sin asistencia) la felicité, porque también ha conseguido su objetivo, estaba muy cansada, y me he alegrado muchísimo por ella también. El Dakar es parte de mi vida, intentaré hacerlo siempre que pueda. Ahora hay que trabajar para buscar financiación, y como quieres mejorar siempre, quieres que el presupuesto sea más alto, pero no es fácil. Quiero entrenar más, y de aquí a unos años ser competitiva para estar entre los veinte primeros coches. Si podemos alcanzar ese nivel y estar tan preparados como ellos sería muy importante para mí”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios