Gran conexión con Marc Coma

La lección aprendida por Fernando Alonso y cómo ha dejado atónito a más de uno

El asturiano no puede sino sacar conclusiones positivas de su debut. Rozó la victoria y mantuvo siempre un ritmo alto. Alonso deberá aplicarse en algunas áreas para buscar el título en el futuro

Foto: Fernando Alonso, al final de la penúltima etapa del Rally Dakar. (EFE)
Fernando Alonso, al final de la penúltima etapa del Rally Dakar. (EFE)

La primera experiencia de Fernando Alonso en el Dakar no puede ser más satisfactoria. El asturiano, doble campeón de la F1, ha superado con éxito piedras, arena, ríos secos, polvo y dunas a bordo de su Toyota Hillux. Una avería en una de sus ruedas durante la primera semana y un accidente, con vuelco incluido, en estos últimos días fueron los únicos problemas de peso que tuvo el español durante la competición por tierras saudíes. Más allá de eso, los típicos sustos de esta exigente carrera, de los que no escapa nadie. Alonso ha silenciado las voces discordantes respecto a su rendimiento en esta prueba, muy diferente a las de circuito, y ha vuelto a demostrar su enorme talento. El ovetense rozó la victoria en una de las etapas, sumó dos cuartos puestos y estuvo peleando por el top 10 de la general. "La verdad es que estoy muy contento. Acabarlo era uno de los objetivos que tenía, sé que no es fácil, pero he tenido la suerte de estar en un equipo top y con un copiloto top", dijo.

En uno de los recorridos más exigentes que se recuerdan, Fernando ha sorprendido por su gran rendimiento. Afrontaba el reto con el objetivo de aprender, sobre todo teniendo en cuenta su corta preparación previa, y no conforme con eso se ha permido el lujo de poner en dificultades a los mejores de la especialidad (Sainz, Peterhansel, Al-Attiyah, etc). Aunque Alonso no es el primer piloto de la F1 que da el salto al Dakar (es el octavo), sí es el primer campeón en hacerlo. El que más se le acerca por similitud de historia: Jacky Ickx. El belga fue subcampeón del 'gran circo' (1969 y 1970), vencedor en las 24H de Le Mans y el Mundial de Resistencia (como el ovetense) y campeonísimo del Dakar en 1983, dos años después de su bautizo 'rookie'. Ninguna gran leyenda del Dakar cosechó el 'Touareg' en su estreno. Ganar la carrera más exigente del mundo sin experiencia es imposible. Fernando ya tiene herramientas para intentarlo en un futuro, aunque no está claro que vuelva a repetir concurso a corto plazo dado su gran interés en volver a la Fórmula 1: "Es pronto para decir si repetiré. Si decido volver tendría que ser ya con unas expectativas muy altas, para intentar ganarlo y sumar así otra victoria importante para mi carrera. Y para eso todavía me falta mucho".

Feranando Alonso y Marc Coma se felicitan tras el final del Dakar. (EFE)
Feranando Alonso y Marc Coma se felicitan tras el final del Dakar. (EFE)

Instalado casi todos los días entre los ocho mejores de la carrera, Fernando saca conclusiones positivas de su paso por los rally raid. De hecho, si no llega a romper una de las ruedas en la cuarta etapa, tras toparse con una roca, el asturiano habría mejorado considerablemente su decimotercera posición en la clasificación final. Aquel día perdió más de dos horas respecto a los primeros espadas, lo que le alejó de las posiciones de honor, aunque posteriormente recuperó buena parte del terreno perdido. "No me esperaba para nada un rendimiento como el que hemos tenido aquí, ha sido sorprendente ser competitivo en el Dakar, que es lo más opuesto a lo mío, que son los circuitos y la F1", comentó el campeón tras bajarse de su coche.

De Carlos Sainz, su compatriota, al que ha felicitado personalmente por su conquista, puede sacar valiosas lecciones para aplicar en próximos compromisos. Ajustar la navegación, por ejemplo, es tarea pendiente. Lucas Cruz y el madrileño han dado una 'masterclass' en este sentido, como han reconocido algunos rivales. A Coma y Alonso no les ha ido mal, pero aún pueden progresar más en este aspecto. Eso sí, su 'feeling' en el coche está fuera de toda duda. Alonso ha confiado ciegamente en su pareja de baile y, salvo en algunos momentos puntuales en los que no se encontraron, han cumplido con creces. "Sin el no hubiese podido acabar porque tiene los ritmos de carrera, cuando apretar, cuando aflojar, lo sabe todo de la carrera y yo no sé nada. Su experiencia ha sido clave", señaló Fernando.

Temple y paciencia

Otra de las cosas que Fernando habrá asimilado estos días es que en el Dakar es más importante la constancia, el mantenerse regular durante los 12 días, que las victorias parciales. No autocastigarse si uno no encuentra el ritmo durante los primeros kilómetros es clave. El temple y la paciencia evitan riesgos. Los errores en el Dakar se pagan caros. Se aconseja no perder demasiado fuelle con los de cabeza durante los compases iniciales, pero reservar energía al principio para apretar al final es la mejor estrategia para aspirar al título. "No me esperaba para nada un rendimiento como el que hemos tenido aquí, ha sido sorprendente ser competitivo en el Dakar, que es lo más opuesto a lo mío, que son los circuitos y la F1", comentó el español.

Fernando también ha comprendido que las salidas de cada etapa son importantísimas. La colocación en el 'paquete' tiene su aquel. Si se parte con demasiado tráfico delante el polvo que levantan los adversarios dificulta el avance por la falta de visión. Fernando es consciente de esto porque lo ha sufrido en carne propia, algún berrinche le ha costado. Sortear los obstáculos a la velocidad indicada también es fundamental para evitar complicaciones. El ovetense ha tenido situaciones embarazosas en tramos de piedras, con varios pinchazos notorios, y con una duna en la que entró pasado de revoluciones, dando, como consecuencia, varias vueltas de campana.

Alonso y Coma reparan el coche, seriamente dañado, tras toparse con una piedra en la etapa cuatro.
Alonso y Coma reparan el coche, seriamente dañado, tras toparse con una piedra en la etapa cuatro.

Alonso tiene en sus manos un Dakar, pero tendrá que continuar por el camino de la perseverancia. Grandes leyendas de esta competición han pasado por largas épocas de sequía hasta que han conseguido añadir en su curriculum esta prestigiosa carrera. Los planes y esquemas de Alonso ponen entre interrogantes el regreso del piloto la temporada que viene, pero lo bueno para él es que, en este sentido, el tiempo corre a su favor. "Ahora Indianápolis es el reto, intentar cerrar todos los flecos que queden, empezar a hacer test e intentar ganar esa carrera", indicó. Como ya ha demostrado Carlos Sainz, amigo y maestro, no hay límite de edad para la gloria. El Dakar le esperará.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios