argumenta que su carrera es la causa

El divorcio de Valtteri Bottas de su mujer por 'culpa' de la F1 o la otra cara de ser piloto

Valtteri Bottas ha sorprendido a la Fórmula 1 este jueves, antes del GP de Abu Dabo (última carrera de la temporada) con un comunicado anunciando su divorcio de Emilia Pikkarainen

Foto: Valtteri Bottas en el box de Mercedes en Sao Paulo. (EFE)
Valtteri Bottas en el box de Mercedes en Sao Paulo. (EFE)

Valtteri Bottas, en un ejercicio de sinceridad y para tapar rumores molestos antes de que salgan, ha dado un paso al frente sorprendiendo a todo el mundo de la Fórmula 1 con un comunicado en sus redes sociales anunciando su divorcio de la exnadadora olímpica Emilia Pikkarainen. Lo hace justo antes de que arranque la última carrera del año -GP de Abu Dabi- en tono calmado y pausado, amistoso y cordial, explicando que su trabajo como piloto (en este caso de F1) es la causa -al menos- de esta separación. Llevaban casados desde 2016.

[Resurrección y éxito de Roberto Merhi]

La vida de un piloto de Fórmula 1 es compleja en cuanto a estabilidad sentimental se refiere. La imagen de muchas parejas -ya estén casados o no- en el paddock es algo más que un apoyo o una figura que puede venir bien a la imagen de este deporte. Es una realidad de convivencia difícil de aceptar para la otra persona. De ahí que Valtteri agradezca los "sacrificios" que su ya exmujer ha realizado a lo largo de estos años.

Estar fuera de casa cerca de un 75% del año (entre GP y trabajo en la factoría) convierte la vida en pareja en algo muy complicado, más allá de que económicamente tengan resuelta su estancia en el planeta Tierra. Además, cuando puede estar en casa, el aspecto psicológico también puede influir en la relación porque hay casos en los que la desconexión es compleja y afecta también a los que le rodean. El mejor ejemplo de esto es el de Nico Rosberg, quien dejó todo para dedicarse a su familia nada más coronarse campeón del mundo de Fórmula 1.

Valtteri Bottas llevaba con la también finesa Emilia Pikkarainen desde 2010, casi una década. Es la otra cara de un piloto de F1 y puede traducirse en esas décimas que, aparentemente, son inexplicables que no tenga en un determinado momento de la temporada un piloto. Parecen robots la mayoría del tiempo que están en un coche... pero no lo son.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios